Los mejores 1001 cuentos literarios de la Historia (133): “Goliath”, de Jack London

Jack London
Escritor Jack London, autor del cuento “Goliath”. Fuente de la imagen en Internet

David Matías, licenciado en Filología Hispánica y autor de la novela Principio de incertidumbre (Editora Regional de Extremadura, Mérida, 2013), nos recomienda el cuento “Goliath”, de Jack London, una narración muy actual en tanto que se aboga en ella por la “reedificación del mundo”.

Goliath” fue publicado por primera vez en la revista londinense Red Magazine, en 1908.

Sigue leyendoLos mejores 1001 cuentos literarios de la Historia (133): “Goliath”, de Jack London

narrativa_newsletterp

Los mejores 1001 cuentos literarios de la Historia (1): “Enoch Soames”, de Max Beerbohm

Max Beerbohm

En una entrevista que le hizo Mempo Giardinelli a Enrique Anderson Imbert para Así se escribe un cuento (Suma de Letras, 2003, página 159), este último afirmó que “Enoch Soames”, de Max Beerbohm, era el mejor cuento que había leído jamás.

Reproduzco el pasaje en cuestión y os invito a la lectura del cuento, que, aunque extenso -más de lo que suele ser habitual en este blog-, merece mucho la pena.

Nota: si no quieres enterarte de qué va el cuento hasta haberlo leído, omite por ahora este pasaje de la entrevista y regresa luego a él. 

Sigue leyendoLos mejores 1001 cuentos literarios de la Historia (1): “Enoch Soames”, de Max Beerbohm

narrativa_newsletterp

Los mejores 1001 cuentos literarios de la Historia (5): “Esa mujer”, de Rodolfo Walsh

En 1999 la editorial Alfaguara hizo una encuesta entre escritores y críticos para que eligieran cuál era, en su opinión, el mejor cuento argentino del siglo XX. El cuento “Esa mujer”, de Rodolfo Walsh, fue el más votado, superando a Borges y Cortázar.

Aquí puedes leer el mejor cuento argentino del siglo XX.

Los mejores 1001 cuentos literarios de la Historia (61): “El estudiante”, de Antón Chéjov

Iván Velikopolski, estudiante de la academia eclesiástica, hijo de un sacristán, volvía de cazar y se dirigía a su casa por un sendero junto a un prado anegado. Tenía los dedos entumecidos y el viento le quemaba la cara. Le parecía que ese frío repentino quebraba el orden y la armonía, que la propia naturaleza sentía miedo y que, por ello, había oscurecido antes de tiempo. A su alrededor todo estaba desierto y parecía especialmente sombrío. Sólo en la huerta de las viudas, junto al río, brillaba una luz