Cuento corto de Juan Gracia Armendáriz: No es hora de fantasmas

Juan Gracia Armendáriz, cuento corto

Cuentos del Jíbaro es una compilación de microrrelatos que Demipage difundió semanalmente a través de correo electrónico durante un año, creando así una comunidad amazónica de lectores invisibles que cada jueves seguía las fabulaciones del autor.

Historias de todo tipo pero siempre interesantes, que sugieren pasados, construyen personajes, presentan situaciones, regalan descripciones. Obras de arte forjadas con palabras y silencio. Dosis homeopáticas de literatura. El libro está dedicado a Silvina que, como su propio nombre indica, es el hábitat natural del jíbaro.

Sigue leyendoCuento corto de Juan Gracia Armendáriz: No es hora de fantasmas

narrativa_newsletterp

Cuento de Eloy M. Cebrián: Las luciérnagas

 

cuento, eloy cebrián, las luciérnagas
Skyline de Tokyo. Fuente de la imagen

 

Eloy M. Cebrián es autor de una vasta obra literaria que abarca la novela para adultos y la narrativa juvenil. Su última novela es El juego de los muertos, una historia de género fantástico en torno al mundo del espiritismo. Como autor de narrativa breve ha recibido numerosos galardones. Sus relatos se han recogido en los libros Las luciérnagas y 20 cuentos más y Comunión, y figuran en importantes antologías del relato español contemporáneo. Sus colaboraciones semanales en prensa han aparecido recopiladas en los dos volúmenes de La Ley de Murphy. Es, además, traductor literario ocasional y desde el 2000 codirige la revista de creación literaria El Problema de Yorick.

Hoy nos ofrece un cuento de ambiente carveriano: “Las luciérnagas”.

Sigue leyendoCuento de Eloy M. Cebrián: Las luciérnagas

narrativa_newsletterp

Cuento de Juan Carlos Márquez: El corazón de mi padre

Juan Carlos Márquez, cuento, Menoscuarto

Juan Carlos Márquez, autor de una extensa obra narrativa, ganador de premios como el José Nogales de la Diputación de Huelva (2010), el Rafael González Castell (2005) y el premio Juan Rulfo al escritor novel (2003), nos ofrece un cuento que rezuma humor surrealista, “El corazón de mi padre”, incluido en Llenad la tierra (Menoscuarto, 2010).

Cuento de Juan Carlos Márquez: El corazón de mi padre

Para Lauro Anaya, Juan Villa y Marcos Gualda

 

Ese día mi padre apareció en el umbral de nuestra casa con el corazón en un puño.

—Se me ha caído ahora mismo, hijos, pero aún late. Llamad aprisa a vuestra madre.

Ismael salió corriendo a avisar a mamá, que en ese momento estaba tendiendo la ropa con una pinza en una mano y otra entre los labios. Yo tomé la mano libre de papá entre las mías, como solemos hacer las mujeres, hasta que llegó mamá. Traía consigo un cubo y una fregona.

—Dios santo, pero qué te ha pasado.

—Ha sido en el ascensor, me he agachado un momento para anudarme los cordones y lo he visto caer, como un pájaro muerto.

Sigue leyendoCuento de Juan Carlos Márquez: El corazón de mi padre

narrativa_newsletterp

Cuento (inédito) de Pedro Ugarte: Lejos de las estrellas

Johan Galle, Pedro Ugarte
Astrónomo alemán Johann Gottfried Galle. Fuente de la imagen

 

A petición mía, Pedro Ugarte, uno de nuestros mejores cuentistas, me ha enviado un cuento inédito: “Lejos de las estrellas”, ambientando en pleno fervor de los grandes descubrimientos científicos que se dieron en el siglo XIX.

Disfrutadlo: el cuento no tiene desperdicio.

 

Cuento de Pedro Ugarte: Lejos de las estrellas

En Leipzig, los paseos atropellados, convulsos, espasmódicos, del profesor Andreas Joachim Beckstein por las inmediaciones de Augustusplatz formaban parte del paisaje. Sus colegas los toleraban, con cierta indulgencia, porque el doctor Beckstein era un hombre del sur, un bávaro al que los azares de una carrera académica no demasiado brillante habían llevado tardíamente a la universidad de Leipzig. De todos modos, un bávaro siempre es un bávaro: un hombre apasionado y ruidoso, un incurable bebedor de cerveza, un cetrino católico siempre predispuesto a rehuir los compromisos y el trabajo. Por supuesto, Beckstein no se veía de ese modo, pero él sí veía a sus colegas a través de simétricos prejuicios: aquella universidad era un nido de aburridos sajones luteranos. El mismo August Ferdinand Moebius, decían todos, descendía de Martín Lutero. Beckstein era un hombre de ciencia, pero en los momentos en que dejaba de censurarse a sí mismo contemplaba al doctor Moebius con cierta prevención: a su difunta madre aquel matemático le habría parecido un pariente del mismo diablo.

