Un cuento de Italo Calvino: La aventura de un empleado


 

Una vez, Enrico Gnei, empleado, pasó una noche con una mujer guapísima. Al salir de la casa de la señora, temprano, el aire y los colores de la mañana primaveral se desplegaron ante él, frescos, tonificantes y nuevos, y le parecía que caminaba al son de una música.

Es preciso decir que Enrico Gnei debía aquella aventura sólo a un afortunado cúmulo de circunstancias: una fiesta de amigos, una disposición particular y pasajera de la señora —por lo demás mujer controlada y que no se abandonaba con facilidad—, una conversación en la que él se había sentido insólitamente cómodo, la ayuda —por una y otra parte— de una ligera exaltación alcohólica, fuese real o simulada, y también una combinación logística apenas forzada en el momento de la despedida: todo esto, y no la atracción personal de Gnei —o en todo caso sólo su apariencia discreta y un poco anónima que podía designarlo como compañero no comprometedor o llamativo—, había determinado la inesperada conclusión de la noche. De esto él tenía plena conciencia y, modesto por naturaleza, apreciaba aún más su buena suerte. Sabía sin embargo que lo ocurrido no se repetiría; y no lo lamentaba, porque una relación continuada comportaría problemas demasiado embarazosos para su tren de vida habitual. La perfección de la aventura residía en que había comenzado y terminado en el espacio de una noche. Aquella mañana, pues, Enrico Gnei era un hombre que había tenido lo mejor que se podía desear en el mundo.

Sigue leyendo

narrativa_newsletterp

Cláusulas suelo. Todo lo que necesitas saber sobre ellas


Las cláusulas suelo. Un asunto tristemente de moda

Nunca hasta ahora había sido tan necesario conocer a fondo el asunto de las cláusulas suelo. Muchos habíamos oído de ellas como quien oye llover. ¿Pero qué son exactamente las cláusulas suelo? ¿Nos las han cobrado indebidamente? Esa es la pregunta que se hacen muchas personas. Con la crisis el problema de las cláusulas suelo se ha convertido en un gran problema, hasta el punto de que se han formado plataformas ciudadanas en contra de las cláusulas suelo que reclaman sus derechos. Pero para poder reclamar es necesario saber antes si uno tiene una cláusula suelo en su hipoteca y quién está en disponibilidad de reclamar.

Sigue leyendo

narrativa_newsletterp

Bandidos en La Patagonia

Bandidos en la Patagonia

Por Ernesto Bustos Garrido, desde Coyhaique (Patagonia chilena)

Bandidos en La Patagonia
Ascencio Brunel

Lo motejaron como “el demonio de la Patagonia” en un atractivo lienzo o cartel para aventar el clima de crimen e injusticia que campeaba en las tierras más australes del mundo a través de su persona. En esto, no cabe duda, no hubo justicia con su nombre. Fue a mi juicio y de otros cronistas, un chivo expiatorio porque se construyó maliciosamente en torno a él una leyenda maldita con el fin de encubrir a malos policías y encumbrar a políticos venales que, sin ciertas hazañas de su persecución, jamás habrían cobrado fama, poder y riqueza.

Es cierto, vivió en una época en que no existía ni Dios ni ley en los confines de la tierra austral, ese espacio salvaje, frío y ventoso habitado por tribus de cazadores, pescadores y recolectores, en el cual la vida de cualquier cristiano valía menos que una colilla de cigarro botada en la cuneta. Quizás cometió algunos ilícitos, pero es difícil precisar si fue en defensa de sus intereses o porque la necesidad lo arrinconó contra las rugosas varas del palenque.

Sigue leyendo

narrativa_newsletterp

Complete MBA For Dummies, un libro para tontos que quieren ser los más listos

Complete MBA for DummiesEn las MBA está el futuro, o eso dicen. ¿Y a qué nos referimos cuando hablamos de las MBA? A Master in Business Administration (Maestría en Administración de Empresas). Y es que adquirir conocimientos para administrar empresas puede allanarte el camino para un futuro próspero.

Complete MBA For Dummies, escrito por Peter Economy y Kathleen R. Allen Phd, directora del Marshall Center for Technology  Commercialization, es una guía para aquellos que quieren adentrarse de manera sencilla en el conocimiento de la administración de empresas. El libro cubre las bases de los programas de la MBA, y lo hace de manera informal, con un lenguaje asequible para todos. Eso sí, en inglés. Pero, por otra parte, si vas a estudiar MBA necesitas saber inglés, ¿verdad?

Sigue leyendo

narrativa_newsletterp

Categorías MBA

Atril Halovie de madera de alta calidad para libros, tablets y partituras musicales

Atril Halovie
Atril Halovie, con una tablet

Leer sin un buen atril puede ser, en determinadas ocasiones, un gran engorro. ¿Has probado, por ejemplo, a pasar al ordenador varias páginas de un libro sin la ayuda de un atril? A mí me ha ocurrido en alguna ocasión y confieso que ha sido desesperante. Tener un buen atril no es solo una cuestión de comodidad, sino también de salud, porque cuanto más cómodo estés, menos problemas tendrás de espalda, ese mal que afecta a muchos de los que trabajan muchas horas al día sentados a una mesa de escritorio. 

