Opiniones de un corrector de estilo: El pronombre “ti” no lleva tilde

 

corrector de estilo
Librería Da Vila, en Sao Paulo, Brasil..Fuente de la imagen

Opiniones de un corrector de estilo (14): El pronombre “ti” no lleva tilde

El asunto data de los tiempos de Atapuerca: muchos preferían morir en la hoguera antes que abstenerse de escribir tilde en el pronombre personal “ti”. Pero creedme: esta palabra, por mucho que os empeñéis, no lleva tilde. Nunca.

Llevan tilde el pronombre personal “mí” y el adverbio “sí” para distinguirse del adjetivo posesivo “mi” y de la conjunción “si”, respectivamente. Esa tilde se llama diacrítica (o bien “acento diacrítico”) y sirve para distinguir entre palabras -por lo general monosílabas- que se pronuncian igual pero tienen significados diferentes. Pero “ti” no lleva tilde diacrítica porque no existe una palabra aparentemente igual de la que distinguirse. 

Sigue leyendoOpiniones de un corrector de estilo: El pronombre “ti” no lleva tilde

narrativa_newsletterp

Opiniones de un corrector de estilo: Los tortuosos prefijos

Opiniones de un corrector de estilo (35). Que sea el corrector de estilo quien se pelee con los puñeteros prefijos

Escribir correctamente ciertas palabras unidas a un prefijo no es nada fácil. Es más, puede convertirse en una tortura. Si echamos mano de la quinta edición (revisada y actualizada) de Ortografía de uso del español actual (SM, 2012), de Leonardo Gómez Torrego, aprenderemos muchas cosas, entre ellas que las palabras con prefijo se escriben en una sola palabra. Algunos ejemplos que da Torrego:

anti + natural (antinatural)

des + información (desinformación)

in + justicia (injusticia)

inter +nacional (internacional)

Sigue leyendoOpiniones de un corrector de estilo: Los tortuosos prefijos

narrativa_newsletterp

Opiniones de un corrector de estilo: No es lo mismo ‘infringir’ que ‘infligir’

libros
Monumento en Berlín en homenaje a los libros alemanes que fueron quemados por los nazis el 10 de mayo de 1933. Fuente de la imagen en Internet.

El título de este post lo dice todo: no es lo mismo “infringir” que “infligir”. Y, sin embargo, es muy habitual leer estas dos palabras con sus significados intercambiados. La proximidad fonética obviamente favorece el error.

El DRAE nos explica que el verbo transitivo “infringir” significa “quebrantar las leyes, órdenes, etcétera”, mientras que “infligir”, también verbo transitivo, significa “causar daño/imponer un castigo”. 

Sigue leyendoOpiniones de un corrector de estilo: No es lo mismo ‘infringir’ que ‘infligir’

narrativa_newsletterp

Opiniones del corrector de estilo: No seas tacaño con las comas de las aposiciones

Todo en esta vida vale dinero; todo excepto escribir comas. Por eso se comprende poco y mal que tantas personas se ahorren el uso de alguna coma en las aposiciones. La aposición es una construcción gramatical que sirve para añadir complementos en la frase. La información entre comas añade datos, pero si eliminamos lo que hay entre esas comas, la frase tendrá menos información pero mantendrá el sentido.

Opiniones de un corrector de estilo: Cómo mejora un texto el corrector de estilo

Ahí va otra obviedad: para un mejorar un texto hay que leerlo. Detenidamente y con espíritu crítico. Conforme lo va leyendo, el corrector de estilo se dedicará a señalar todas las deficiencias que encuentre a su paso: deslices ortotipográficos, puntuación incorrecta, faltas de ortografía, discordancias semánticas, dobles espacios, redundancias, etcétera. Pero eso no queda ahí: el corrector de estilo puede dar consejos sobre cómo configurar el escrito en el procesador de texto (la estética es más importante de lo que piensan algunos), aconsejar sobre moderar la acumulación de adjetivos que vienen a significar lo mismo. ¿Algo más? Sí, puede alertar sobre la inconsistencia de algún personaje.