Sigue leyendoCuento (inédito) de Pedro Ugarte: Lejos de las estrellas

narrativa_newsletterp

Microrrelato de Emilio Gavilanes: Sobre el abismo del mar

Siendo ya un anciano, Turgueniev recordó que de joven hizo una vez la travesía de Hamburgo a Inglaterra en un mercante en el que era el único pasajero, si exceptuamos una hembra de mono que un comerciante hamburgués le enviaba a su corresponsal en Londres. La mona iba encadenada y se pasaba el tiempo forcejeando con la cadena y gimiendo. Cuando el joven Turgueniev pasaba delante de ella, la pobre extendía hacia él su manita. Turgueniev se la tomaba y el animal dejaba de quejarse y se tranquilizaba.

Cuento de Emilio Gavilanes: Carta a los Reyes

Cuando ella murió, yo tenía quince años. Me llevaron a vivir con unos tíos míos que vivían en Madrid y a los que no había visto nunca. Tenían tres hijos. Dos hijos y una hija. Nunca me llevé bien con ellos. O más bien al revés: nunca se llevaron bien conmigo. Bueno, no se llevaban ni bien ni mal con nadie. Ni siquiera entre ellos. Apenas se hablaban. Y cuando lo hacían se mostraban muy educados. Como si fuesen extraños. La casa siempre estaba en silencio. No se oía música. Nadie cantaba. Nadie reía. Nadie lloraba. Nadie gritaba. Parecía que estaban en una casa extraña. Yo tenía la impresión de que había ocurrido algo terrible y nadie me lo decía.

Cuento de Emilio Gavilanes: Carta a los Reyes

Yo no conocí a mis padres. Murieron cuando tenía dos años, en un accidente. Me crio mi abuela, que vivía con ellos. Cuando digo “mi abuela” me refiero a mi abuela materna. A los otros abuelos tampoco los conocí.

No supe el tipo de educación que me estaba dando hasta que murió y salí de aquella casa y me relacioné con otra gente, pues hasta entonces yo casi únicamente hablaba con ella. Mientras vivió, nunca salí solo a la calle. No fui al colegio. Ella me enseñó a leer y a hacer cuentas. Yo no sentía necesidad de amigos. Cuando la acompañaba a la compra, o a un recado, a cualquier sitio de la calle, muchas personas me decían cosas y me saludaban, pero todo era tan breve que no tenía tiempo de darme cuenta de que no eran iguales que ella.

Sigue leyendoCuento de Emilio Gavilanes: Carta a los Reyes

narrativa_newsletterp

Cuento breve recomendado: “Cuento de navidad”, de José María Merino

“Yo creo que la Literatura nos tiene que enseñar el mundo. Y nos tiene que enseñar el júbilo y la tristeza del mundo. O sea, una Literatura que solo fuese tenebrosa, de pura diversión pues tal vez no tendría sentido. En la Literatura está todo, cabe todo. Y el papel de la Literatura es entretenernos, mientras la leemos, aunque nos esté contando una tremenda tragedia o una historia muy terrible sobre la Humanidad o sobre una familia, sobre una persona. Es sorprendente. Nos entretenemos y al mismo tiempo nos están contando una historia tremenda”.
J.M.M

Cuento breve recomendado: “La memoria del mundo”, de Pedro Ugarte

cuento, Pedro Ugarte

La industria editorial se ha convertido en un mercado más y los escritores se lanzan (nos lanzamos) a él como auténticas fieras. Al margen de que el primer compromiso del escritor es con su propia obra, yo tengo al menos dos o tres principios muy claros: siempre he publicado en editoriales independientes; no pretendo promocionarme como es debido para “gestionarme” un premio multimillonario; no renuncio a seguir publicando relatos breves (cosa que perjudica, como se sabe, a todo escritor con pretensiones). No sé si todo eso tiene que ver con el compromiso (alguno piensa que soy idiota), pero sí al menos con un mínimo compromiso personal.