Sigue leyendo

narrativa_newsletterp

Cuento de Lafcadio Hearn: Diplomacia

Cuento de Lafcadio HearnOs ofrecemos otro apasionante cuento de Lafcadio Hearn (1850-1904), un periodista, y escritor grecoirlandés, muy involucrado en la cultura japonesa, hasta el punto de que se acepta que es uno de los hombres  que la dio a conocer en Occidente. Fue también traductor y corrector de pruebas antes de entrar a trabajar como redactor del periódico The Cincinnati Enquire. Hearn se nacionalizó japonés con el nombre de Yakumo Koizumi.

El cuento que os ofrecemos hoy, titulado “Diplomacia”, narra los últimos momentos de un vida de un reo y de cómo este trata de amedrentar a sus verdugos para que le perdonen la vida.

Si te gusta esta narración, te animamos a que leas “Dos historias cortas de Lafcadio Hearn“, que publicamos en su momento.

 

 

 

Sigue leyendo

narrativa_newsletterp

Cuento largo de José Saramago: El cuento de la isla desconocida

El cuento de la isla desconocida

Un hombre llamó a la puerta del rey y le dijo, Dame un barco. La casa del rey tenía muchas más puertas, pero aquélla era la de las peticiones. Como el rey se pasaba todo el tiempo sentado ante la puerta de los obsequios (entiéndase, los obsequios que le entregaban a él), cada vez que oía que alguien llamaba a la puerta de las peticiones se hacía el desentendido, y sólo cuando el continuo repiquetear de la aldaba de bronce subía a un tono, más que notorio, escandaloso, impidiendo el sosiego de los vecinos (las personas comenzaban a murmurar, Qué rey tenemos, que no atiende), daba orden al primer secretario para que fuera a ver lo que quería el impetinente, que no había manera de que se callara. Entonces, el primer secretario llamaba al segundo secretario, éste llamaba al tercero, que mandaba al primer ayudante, que a su vez mandaba al segundo, y así hasta llegar a la mujer de la limpieza que, no teniendo en quién mandar, entreabría la puerta de las peticiones y preguntaba por el resquicio, Y tú qué quieres. El suplicante decía a lo que venía, o sea, pedía lo que tenía que pedir, después se instalaba en un canto de la puerta, a la espera de que el requerimiento hiciese, de uno en uno, el camino contrario, hasta llegar al rey. Ocupado como siempre estaba con los obsequios, el rey demoraba la respuesta, y ya no era pequeña señal de atención al bienestar y felicidad del pueblo cuando pedía un informe fundamentado por escrito al primer secretario que, excusado será decirlo, pasaba el encargo al segundo secretario, éste al tercero, sucesivamente, hasta llegar otra vez a la mujer de la limpieza, que opinaba sí o no de acuerdo con el humor con que se hubiera levantado.

Sigue leyendo

narrativa_newsletterp

Cuento de Víctor Hugo Ávila Velázquez: El bastón

 

Cuento de Víctor Hugo Ávila Velázquez
Víctor Hugo Ávila Velázquez

Ella veía cómo su hombre llegaba con los baldes de agua: derecho, cansado y viejo. Su nieta corrió hacia él, le soltó una palmada en la pierna y el viejo rió, dejó los baldes y se volvió a marchar.

Encorvada, en forma de bastón, va la vieja apoyada en su bastón. Caminando con la vista en la tierra húmeda, tanteándose de la orilla de su granja. Una marejada de sentimientos, relacionados con su muerte, la han llevado a pensar que esta sea la última vez que dará de comer a las gallinas y quitarles, a cambio, sus huevos.

Sigue leyendo

narrativa_newsletterp

El camello atado, un cuento sufí de humor y sabiduría

El camello atado
Fuente de la imagen

Una larga caravana de camellos avanzaba por el desierto hasta que llegó a un oasis y los hombres decidieron pasar allí la noche.

Conductores y camellos estaban cansados y con ganas de dormir, pero cuando llegó el momento de atar a los animales, se dieron cuenta de que faltaba un poste. Todos los camellos estaban debidamente estacados excepto uno. Nadie quería pasar la noche en vela vigilando al animal pero, a la vez, tampoco querían perder el camello. Después de mucho pensar, uno de los hombres tuvo una buena idea.

Fue hasta el camello, cogió las riendas y realizó todos los movimientos como si atara el animal a un poste imaginario. Después, el camello se sentó, convencido de que estaba fuertemente sujeto y todos se fueron a descansar.

Sigue leyendo

narrativa_newsletterp