Alexander Drake nos presenta su nuevo libro de relatos: Insidia

Nos acompaña una nueva criatura literaria, en esta ocasión el libro de relatos Insidia, de Alexander Drake, que acaba de ver la luz en Ediciones Insurrectas, donde puede adquirirse. Él mismo ha redactado el texto introductorio y nos deja un par de relatos, para que puedan leerlo los lectores de Narrativa Breve como adelanto editorial.

Introducción a Insidia (Alexander Drake)

Insidia es una recopilación de 63 impactantes y descarnados relatos cortos que exploran la violencia, el sexo compulsivo, la crítica social corrosiva y otras temáticas adheridas a la naturaleza oculta del ser humano.

alexander Drake, Insidia, relatos

Es una mirada cruel y desoladora sobre la sociedad enferma en la que vivimos. Un caleidoscopio de sucesos que juegan a fundirse entre la tragedia y el humor negro. Leer estos textos es como mirarse en un espejo distorsionador que no hace sino devolvernos con espanto el verdadero rostro de aquello que escondemos. Una imagen espeluznante de violencia, horror y depravación ante la cual es imposible no reconocer ciertas realidades. Como un bisturí que disecciona un cadáver, este libro deja al descubierto las entrañas de la psicología humana en una composición de relatos breves que nos harán replantearnos muchas cuestiones sobre nuestra verdadera forma de ser.

También es un libro que analiza y cuestiona la literatura contemporánea y se desmarca de sus formas convencionales para llevarnos hacia una narrativa moderna, ágil y directa; haciendo que el texto se comprima al máximo y consiguiendo con ello una lectura rápida y un mensaje inmediato y contundente.

¿PLANEA USTED ATENTAR CONTRA EL PRESIDENTE DE LOS EE.UU.?

En 1993, con 18 años, fui por primera vez a Estados Unidos. Viajaba con destino a California con la intención de pasar allí un mes entero. Antes de aterrizar, las azafatas fueron repartiendo entre los pasajeros un papel de color verde con unas cuestiones que debíamos responder y volver a entregarles poco después. Empecé a leer aquellas preguntas.

—¿Sufre usted algún tipo de desorden mental?

—¿Es usted consumidor o adicto a alguna droga ilegal?

—¿Pertenece o ha pertenecido usted al Partido Comunista?

—¿Ha estado alguna vez en prisión?

—¿Ha estado involucrado en alguna actividad criminal o inmoral?

—¿Ha estado involucrado en algún asunto de espionaje o sabotaje?

—¿Ha participado en actividades terroristas o genocidios?

—¿Entre 1933 y 1945 estuvo usted involucrado, de algún modo, en persecuciones asociadas con la Alemania Nazi o sus aliados?

—¿Planea usted atentar contra el presidente de los EE.UU.?

La lista seguía… Era el descojono absoluto. Respondí a todo que sí y esperé a ver qué pasaba.

Poco más tarde el avión tomaba tierra después de casi 12 horas de vuelo. En cuanto llegué al control de acceso vi que un par de policías se aproximaban hacia mí con paso decidido y cara de muy pocos amigos. Me pidieron el pasaporte y después me llevaron hasta una habitación dentro de unas dependencias que había en el aeropuerto. A continuación se sentaron otros dos tipos frente a mí. Me dijeron que eran del FBI. Estuvieron interrogándome e investigando todos los datos sobre mi pasado durante más de dos horas. El tiempo que necesité para convencerles de que nada de lo que había contestado en aquel papel era cierto; y que tan sólo buscaba tener ciertas experiencias para poder escribirlas en el futuro. Supongo que jamás en su vida habían escuchado algo tan absurdo.      

TRES COLEGAS

—¿Habéis visto la última película de Mark Hensel?

—Todavía no, pero no sé si quiero verla. La anterior me resultó bastante desagradable —dijo Luis.

—¿En serio? Pues a mí me pareció cojonuda. Un tanto extrema, pero muy buena —respondió Jorge.

—Bueno, creo que la intención de este director es provocar impacto y controversia —dijo Iván—. Jugar con ciertas realidades ocultas sobre las relaciones de pareja y poner al espectador a caminar por la cuerda floja; sólo que no todo el mundo está preparado para enfrentarse a algo así… Por cierto, Jorge, ¿sigues perdiendo el tiempo en aquella página de contactos? —añadió Iván con ironía.