Pedro Ugarte

 

LA MEMORIA DEL MUNDO, un cuento de Pedro Ugarte (España, 1963) 

Después de la Gran Detonación llegaron las plagas, las guerras y el hambre. En unos pocos meses millones de seres humanos desaparecieron y sólo con el tiempo pequeñas partidas de supervivientes lograron vencer el miedo y la desconfianza, llegar a acuerdos e iniciar la tarea titánica de levantar de nuevo la civilización.

Sigue leyendoCuento breve recomendado: “La memoria del mundo”, de Pedro Ugarte

narrativa_newsletterp

El microrrelato, el cuarto género narrativo

Antología del microrrelato español (1906-2011). El cuarto género narrativo.
Edición de Irene Andres-Suárez

El microrrelato, el cuarto género narrativo

Hace un par de años, la ensayista Irene Andres-Suárez, gran estudiosa del microrrelato, me pidió permiso para publicar algunos textos míos en una antología que vería la luz en la editorial Cátedra. Gracias a otros blogs me enteré, días atrás, de que el libro en cuestión, Antología del microrrelato español (1906-2011). El cuarto género narrativo, ya estaba en la calle. Y ha sido esta misma mañana cuando esta joya literaria ha llegado a mis manos.

Es todo un honor para mí participar en dicha antología con tres microrrelatos: “Luis Alberto”, “La web de Marina” y “La verdad sobre La Metamorfosis“. Es un honor por la demostrada calidad y seriedad con la que Andres-Suárez encara todos sus ensayos, y por la suerte de poder acompañar a los mejores autores del género.

Para que el lector puede hacerse una idea de que efectivamente están los mejores autores -ya sabéis: no están todos los que son, pero son todos los que están- y no se trata de un mero ejercicio de autobombo por mi parte, me he tomado la molestia de citarlos uno a uno (espero que alguien me recompense con una botella de mosto tinto bien frío con la que combatir estas calores). Cito siguiendo el orden de publicación en la obra, que incluye, como no podría ser de otra manera, un extenso estudio de Andres-Suárez.

Antología del microrrelato español (1906-2011). El cuarto género narrativo.

Edición de Irene Andres-Suárez

Cátedra, Letras Hispánicas, 2012.

Autores (por orden de aparición): Juan Ramón Jiménez, Ramón Gómez de la Serna, José Moreno Villa, José Bergamín, Federico García Lorca, Luis Buñuel, Pío Baroja, Tomás Borrás, Ana María Matute, Max Aub, José Antonio Muñoz Rojas, Esteban Padrós de Palacios, Ignacio Aldecoa, José María Sánchez Silva, Alfonso Sastre, González Suárez, Fernando Quiñones, Fernando Arrabal, Antonio Fernández Molina, Álvaro Cunqueiro, Francisco Ayala, Arturo del Hoyo, Antonio Beneyto, Alberto Escudero, Javier Tomeo, Agustín Cerezales, Gustavo Martín Garzo, Juan Eduardo Zúñiga, Pedro Ugarte, Luis Mateo Díez, José Jiménez Lozano, Rafael Pérez Estrada, Julia Otxoa, Ángel Guache, Juan Gracia Armendáriz, Carmela Greciet, José María de Quinto, Hipólito G. Navarro, Juan José Millás, Pablo Antoñana, José María Merino, Alberto Tugues, Luciano G. Egido, Espido Freire, Francisco Rodríguez Criado, Fermín López Costero, Medardo Fraile, Ramón Gil Novales, César Gavela, Andrés Neuman, Carmen Camacho, Óscar Esquivias, Juan Pedro Aparicio, Manuel Moya Escobar, Ángel Olgoso, Miguel Ángel Zapata, David Roas, José Alberto García Avilés, Andrés Ibáñez, Miguel Ángel Hernández-Navarro, Carlos Castán, Manuel Moyano, Federico Fuertes Guzmán, Lara Moreno, Felipe Benítez Reyes, Antonio Reyes Ruiz, Ginés S. Cutillas, Raúl Sánchez Quiles, Antonio Serrano Cueto, Rubén Abella, Carlos Almira, Cristina Grandes y Manuel Espada.

Sigue leyendoEl microrrelato, el cuarto género narrativo

narrativa_newsletterp