Relato de terror de Arthur Manchen: Los niños felices

Regresé a la posada y hablé con su propietario respecto a la gran cantidad de niños que jugaban en las oscuras calles y en los patios, y en lo felices que todos me habían parecido.
Durante un instante me contempló fijamente y al fin me dijo: