4 microrrelatos de Antonio Toribios

PASIÓN SECRETA

“A la oportunidad la pintan calva”, decía siempre mi abuela. Nunca entendí el significado estricto de la frase, pero sí su sentido figurado. Y yo vi la brecha precisa para colarme en la felicidad el día que conocí a Fuencisla. Fue en la cafetería de Derecho, donde había entrado de casualidad. Me sumergí en sus ojos y aún no he emergido. Que mi pasión fuera la Ciencia y detestara las leyes y los códigos no fue un obstáculo. Ella soñaba con un abogado y no era cuestión de defraudarla. Así que cogí con ganas el derecho positivo y aprendí a discriminar pruebas, a escribir alegatos y a poner de relieve la desigualdad de mis clientes. A escondidas colaboraba con un laboratorio. Que descubriese  yo la vacuna fue pura suerte. Lo malo es que ahora me llaman de Estocolmo y no sé cómo decirle la verdad.

PERVERSIDAD

El puñetero ojo de la cerradura me seguía incitando con su presencia muda. Lo venía haciendo desde que me alojé en aquella maldita habitación con una puerta medianera. ¿Qué pasaba al otro lado?, me preguntaba yo con enfermiza curiosidad. Pero algo que estaba entre los remilgos morales y la vaga superstición me impedía mirar. Al tercer día no pude aguantar más y apliqué el ojo izquierdo al orificio. Un punzón afilado me atravesó al instante el globo ocular. Más tarde me enteré de que venía gente de lejos a ese hotel concreto, e incluso algunos tuertos repetían.

ESCRITURA CREATIVA

“Es como sale mejor, sin pensarlo. Tú pones una frase, la que sea; algo llamativo: “Un hombre barritaba en la ciudad”. Luego buscas alguna analogía, una asociación aunque sea loca. Por ejemplo: “barritaba significa que se agarraba a la barra del autobús”. También puedes poner “colectivo”, que suena a literatura del boom. Y luego el desenlace: la barra sale lanzada y hiere a la luna en un ojo, en plan Méliès, y la luna barrita y de su boca salen elefantes, y barras y estrellas. Y si resulta un sinsentido, siempre puedes decir que era un sueño…”

EFECTOS PERVERSOS DE LA NICOTINA

Sólo le quedaba un cigarrillo. Se palpó el bolsillo y allí estaba, dentro del paquete blando y arrugado. Siguió escrutando la negrura, adivinando posibles signos de hostilidad entre las sombras. Trató de serenarse, pero el deseo irracional le perturbaba más y más. Miró el reloj; las 05:02, no tardaría en clarear. Sabía que había pasado lo peor, pero el ansía redoblaba su saña. Claudicó al fin y prendió un fósforo. La bala penetró en su cerebro sin violencia, como si se tratara de una visita programada de antemano. El francotirador sacó el cortaplumas y grabó una muesca más en la madera.

Antonio Toribios

EL AUTOR

Antonio Toribios (León, 1960) ha publicado el libro de microrrelatos Juegos de artificio (León, La armonía de las letras, 2016) y el de cuentos Tu nombre y otros nombres (Mallorca, La bolsa de pipas, 2004). En el campo de la literatura infantil cuenta con títulos como Ananías y la máquina maravillosa (León, Edilesa, 2007), con ilustraciones de Manuel Sierra, y el álbum, ilustrado por Laura Ruíz, Luisito el lunático (León, Éfeso
Eurodidáctica, 2002). Asimismo ha participado en diversas publicaciones colectivas, siendo la última Cuentos de la nueva normalidad (San Román de la Vega, Marciano Sonoro, 2019).

Visita el blog de Antonio Toribios: Recado de escribir.

Sección de microrrelatos en Modelnos

Sección de microrrelatos en Narrativa Breve

Los mejores relatos cortos

narrativa_newsletterp

Última actualización el 2021-07-21 / Enlaces de afiliados / Imágenes de la API para Afiliados

Visita mi tienda Influencers Amazon.

Recomendaciones libros, tecnología y artículos de escritura

(Nota: narrativabreve.com participa en el programa de afiliados de Amazon, y como tal se lleva una pequeña comisión por cada compra que el cliente haga en Amazon después de entrar por alguno de nuestros enlaces).

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.