Entradas del cine

cine, taquilla, precios
En la taquilla de un antiguo cine. Fuente de la imagen

ENTRADAS DEL CINE

Francisco Rodríguez Criado

Creo que la industria del cine es una de las que peor se está adaptando a estos tiempos de crisis.  Algo que se entiende mal teniendo en cuenta que ciertas iniciativas del sector han demostrado ser muy eficientes. Me refiero a algo tan sencillo como bajar de precio las entradas. Imagino la fortuna que esta industria habrá invertido en idear campañas para reconducir a los espectadores a las salas. Imagino las muchas e interminables reuniones donde lumbreras de turno, especialistas en márketing con currículum labrados en másters en todo el planeta, debaten sobre la mejor forma de convencer a los españolitos de a pie de que hay que volver a ver películas en la gran pantalla. ¡Cuánto derroche estéril de tiempo y dinero! La clave estaba –y sigue estando– en acoger muchos más espectadores en las salas por un precio más económico.  

Sigue leyendoEntradas del cine

narrativa_newsletterp

Luis Cernuda, la Generación del 27 y el cine

Luis Cernuda y el cine
Luis Cernuda en la Alameda de Ronda, en 1934. Fuente de la imagen en internet

Tengo una perra joven que no sabe estar sola en casa, y cuando se ve en esa circunstancia no tarda en destrozar todo lo que está a su alcance, por lo general CDs de música y libros. Esta misma mañana me he ausentado de casa media hora y a mi regreso ya había participado en una de sus escaramuzas. Mientras recogía los restos del desastre, me he topado en el suelo con un libro que ha escapado con cierta suerte de las garras de la temible Betty: Luis Cernuda. Recuerdo cinematográfico, de Rafael Utrera Macías, publicado por Fundación El Monte (Sevilla, 2002).

Os ofrezco un texto de este libro que dista de ser conclusivo: es solo un fragmento del primer capítulo. La intención no es otra que rescatar la fascinación que algunos miembros de la Generación del 27 sentían por el cine y animar a los lectores a que lean este libro (u otros similares) si quieren documentarse sobre el tema.

Sigue leyendoLuis Cernuda, la Generación del 27 y el cine

narrativa_newsletterp

Para todos los gustos

PARA TODOS LOS GUSTOS Francisco Rodríguez Criado Para todos los gustos (2000), de Agnès Jaoui, radiografía la angustia de una docena de personajes de vidas solapadas que luchan por subsistir en la dura batalla del día a día. Jaoui, guonista, actriz y excelente directora a decir por la calidad de esta su ópera prima, ha … Sigue leyendo

Películas de verano

PELÍCULAS DE VERANO Francisco Rodríguez Criado El otro día escuché a un crítico cinematográfico aventurar una tipificación sui generis –seguramente aceptada por muchos espectadores– de eso que llaman “películas de verano”. En su opinión estas películas reúnen ciertas características: son livianas, evasivas, sin grandes complicaciones argumentales y pueden durar más de lo habitual, pues las … Sigue leyendo

La biografía a la inversa de Benjamin Button

Brad Pitt
El curioso caso de Benjamin Buton (David Fincher, 2009)

LA BIOGRAFÍA A LA INVERSA DE BENJAMIN BUTTON

Francisco Rodríguez Criado

Ideas

En el cine y en la literatura a veces no es tan importante la originalidad de una idea como la eficacia de su puesta en escena. Me estoy acordando de aquella greguería de Ramón Gómez de la Serna que se limitaba a reproducir con cruel sorna lo que todos hemos pensado en alguna ocasión: “Los que matan a una mujer y después se suicidan deberían variar el sistema: suicidarse antes y matarla después”.

Con la película El curioso caso de Benjamin Button (David Fincher, 2009) sucede lo mismo. El argumento se atiene a un lugar común que ha circulado profusamente entre los inventores de utopías: la conveniencia de empezar la vida como ancianos para acabar nuestros días como bebés. Yo mismo he recibido algún que otro archivo multimedia sobre esta “utopía” años antes del rodaje de la película.

La idea de El curioso caso de Benjamin Button, ya digo, no es demasiado original, supongo que menos incluso que el cuento de Scott Fitzgerald en que está vagamente basada (escrito en los años 30), con guión del prestigioso Eric Roth (El hombre que susurraba a los caballos, Munich, Forrest Gump….).

Sigue leyendoLa biografía a la inversa de Benjamin Button

narrativa_newsletterp

The Monuments Men contra el expolio nazi

La revista Anatomía de la Historia ha publicado en su último número mi artículo The Monuments Men contra el expolio naz”, que retrata uno de los capítulos menos conocidos de la Segunda Guerra Mundial: el de la recuperación de las obras de arte que fueron saqueadas por los nazis. Una historia fascinante que será llevada a la gran pantalla por George Clooney.

