Vargas Llosa gana el premio Nobel

Mario Vargas Llosa es uno de esos escritores que han nacido de pie: su talento literario lo lleva condenando al éxito desde casi antes de nacer. Acabo de enterarme de que le han concedido el Nobel de Literatura, y la pregunta que me hago no es ¿por qué se lo han concedido? sino: ¿por qué han tardado tanto?

Esta misma mañana había leído en El País que Cormac McCarthy y Haruki Murakami -en mi opinión, un autor sobrevalorado- eran los candidatos a hacerse con el galardón. Pero los pronósticos sobre este premio nunca aciertan, y ahí está el peruano para dar fe
de ello.

Sigue leyendoVargas Llosa gana el premio Nobel

narrativa_newsletterp

Otra vez la vida literaria

Carlos Pujol
Carlos Pujol

Otra vez la vida literaria

El escritor y crítico literario Carlos Pujol diserta en estas líneas sobre la vida literaria, y pone de relieve que para muchos “aparentar se parece peligrosamente a ser”. Pujol retrata el mundo literario con sus “crueldades gratuitas, odios africanos, llagas de amor propio que no cicatrizan nunca…”. El texto, publicado en 1998, no ha perdido su vigencia.

Por suerte, la vida literaria no es lo mismo que la literatura. (O eso quiero creer…).

Sigue leyendoOtra vez la vida literaria

narrativa_newsletterp

Ponga un negro literario en su vida

Ponga un negro literario a su vida

El negro literario dista mucho de ser algo exclusivamente moderno: en el siglo XIX estos mercenarios de la pluma (en el mejor sentido de la palabra) ya hacían sus pinitos, escribiendo novelas que luego eran editadas con la firma de otro autor (por lo general, más conocido que ellos). Pero tal vez sea una novedad su “normalización” en el mundo editorial. Tanto que, como nos cuenta Alfredo Álamo, hay empresas que ofrecen abiertamente (y oscuramente, añadiría yo: por adverbios de modo que no quede…) servicios de “negros literarios”. El siguiente paso en esta normalización es que el autor vaya acompañado de su negro literario en las presentaciones del libro al uso para que este último explique cómo pergeñó el libro mientras el primero tomaba el sol en la playa…

Sigue leyendoPonga un negro literario en su vida

narrativa_newsletterp

El cuento jíbaro: antología del microrrelato mexicano

 

El cuento jíbaro (Ficticia/UV, 2006) es el título de una antología del microrrelato mexicano, en edición de Javier Perucho, que tiene la virtud de aunar teoría y práctica, es decir: breves estudios sobre el microrrelato y, cómo no, piezas de algunos de los microrrelatistas mexicanos más interesantes.

“La estética del Telegrama” es el título de la reseña de José María Espinasa sobre dicha antología, publicada en el número 356 (agosto de 2007) de la revista Nexos, y que yo tomo prestada de ficticia.com.

 

Sigue leyendoEl cuento jíbaro: antología del microrrelato mexicano

narrativa_newsletterp

Que 25 años no son nada

El pasado sábado compartí un “encuentro de la recuperación de la memoria académica” con setenta ex compañeros y profesores del colegio San Antonio de Padua de Cáceres, acto que hace un par de semanas celebré desde esta esquina de prensa con una mezcla de aversión y entusiasmo.

Las historias falsas de Gonçalo M. Tavares

Gonçalo M. Tavares

Las historias falsas de Gonçalo M. Tavares

Gonçalo M. Tavares es un escritor portugués con una trayectoria envidiable. Como aproximación a su figura, reproduzco esta reseña de su libro Historias falsas, publicado por Sr. Molina en solodelibros.

No he leído el libro, aunque intuyo por los comentarios de Molina que guarda similitudes con Falsificaciones, de Marco Denevi.

Sigue leyendoLas historias falsas de Gonçalo M. Tavares

narrativa_newsletterp

Cuento breve recomendado (1): “El suicida”, de Enrique Anderson Imbert

“Al pie de la Biblia abierta -donde estaba señalado en rojo el versículo que lo explicaría todo- alineó las cartas: a su mujer, al juez, a los amigos. Después bebió el veneno y se acostó.Nada. A la hora se levantó y miró el frasco. Sí, era el veneno”.

La conciencia de Zeno, un libro de Italo Svevo que hay que leer

En la vida de Italo Svevo, pseudónimo de Ettore Schmitz, la literatura no llegó a ser nunca una profesión, pero sí la pasión secreta que cultivaba cuando no estaba ocupado con su trabajo o tocando el violín. Dos hechos marcaron su vida: su amistad con James Joyce, y su relación con el psicoanálisis a través de Freud, cuyo Über den Traum tradujo al italiano.