Cuento de terror de Rossi Nik Vas: La sombra de la vela

Allí donde se abrazan los vientos, aquellos furiosos y también los suaves, bajo la luna llena de una noche fría de febrero, no se veía a nadie por el sendero de las afueras del pueblo. Sus habitantes se habían quedado acurrucados al lado de las chimeneas. Brillaba mojado por la tormenta solo el viejo techo de la villa al final de todo, que parecía abandonada. Únicamente la sombra de la tenue llama de una vela que se movía intermitentemente tras las cortinas revelaba la existencia de su peculiar poblador, el viejo soltero Francesco Malvagi.

En la oscuridad de su caserón, los truenos resaltaban bestiales e infundiendo aquel miedo que te hace temblar. El frío penetraba doloroso en los huesos del habitante y le hacía acelerar sus pasos, que dejaban marcas de barro por el suelo. Acababa de resguardar a sus cuatro perros que ahora le seguían fieles, asustados por la nocturna tormenta. Un gato maulló en el umbral externo del portal, pero nadie le abrió, y su presencia hizo ladrar a los perros. Malvagi les hizo callar y les regañó. Después prosiguió su camino, hacia la escalera del altillo.

Al llegar al umbral, su mano temblante metió la grande llave en la oxidada cerradura y abrió la puerta inflada por el moho. Las orejas de los perros se inclinaron inquietas hacia atrás. El último se rascó con su pata trasera, y el ruido del movimiento sonó angustiante tras el rayo. El trueno que siguió hizo vibrar la casa. El dueño se paró por un rato, luego pisó vacilante el umbral. Los perros no se atrevieron y se quedaron a esperar fuera. El viejo levantó la vela por encima de su cabeza y empezó a explorar el montón de cosas viejas e inútiles que tenía acumuladas allí. Parece que no buscaba nada, solo miraba fugazmente, uno por uno, los antiguos objetos que consistían la poca herencia que le había dejado su padre hace años antes de morirse. Entrecerró sus ojos, y en su mente surgió lentamente como una serpiente el sueño de la noche anterior: el cadáver corrupto de su padre.

Cuento de horror
Imagen: Pixabay

Se acercó al comodín del fondo y abrió el cajón de arriba. Cogió la agenda de cuentas de todo tipo y sopló el polvo. Indeciso, se paró en la puerta antes de volver a meter la llave en la cerradura. Justo cuando pisó sin querer la pata de uno de los perros, alguien le apagó la vela por encima de su hombro. Asustado, Malvagi se giró hacia el desván y helado de miedo, bajó la escalera cayéndose en el último escalón. Se detuvo, sin poder levantarse. Los perros le lamían la cara.

Allí arriba, detrás del comodín, se hallaba la ansiosa sombra de su difunto padre, que se agitaba intranquila al son del ulular del viento.

 

Escritora Rossi VasRossi VAS, cuyo verdadero nombre es Rositsa Vasileva (18/4/1973, provincia de Pleven, Bulgaria), pertenece a la generación de los artistas modernos después de la caída del Muro de Berlín, cosa que afecta a los temas de algunas de sus obras. Escribe novelas dramáticas con elementos de fantasía, relatos cortos y poemas con rima interna. Ha editado varios libros, en búlgaro, español e inglés, entre los cuales destacan “Fabrizio Belli” y “Cenizas de espinas”. Llevando sus narraciones a un final dramático o inesperado, la autora proclama sus mensajes a través de la eterna lucha entre el Bien y el Mal, en defensa de los débiles y la belleza en el mundo. Tiene un Máster en Lingüística Aplicada (1991-1996), de la Universidad Pública de Veliko Tarnovo (Bulgaria). Su carácter aventurero e ímpetu le han llevado a buscar una vida dinámica, viajando por el sur de Europa. Le entusiasman el teatro y las bellas artes. Es periodista de la Federación Internacional de Periodistas (IFJ por sus siglas en inglés), y traductora a su lengua materna, de obras en varios idiomas: francés, italiano, castellano y catalán. Publica en revistas literarias, almanaques y web de literatura en su país de origen, en España, los EE.UU., Ucrania, etc

narrativa_newsletterp

Artículos relacionados

Deja un comentario

Límite de tiempo se agote. Por favor, recargar el CAPTCHA por favor.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.