Opiniones de un corrector de estilo: Sin papeles pero con eme

corrector de estilo
Libro con forma de tarta incluido en la exposición ellibroysuslecturas.azul. Fuente de la imagen

Opiniones de un corrector de estilo (16): Sin papeles pero con eme

Se habla y se escribe muy a menudo de esas personas que están “sin papeles”, por lo general inmigrantes que se encuentran -en España o en otros países- sin regularizar su situación. La forma sin papeles funciona como adjetivo (“alguien sin papeles”, es decir: “alguien indocumentado”), pero últimamente se ha sustantivado la expresión y ya disponemos de simpapeles. He buscado en el DRAE y aún no está recogido este nombre, aunque Fundéu BBVA le dedica una entrada en su diccionario de dudas. 

Sigue leyendoOpiniones de un corrector de estilo: Sin papeles pero con eme

narrativa_newsletterp

Opiniones de un corrector de estilo: Diferencias entre “aún” y “aun”

 

Libro artístico. Fuente de la imagen

Opiniones de un corrector de estilo (17): Diferencias entre “aún” y “aun”

Las palabras “aún” y “aun” son citadas siempre en las lecciones sobre el acento diacrítico, ese que se escribe para distinguir entre palabras que, aun siendo homófonas, tienen significados diferentes. Por eso precisamente se le conoce también como “acento diferenciador”.

Vayamos con ellas.
“Aún”, con tilde, es un adverbio de tiempo y significa “todavía”.
“Aún no ha venido Mario”.
“Aun”, sin tilde, es una conjunción adversativa y significa “incluso”.
“Muy bravucón, afirmó que podría recoger más uvas que yo aun con una sola mano”.

Sigue leyendoOpiniones de un corrector de estilo: Diferencias entre “aún” y “aun”

narrativa_newsletterp

Opiniones de un corrector de estilo: Dudas sobre el currículum vítae

Sede de la Real Academia Española
Edificio que es sede de la Real Academia Española, en la calle Felipe IV, en Madrid. Fuente de la imagen

Opiniones de un corrector de estilo (21): Dudas sobre el currículum vítae

Sobre la palabra currículum hay tanta confusión, que lo mejor es, para solucionar las dudas, acudir directamente al Diccionario Panhispánico de Dudas de la Real Academia España, que para eso está. Y lo que nos dice tan ilustre diccionario es que currículum vítae (con tilde en “vítae”, pronunciado bíte o bítae) es una locución latina que significa “carrera de vida”. No me extenderé mucho explicando en el significado -la mitad de la población se pasa el año escribiendo, retocando o incluso manipulando su carrera de vida para tratar de conseguir un trabajo-, pero haré extensibles las palabras de Diccionario de Dudas, según el cual forma su plural con los currículum vítae (ojo: no debe usarse el plural latino currícula).

Sigue leyendoOpiniones de un corrector de estilo: Dudas sobre el currículum vítae

narrativa_newsletterp

Opiniones de un corrector de estilo: “Deme no lleva tilde”

Brian Dettmer, Prose and Poetry Journeys, 2011, Altered Books, 8-1/2″ x 7-1/4″ x 1-3/4″ – Image Courtesy of the Artist and Black Rat Projects. Fuente de la imagen

Opiniones de un corrector de estilo (19): Diome un ataque cuando leí “deme” con tilde

¿En qué se parecen “siete”, “Lepe” y “deme”? Es sencillo: todas estas palabras terminan en e y ninguna de ellas lleva tilde. “Ah -se dirá alguien-, pero yo he visto ‘déme’, con tilde, en muchos libros”.

Cierto. Hasta que salió la Ortografía académica de 1999 las formas verbales que llevaban tilde se veían obligadas a seguir cargando con ella cuando se le añadía un pronombre pospuesto. Es decir, si a la forma verbal “dé” le añadíamos el pronombre personal (“me”), la palabra resultante llevaba tilde en la primera sílaba.

Sigue leyendoOpiniones de un corrector de estilo: “Deme no lleva tilde”

narrativa_newsletterp