El oficio de la lectura

La crisis económica de 2008 trastocó muchas cosas, demasiadas, y como no podría ser de otra manera acabó afectando también al ámbito cultural, que parece destinado a ocupar ad aeternum el último escalafón de nuestras prioridades.

Cuando la Red Regional de Talleres Literarios de Extremadura se clausuró por falta de medios, sentí cierta orfandad. Yo llevaba siete años impartiendo un taller de escritura creativa en Alburquerque, Badajoz, y eso genera cierta querencia. Compartir conocimientos con los miembros del taller, corregir sus textos o analizar cuentos de grandes autores se había convertido en un hábito al que ahora me veía obligado a renunciar.

Yo ya había publicado varios libros, y tenía un blog en El Periódico de Extremadura (no operativo hoy día: el diario suprimió todos los blogs), donde podría compartir los artículos que venía publicando en la versión en papel de dicho diario desde 2005, en cuyas páginas sigo colaborando hoy día. Podría hacer, pues, publicidad de mi actividad literaria, entregar al ancho mundo mis relatos y reflexiones, rendirme a la enfermedad crónica del yo, mi, me, conmigo, tan frecuente entre los escritores. (No hay más que ver en las redes sociales a tantos escritores autorreferenciales para quienes la literatura comienza y termina en ellos). Y no digo yo que sea reacio a promocionar mis (pequeños) pasos en el mundo literario, que no lo soy; lo que digo es que ponerme en el foco un día tras otro no era lo que yo andaba buscando.  

Así que decidí crear un blog, Narrativa Breve, para seguir desarrollando algo parecido a lo que había hecho en los talleres literarios: ofrecer píldoras de literatura que nos ayudaran a sobrellevar esta —a veces— indigesta vida.

Debo decir que si en algo he perseverado en esta vida, contra viento y marea, ha sido precisamente en ese afán de compartir textos de otros autores. Trece años después, Narrativa Breve sigue en pie, insuflando pequeñas dosis de literatura a los lectores de diversos puntos del planeta interesados en la literatura en castellano.

Con el paso de los años hemos ido incorporando numerosas secciones al blog. Y si escribo “hemos” no es solo por echar mano del plural mayestático, sino porque Narrativa Breve ha contado con colaboradores impagables (en el doble sentido del adjetivo, pues todos hemos trabajado por amor al arte) que han contribuido de un modo u otro a impulsar el proyecto.

Ahí está María Carvajal y sus “Anécdotas literarias”; Miguel Díez R, “El viejo profesor”, y sus Cuentos Breves Recomendados; los numerosos reportajes sobre literatura que me enviaba cada cierto tiempo el periodista chileno Ernesto Bustos Garrido, o las aportaciones de Miguel Bravo Vadillo (poemas, relatos, artículos). Además, tenemos una sección de entrevistas por la que han pasado numerosos autores para hablarnos de su obra, y otras como “Los Mejores 1001 cuentos literarios de la Historia” o “Los mejores poemas de la Historia”, en los que personas relacionadas con las letras (escritores, editores, libreros, periodistas, lectores, etc.) han alabado o directamente han seleccionado a petición nuestra los que consideran, como reza el propio título, los mejores cuentos o los mejores poemas jamás escritos. A modo de ilustración, Antonio Muñoz Molina recomendó “Las lunas de Júpiter”, de Alice Munro, Julián Rodríguez optó por “La niña que no tuve”, de Rodrigo Rey Rosa, o Diego Muñoz Valenzuela nos animó a leer “Los asesinos”, de Ernest Hemingway.

Hemos publicado cuentos infantiles, anónimos, de amor, de terror, de escritoras (Rosa Chacel, Emilia Pardo Bazán, Eudora Welty, Katherine Mansfield, Paz Monserrat Revillo), latinoamericanos (Cortázar, Borges, Denevi, Monterroso), norteamericanos (Carver, Bukowski, Ford, Capote, Hemingway), españoles (Eloy Tizón, José María Merino, Julio Llamazares, Juan José Millás), rusos (Chéjov, Tolstói, Afanásiev), cuentos judíos, leyendas, etcétera.

En fin, entonces no perdía el tiempo en buscarle un nombre a nuestra actividad, pero, ahora en frío, caigo en la cuenta de que estábamos haciendo Fomento de la Lectura.

Siempre textos breves, nunca libros completos. Nuestro objetivo era y es fomentar el papel tan valioso que cumplen los libros en cualquier cultura avanzada que se tenga por tal, no competir con ellos.

Borges se jactaba de los libros que había leído, no de los que había escrito. Abundando en esa línea, tal vez la gran tarea de un escritor no sea tanto la vanidosa tarea de glosar hazañas literarias propias, sino dar a conocer las de los demás.

Ese ha sido nuestro ánimo, y ese será mientras el cuerpo aguante. 

Francisco Rodríguez Criado, escritor, corrector de estilo y editor de Narrativa Breve (narrativabreve.com).

Francisco Rodríguez Criado

Escritor y corrector de estilo profesional
Solicita un presupuesto de corrección para tus textos

narrativa_newsletterp

Visita mi tienda Influencers Amazon.

Recomendaciones libros, tecnología y artículos de escritura

(Nota: narrativabreve.com participa en el programa de afiliados de Amazon, y como tal se lleva una pequeña comisión por cada compra que el cliente haga en Amazon después de entrar por alguno de nuestros enlaces).

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.