El cine y la infancia

cine avenida, cine palacio de la música
El cine Palacio de la Música y el cine Avenida, en la Gran Vía de Madrid. Fuente de la imagen

EL CINE Y LA INFANCIA

Francisco Rodríguez Criado

Me preguntaba el otro día un amigo por qué no me gustaba su pueblo, una pequeña población próxima a la capital española. Podría haberle indicado varios motivos, pero me limité simplemente a apuntar el primero que me vino a la mente: “Ni siquiera tenéis sala de cine.” Al parecer mi respuesta fue lo suficiente persuasiva: conseguí librarme de un discurso localista-chauvinista que a buen seguro estaba por caerme encima.

Si mi infancia no hubiese estado tan grata y profundamente marcada por aquellas sesiones dobles que con tanto entusiasmo veíamos los chavales de mi edad cada domingo, tal vez mi postura no sería tan crítica. Y no digo que sea necesaria una sala a todo lujo, no, con una de esos cinematógrafos sencillos pero llenos de encanto que García Márquez rescató para su famoso Macondo hubiese sido suficiente. La infancia, estoy convencido, ha de estar tutelada por el séptimo arte, ese truhán que sabe sacar a flote el niño que hay en cada uno de nosotros, grandes o chicos.

Sigue leyendoEl cine y la infancia

narrativa_newsletterp

Romanticismo y mugre

Hay un tipo de películas poco exigentes que, al tener como destinatario a un público muy concreto (a su vez poco exigente), carecen de sentido al margen de ese público. Es el caso de Adán y Eva (Ella siempre decía no), de Jeff Kanew, estrenada en 2005, un filme intrascendente y de corto recorrido que supone la enésima gamberrada universitaria destinada a universitarios gamberros (o a aquellos que no lo son pero les gustaría serlo durante un rato). El argumento, trufado con cierto aliento de romanticismo a la americana, gira alrededor de una pareja de jóvenes estudiantes, Adán y Eva, que viven una paradisíaca historia de amor hasta que el árbol, la serpiente y la dichosa manzana bíblica (es una manera de hablar) siembran la semilla de la discordia. Ambos están enamorados el uno del otro, pero la relación se comba ante un problema que se dilata con el paso del tiempo: ella es virgen (a mucha honra) mientras él, para mofa de sus amigos, se desespera (a mucha deshonra). En fin, el chico y la chica hacen manitas pero cuando llega la hora de la verdad, ella siempre dice no (de ahí el subtítulo).

Intocable. Donde hay vida hay esperanza

INTOCABLE. DONDE HAY VIDA HAY ESPERANZA Francisco Rodríguez Criado En su crónica “El lado oscuro del Intocable” (ABC, 16-4-2012), Juan Pedro Quiñonero explicaba desde París el descontento de la familia aristócrata los Pozzo di Borgo por el modo “novelesco” con el que Intocable había retratado las relaciones laborales y de amistad entre Philippe Pozzo di … Sigue leyendo

Historia de un ladrón de bicicletas y dos limpiabotas

Vaya por delante mi falta de originalidad si, de entre sus películas, me decanto por Ladrón de bicicletas (1948), un clásico de innegable encanto que retrata dos angustiosos días en la vida de un modesto padre de familia con acuciantes problemas para costear las necesidades básicas de su mujer y su pequeño hijo. Rodada en 1945, no en escenarios cinematográficos sino en las devastadas calles italianas, la película ofrecía una segunda novedad: la inmensa mayoría de los actores no eran profesionales, sino personas de carne y hueso que interpretaban engorrosos papeles tanto en la vida real como en el cine.

HISTORIA DE UN LADRÓN DE BICICLETAS Y DOS LIMPIABOTAS

Francisco Rodríguez Criado

Hubo una etapa de mi vida, la adolescencia, en la que me propuse ver cuantas películas de neorrealismo italiano cayeran en mis manos. Estoy hablando de unos años en los que la televisión de este sufrido país aún tenía el atrevimiento de emitir películas de calidad, y entre estas se colaba de vez en cuando alguna de ese grupo de directores que habían centrado su interés en retratar las penurias de la sociedad italiana de la Segunda Guerra Mundial y de su posguerra. (Una segunda opción, más cara pero a la vez más efectiva, era alquilar esas películas en los videoclubs, hoy día en vías de extinción). Así fue como me aficioné al cine de Vittorio de Sica.

Han pasado más de dos décadas y por necesidades del guión ya no soy aquel imberbe, pero mi sintonía con el cineasta italiano apenas se resiente.

Vaya por delante mi falta de originalidad si, de entre sus películas, me decanto por Ladrón de bicicletas (1948), un clásico de innegable encanto que retrata dos angustiosos días en la vida de un modesto padre de familia con acuciantes problemas para costear las necesidades básicas de su mujer y su pequeño hijo. Rodada en 1945, no en escenarios cinematográficos sino en las devastadas calles italianas, la película ofrecía una segunda novedad: la inmensa mayoría de los actores no eran profesionales, sino personas de carne y hueso que interpretaban engorrosos papeles tanto en la vida real como en el cine. Esa circunstancia, y el contexto histórico, permiten que la vehemente necesidad de poseer una sencilla bicicleta de paseo, tan querida por los niños, adquiera un carácter terriblemente adulto en la película.

Sigue leyendoHistoria de un ladrón de bicicletas y dos limpiabotas

narrativa_newsletterp