Opiniones de un corrector de estilo (7): Cuidado con las perífrasis

Cuidado con las perífrasis

Ya sé que a algunas personas compulsivas les resulta muy tentador escribir más de lo necesario, pero a veces ese exceso con las palabras se paga. Si no quieres recargar tu texto, si no es tu intención hacerlo ampuloso, no abuses de las perífrasis verbales, esas construcciones sintácticas formadas por dos o más verbos que funcionan como núcleo del predicado. 

Sigue leyendo

narrativa_newsletterp

Opiniones de un corrector de estilo: Publicar entradas, artículos o posts en los blogs

publicar
Obra de Thomas Allen. Fuente de la imagen

Publicar entradas, artículos o posts en los blogs

Hoy 3 de septiembre de 2012, Fundéu. BBVA ha publicado ¿un post, un artículo, una entrada…? precisamente sobre las palabras que usamos para referirnos a las publicaciones que leemos en blogs y en las redes sociales. En el mundo anglosajón se escribe el sustantivo «post» para aludir a los textos que insertamos en los blogs y en las redes sociales, pero Fundéu recomienda escribir las palabras en castellano «artículo» y «entrada». Ellos han detectado la tendencia a usar «entrada» en redes sociales y «artículo» en páginas webs y blogs, donde estos textos suelen ser más extensos.

Yo que soy un purista algo heterodoxo -aceptemos la posible contradicción-, coincido con Fundéu solo en parte. (No es que discrepe abiertamente de su recomendación; me limito a matizar).

Sigue leyendo

narrativa_newsletterp

Opiniones de un corrector de estilo (4): Corregir, sí, pero ¿hasta qué punto?

La tarea del corrector es tan humilde como antipática: debe esforzarse por indicarle al autor los errores ortográficos, gramaticales, sintácticos, lingüísticos, etcétera, que ha cometido durante la redacción de su escrito. Pero el corrector de estilo no debe excederse en su antipatía: su objetivo es mejorar el texto, no hacer sangre.

Opiniones de un corrector de estilo (3): Un corrector de estilo es una persona

Hay algo que deberíamos tener claro a estas alturas: un corrector de estilo es una persona. Muchos nos confunden con la herramienta del procesador de textos (por ejemplo, Microsoft Word), la que se encarga de corregir –o al menos señalar– las incorrecciones encontradas en el archivo. Pondré un ejemplo de cómo trabaja dicho motor.

Opiniones de un corrector de estilo (2): Un corrector de estilo no es un negro literario

Para empezar no está mal decir lo que no es un corrector de estilo: un negro literario. Tampoco es la persona encargada de reescribir un texto (a no ser que medie un acuerdo previo entre el autor y él). El objetivo del corrector de estilo es aliviar los textos de incorrecciones y ajustarlo a las normas del lenguaje escrito (o lo que es casi lo mismo: del lenguaje culto).

Opiniones de un corrector de estilo (1)

A todo escritor, al margen de su calidad, le conviene contar con la ayuda de un corrector de estilo: a los que no son muy hábiles redactando, porque quieren mejorar la legibilidad y exposición de sus escritos; a los que tienen un nivel de redacción muy bueno, porque aspiran a la excelencia.

Cuento breve recomendado (214): «El viento», de Blaise Cendrars

"Blaise Cendrars", "Marc Chagall",
Retrato de Blaise Cendrars, por Marc Chagall. Fuente de la imagen

El poeta surrealista, Blaise Cendrars (véase en esta misma sección SEETETELANÉ), escribió los relatos africanos Cuentos negros para niños blancos para todos los niños del mundo y de cualquier edad porque, como dice en “Totems”, el primero de los cuentos: un hombre sensato no puede hablar de cosas serias con otro hombre sensato, sino que debe dirigirse a los niños. Cuentos tradicionales y sabias historias, reflejo de un mundo exótico donde el mito y la leyenda forman parte de la vida cotidiana, y que son reinterpretadas y escritas con particular cuidado literario por Cendrars, como esta del viento juguetón, bromista, inconstante y que, siempre hambriento, se traga todo lo que encuentra a su paso.

M.D.R

Sigue leyendo

narrativa_newsletterp

Vargas Llosa ya tiene quien le corrija

Martha Hildebrandt. Imagen extraída de Wikipedia

Y después del Premio Nobel… Mario Vargas Llosa ya tiene quien le corrija. Se trata de Martha Hildebrandt, congresista y lingüista peruana que ha sacado la cimitarra para afearle al eminente autor sus «faltas garrafales» a la hora de escribir. La noticia la he leído en el diario mexicano El Universal. Es una pena que no tengamos ejemplos de esas «faltas garrafales» para saber a qué se refiere exactamente esta aguerrida señora, que ha llegado a tachar de mediocre la formación del último Premio Nobel.

¿Por qué tengo la sensación de que detrás de todo esto están las rencillas políticas…?

Lingüista peruana critica a Vargas Llosa

Martha Hildebrandt asegura que ha encontrado en obras del Nobel «faltas garrafales» producto de su «mediocre» formación. 

Sigue leyendo

narrativa_newsletterp