El quimérico Polanski

Polanski, el quimérico Polanski
“El quimérico inquilino” (Roman Polanski, 1976). Fuente de la imagen en Internet

EL QUIMÉRICO POLANSKI

Francisco Rodríguez Criado

En la historia del cine es raro encontrar un cineasta, ya sea actor, director o productor, que mantenga un alto nivel de calidad en cada una de sus películas, circunstancia que se agrava, como es lógico, en carreras cinematográficas de largo recorrido. Dando por válido el contenido de esta introducción, sigue sorprendiendo la excesiva asimetría que hay entre unas películas y otras aun llevando el mismo sello de autor. Esta situación llama la atención sobre todo cuando el espectador, como me ha ocurrido recientemente, ve lo mejor y lo peor de dicho cineasta en apenas veinticuatro horas de diferencia.

Pero pongamos nombres y apellidos: Roman Polanski. Después de deleitarme por segunda vez con la que es su mejor obra, El pianista (2000), ver casi a continuación El quimérico inquilino (1976) ha supuesto una pequeña decepción.

Sigue leyendoEl quimérico Polanski

narrativa_newsletterp

Adiós al cine

Se lo tiene merecido. En The Artist trabajó quince horas diarias, más de lo que cualquier ser humano puede aguantar. Ni siquiera el hecho de que la película fuera muda y no tuviera que hablar resta méritos a su actuación. Según informa su agente, para satisfacer su gusanillo cinematográfico hará alguna que otra intervención en asuntos menores: cortometrajes o anuncios de televisión. Pero que se olviden de él en películas de varios meses de rodaje.

Bienvenidos al Sur

Fotograma de Bienvenidos al Sur (Luca Miniero, 2010)

 

Bienvenidos al Sur

Bienvenidos al Sur, de Luca Miniero, es una comedia blandita, gozosa y bienintencionada, como suelen serlo en mayor o menor medida todas las comedias. La película narra las malandanzas de Alberto, director de una sucursal postal, desde que es enviado a una oficina del ominoso sur de Italia hasta que regresa al “mundo civilizado”. Esta brecha melodramática en la vida del aburrido gestor, apático y convencional, es la excusa perfecta para presentarnos a una serie de personajes que traspiran bonhomía. Ninguno de ellos tiene serios problemas económicos, familiares, éticos o de salud. Ninguno de ellos conoce la maldad, ninguno de ellos está condenado a sufrir la animadversión del espectador. Son, con permiso de la ficción, personas sencillas y felices que renuevan día a día su querencia por las costumbres saludables del Sur.

Sigue leyendoBienvenidos al Sur

narrativa_newsletterp

Karate Dream

El cine miente, siempre miente. Por eso vamos al cine: para ser mentidos; y Karate Kid lo hacía –y hace– muy bien. Los adolescentes de los 80, como los adolescentes de todas las décadas, vimos en esa historia de chico-pobre-que-hace-sus-sueños-realidad un espejo en el que reflejar nuestros propios sueños. No sabíamos, o no queríamos saber, que una película está construida sobre andamios narrativos que requieren dinero, tiempo, esfuerzo y una puesta en escena que a su vez precisa la interpretación de actores orquestados por la batuta de un director.

El suicidio de Jean Seberg

El suicidio de Jean Seberg
La vida de Jean Seberg merecería una buena novela. (Igual ya se ha escrito). Pero ¿quién era Jean Seberg?
El siguiente reportaje sobre su vida y muerte fue publicado en El Mundo el 23 de agosto de 2009.
Ya hablaremos algún día en este blog de los Panteras Negros. Mientras tanto, recomiendo la lectura de La izquierda exquisita, de Tom Wolfe, que tiene bastante que ver con ellos.

Sigue leyendoEl suicidio de Jean Seberg

narrativa_newsletterp