Historia corta de Emilia Pardo Bazán: Las monedas del mundo

Aprovechando los fastos por el centenario de la muerte de la gran escritora gallega Emilia Pardo Bazán, reproducimos hoy uno de sus cuentos más breves: “La moneda del mundo”.

La historia, narrada a modo de cuento clásico, con un emperador (“no siempre hemos de decir un rey”) y un príncipe que nos recuerdan a los cuentos de nuestra infancia, encierra una moraleja que bien podría ser: “Es peor el remedio que la enfermedad”.

Emilia Pardo Bazán, escritora, académica, editora, traductora, ensayista, una de las intelectuales más brillantes de finales del siglo XIX y principios XX, escribió libros muy celebrados, como las novelas Los pazos de Ulloa (1886-1887) o Memorias de un solterón (1896). Escribió también más de 500 cuentos, algunos de los cuales ya hemos publicado en Narrativa Breve.

Rebajas
Faber Castell 140986 Grip Pearl Edition - Pluma...
  • La zona de agarre suave de la pluma Grip Pearl de Faber-Castell proporciona una agradable sensación...
  • Con una combinación óptima de pluma para una escritura suave y ligera
  • Apto para usuarios diestros y zurdos.
  • Compatible con cartuchos estándar y convertidor estándar. Con resorte de acero inoxidable robusto...
  • Encontrará más artículos en nuestra tienda de marca. Haz clic en el nombre de la marca...

Relato breve de Emilia Pardo Bazán: La moneda del mundo

Érase un emperador (no siempre hemos de decir un rey) y tenía un solo hijo, bueno como el buen pan, candoroso como una doncella (de las que son candorosas) y con el alma henchida de esperanzas lisonjeras y de creencias muy tiernas y dulces. Ni la sombra de una duda, ni el más ligero asomo de escepticismo empañaba el espíritu juvenil y puro del príncipe, que con los brazos abiertos a la Humanidad, la sonrisa en los labios y la fe en el corazón, hollaba una senda de flores.

Sin embargo, a su majestad imperial, que era, claro está, más entrada en años que su alteza, y tenía, como suele decirse, más retorcido el colmillo, le molestaba que su hijo único creyese tan a puño cerrado en la bondad, lealtad y adhesión de todas cuantas personas encontraba por ahí. A fin de prevenirle contra los peligros de tan ciega confianza, consultó a los dos o tres brujos sabihondos más renombrados de su imperio, que revolvieron librotes, levantaron figuras, sacaron horóscopos y devanaron predicciones; hecho lo cual, llamó al príncipe, y le advirtió, en prudente y muy concertado discurso, que moderase aquella propensión a juzgar bien de todos, y tuviese entendido que el mundo no es sino un vasto campo de batalla donde luchan intereses contra intereses y pasiones contra pasiones, y que, según el parecer de muy famosos filósofos antiguos, el hombre es lobo para el hombre. A lo cual respondió el príncipe que para él habían sido todos siempre palomas y corderos, y que dondequiera que fuese no hallaba sino rostros alegres y dulces palabras, amigos solícitos y mujeres hechiceras y amantes.

–Eres príncipe, eres mozo, eres gallardo –advirtió el viejo meneando la cabeza–, y por eso juzgas así. Mas yo, como padre, debo abrirte los ojos y que te sirva de algo mi experiencia. Sométete a una prueba y me dirás maravillas. Ponte al cuello este amuleto mágico, y ve recorriendo las casas de tus mejores amigos… y amigas. Pregúntales si te quieren de veras y pídeles una moneda en señal de cariño. Te la darán muy gustosos; recógelas en un saco y vuélvete aquí con la colecta.

las monedas del mundo, Emilia Pardo Bazán

Obedeció el príncipe, y a la tarde regresó a palacio con un saco de dinero tan pesado, que lo traían entre dos pajes.

–Ahora –mandó el emperador– que has recogido fondos, disfrázate de artesano o de labriego y vete por esos caminos, pagando tus gastos con las monedas que te dieron hoy.

Cumplió el príncipe la orden y salió solo y en humilde traje, llevando en el cinto, bolsa y calzas el dinero de su colecta. En la primera posada donde paró ya quisieron apalearle por pretender pagar con moneda falsa el gasto. En la segunda, le apalearon de veras. Y en la tercera, echóle mano la Santa Hermandad, por falso monedero; hasta que, compadecidos de sus lágrimas, le soltaron los cuadrilleros en una aldea, donde resolvió no presentar más el dinero de sus amigos… y amigas y regresar a palacio pidiendo limosna.

Cuando llegó ante su padre, y éste le vio tan pálido, tan deshecho, tan maltratado y tan melancólico, le preguntó con aire de victoria:

–¿Qué tal la moneda del mundo?

–De plomo, padre… Falsísima… Pero lo que yo lloro no es esa moneda, sino otra de oro puro que también perdí.

–¿Cuál, hijo mío? –Mis ilusiones, que me hacían dichoso -sollozó el príncipe; y mirando a su padre con enojo y queja, se retiró a su cuarto, en el cual se encerró para siempre, pues de allí sólo salió a meterse cartujo, quedándose el imperio sin sucesor.

Emilia Pardo Bazán

Las monedas de cobre de Lucius Veratus (microrrelato)

Historias cortas

Otros cuentos españoles

Decíamos ayer

Esta anécdota, versión postmoderna de la de fray Luis, retrata la paradoja de estos tiempos que creíamos vertiginosos. Pensábamos que las nuevas tecnologías iban a …
Leer más

Cristiano, un gran militar

CRISTIANO, UN GRAN MILITAR Francisco Rodríguez Criado Durante meses se ha especulado sobre los parámetros que manejan los jueces a la hora de elegir al Balón de …
Leer más

1001 cuentos

Miles de cuentos de los mejores autores de ayer y hoy, recomendados por escritores

1001 poemas

Los mejores poemas, recomendados por personas cualificadas del mundo de la cultura

Microrrelatos

Sección con los mejores microrrelatos jamás escritos. Pequeñas grandes narraciones.

narrativa_newsletterp

Última actualización el 2021-07-21 / Enlaces de afiliados / Imágenes de la API para Afiliados

Visita mi tienda Influencers Amazon.

Recomendaciones libros, tecnología y artículos de escritura

(Nota: narrativabreve.com participa en el programa de afiliados de Amazon, y como tal se lleva una pequeña comisión por cada compra que el cliente haga en Amazon después de entrar por alguno de nuestros enlaces).

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.