—Sabes que ya me he tirado a cinco de esas tías, ¿verdad? Y la semana pasada quedé con otra.

—¿Y es guapa? —preguntó Luis.

—Oh, sí; muy guapa…

—Entonces está loca —replicó Iván.

—¿Por qué dices eso?

—Porque cuanto más guapa es una mujer, más loca está. Es un hecho científico. Algo irrefutable. Hazme caso. Siempre es así.

—Ahora que lo dices, un poco rara sí que era. De todos modos no pienso volver a verla.

—¿Te la follaste al menos? —preguntó Iván.

—Claro; ¿para qué iba a quedar con ella si no…?

—¿Y cómo te lo montas para follártelas en la primera cita? —preguntó Luis.

—Bueno, es muy importante que el primer encuentro sea siempre en un lugar lleno de gente donde la chica pueda sentirse segura y protegida. La mayoría de las mujeres tienen la sospecha de que cualquier hombre es en realidad un violador o un asesino en potencia. Así que tienes que quedar con ellas en una cafetería que conozcan de antemano o en cualquier otro lugar donde se sientan cómodas.

—¿Y después? —preguntó de nuevo Luis con gran interés.

—Luego entran en juego tus habilidades de conquista. Ya sabes, tienes que hacerles creer que eres especial. Alguien único entre los miles de tíos que hay en tu misma ciudad. Tienes que desmarcarte del resto y deslumbrarlas.

—¿Y eso cómo se hace?

—Mintiendo, por supuesto. Tienes que recabar información sobre ellas y saber cuáles son sus deseos y prioridades. Después llevas un guión bien preparado y haces creer a la chica en cuestión que no hay para ella en el mundo nadie mejor que tú.

—Siempre he querido follarme a una bailarina de ballet clásico o a una de esas zorras que hacen gimnasia rítmica. ¿Cómo me lo monto para hacer algo así? —preguntó Iván con sarcasmo.

—No lo sé; aún no me he topado con ninguna de esas chicas, pero suena bastante bien… Por cierto, ¿qué tal te va con Silvia? —soltó Jorge devolviéndole la pelota.

—Ya sabes, lo de siempre: discusiones, reproches, malentendidos, celos, broncas, gritos, polvos de reconciliación, más peleas, más gritos… Lo clásico de estar en pareja. El infierno habitual. No hay forma de escapar de eso.

Rebajas
Ignominia
  • Alexander Drake (Autor)

Alexander Drake

Cómo escribir un libro de éxito

Cómo escribir una novela, paso a paso

Bestseller No. 1
Juego de Pluma Estilográfica Selva Negra Mate con Punta…
  • Este bolígrafo está equipado con una punta extrafina…
  • Viene con un convertidor para tinta embotellada,…
  • El peso del bolígrafo se calcula cuidadosamente y es…
  • La elegante pluma estilográfica fue diseñada para…
  • Instrumento de escritura bellamente bien equilibrado y…
Bestseller No. 2
Cobee Juego de plumas estilográficas de madera hechas a…
  • Pluma estilográfica vintage de lujo: la pluma…
  • Juego completo de pluma estilográfica: nuestro juego…
  • Escritura suave: la punta F es equivalente a un…
  • 【Práctico relleno de tinta】Nuestro juego de…
  • Regalo perfecto: nuestro bolígrafo de caligrafía es…
RebajasBestseller No. 3
Parker Pluma estilográfica Jotter Originals, acabado rojo…
  • El acabado rojo brillante con un toque retro inspira…
  • El icónico diseño de Jotter, ahora como pluma…
  • Cuerpo de plástico ultra resistente a arañazos
  • La punta mediana en forma de pluma le permite…
  • Incluye un cartucho Quink largo negro y uno largo azul…
  • El cartucho debe empujarse firmemente en el extremo…

Francisco Rodríguez Criado

Escritor y corrector de estilo profesional
Solicita un presupuesto de corrección para tus textos

narrativa_newsletterp

Última actualización el 2024-06-18 / Enlaces de afiliados / Imágenes de la API para Afiliados

Visita mi tienda Influencers Amazon.

Recomendaciones libros, tecnología y artículos de escritura

(Nota: narrativabreve.com participa en el programa de afiliados de Amazon, y como tal se lleva una pequeña comisión por cada compra que el cliente haga en Amazon después de entrar por alguno de nuestros enlaces).

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.