Cuento de Julio Cortázar: Una flor amarilla

Volvemos a Julio Cortázar, uno de los cuentistas más socorridos de este blog. Y lo hacemos con uno de mis cuentos preferidos de entre los suyos: “Una flor amarilla”.

El relato recoge una conversación entre el personaje narrador con un tipo al que conoció en un bistró, un hombre que estaba borracho, que es cuando –al parecer– uno dice siempre la verdad. Y la verdad, según este personaje, es que todos somos inmortales.

El personaje innominado narra a su vez que conoció en el autobús a un chico de trece años y desde el primer momento tuvo la certeza de que ese chico era él… en su juventud. Una historia delirante –o quizá no– sobre la inmortalidad narrada con la habitual pericia de Julio Cortázar.

Sigue leyendo

narrativa_newsletterp

Cuento de Benito Pérez Galdós: El don Juan

La figura del donjuán ha sido tratada por muchos autores, cada cual con un estilo y una intencionalidad propia. Lo hicieron Zorrilla, Torrente Ballester, Tirso de Molina… En este caso es el gran escritor Benito Pérez Galdós, autor de una vasta e importante obra literaria en la que destacan los Episodios Nacionales, quien nos entrega un cuento tragicómico de un donjuán, quizá más en su imaginación que en la realidad.

El relato, narrado en primera persona, narra las malandanzas del donjuán de turno, que cae hechizado bajo el influjo de una hermosa dama. Se supone que don Juan sabe siempre lo que hay que hacer para enamorar a una mujer, ¿verdad? Bueno, tal vez no siempre…

Sigue leyendo

narrativa_newsletterp

Cuento de los hermanos Grimm: El fiel Juan

Érase una vez un anciano Rey, se sintió enfermo y pensó: “Sin duda es mi lecho de muerte éste en el que yazgo”. Y ordenó: “Que venga mi fiel Juan”. Era éste su criado favorito, y le llamaban así porque durante toda su vida había sido fiel a su señor. Cuando estuvo al pie de la cama, díjole el Rey:

–Mi fidelísimo Juan, presiento que se acerca mi fin, y sólo hay una cosa que me atormenta: mi hijo. Es muy joven todavía, y no siempre sabe gobernarse con tino. Si no me prometes que lo instruirás en todo lo que necesita saber y velarás por él como un padre, no podré cerrar los ojos tranquilo.

–Os prometo que nunca lo abandonaré –le respondió el fiel Juan–, lo serviré con toda fidelidad, aunque haya de costarme la vida.

Sigue leyendo

narrativa_newsletterp

Un cuento indio de Jhumpa Lahiri

Jhumpa Lahiri es una escritora india de padres bengalíes, nacida en Londres el 11 de julio de 1967. Jhumpa, sin embargo, creció en Rhode Island (Estados Unidos), donde se trasladaron sus padres cuando ella cumplía apenas dos años. Estudió lengua inglesa; también escritura creativa y literatura comparada en la Universidad de Boston. Posteriormente, realizó un doctorado en Estudios Renacentistas.

Cuento de Chéjov: Amorcito

“Junto a esa sensación de amargura e impotencia que produce la constatación de la insignificancia del ser humano y de su permanente condena a la infidelidad, en la prosa de ficción de esta segunda etapa se hacen cada vez más estridentes los gritos de rabia y denuncia provocados por la injusticia, la crueldad y la estupidez. Ambas líneas temáticas, la angustia vital y la denuncia social, dominan -por separado o, en no pocas ocasiones, firmemente entrelazadas entre sí- los contenidos de algunos relatos tan característicos de este segundo período de la obra de Chéjov como “El orador”, “Amorcito”, “Tortura navideña” y -entre otros muchos cuentos que evidenciaban ya la asombrosa fecundidad del médico escritor- “¡Qué sueño!”, pero también las narraciones extensas que vinieron a acreditar al autor de Taganrog como un consumado novelista: tenemos, por ejemplo, La estepa (1888) -espléndido relato de las andanzas de un estudiante por tierras del sur de Rusia-, Una historia aburrida(1889) y El duelo (1889)”. MCNBiografías

Sigue leyendo

narrativa_newsletterp

Relato corto de Edgar Allan Poe: Cuento de Jerusalén

Cuento de Jerusalén Poe
Edgar Allan Poe

El relato corto “A Tale of Jerusalem”, de Edgar Allan Poe, fue publicado por primera vez en 1832. Julio Cortázar lo tradujo al castellano en 1953. No fue Cortázar un traductor casual de la obra de Edgar Allan Poe, un profesional al que una editorial encarga un trabajo más. Muy al contrario, Cortázar era un entusiasta del genio estadounidense desde su infancia. La tarea de traducir a Poe, que le llevó nueve meses, la realizó durante unas vacaciones en Italia. Una forma de compaginar placer y trabajo, podría decirse.

Cortázar comenzó a leer a Edgar Allan Poe siendo niño, a los nueve años, en una traducción de Blanco Belmonte. Cortázar recuerda aquella época como algo fascinante y terrible a la vez, pues la lectura de aquellas historias de misterio y terror le provocó terrores nocturnos que no superó hasta bien entrada la adolescencia.

Os dejo uno de los cuentos de Poe, traducido, cómo no, por Cortázar: Cuento de Jerusalén

Sigue leyendo

narrativa_newsletterp

Cuento de Clarín: En el tren

El duque del Pergamino, marqués de Numancia, conde de Peñasarriba, consejero de ferrocarriles de vía ancha y de vía estrecha, ex ministro de Estado y de Ultramar… está que bufa y coge el cielo… raso del coche de primera con las manos; y a su juicio tiene razón que le sobra. Figúrense ustedes que él viene desde Madrid solo, tumbado cuan largo es en un reservado, con que ha tenido que contentarse, porque no hubo a su disposición, por  torpeza de los empleados, ni coche–cama, ni cosa parecida. Y ahora, a lo mejor del sueño, a media noche, en mitad de Castilla, le abren la puerta de su departamento y le piden mil perdones… porque tiene que admitir la compañía de dos viajeros nada menos: una señora enlutada, cubierta con un velo espeso, y un teniente de artillería.

Sigue leyendo

narrativa_newsletterp

Cuento de Maupassant: La mano. Una historia dentro de otra

cuento de maupassant, la mano

Estaban en círculo en torno al señor Bermutier, juez de instrucción, que daba su opinión sobre el misterioso suceso de Saint-Cloud. Desde hacía un mes, aquel inexplicable crimen conmovía a París. Nadie entendía nada del asunto.

El señor Bermutier, de pie, de espaldas a la chimenea, hablaba, reunía las pruebas, discutía las distintas opiniones, pero no llegaba a ninguna conclusión.

Varias mujeres se habían levantado para acercarse y permanecían de pie, con los ojos clavados en la boca afeitada del magistrado, de donde salían las graves palabras. Se estremecían, vibraban, crispadas por su miedo curioso, por la ansiosa e insaciable necesidad de espanto que atormentaba su alma; las torturaba como el hambre.

Sigue leyendo

narrativa_newsletterp

Cuento sobre el hampa de Chester Himes

La noche está hecha para llorar

(Un relato sobre el hampa)

Chester Himes

Preso de una vaga irritación, Piel de Ébano puso su vaso de whisky sobre la barra del bar con un ruido seco. Se volvió con gesto hosco hacia Giglio, este último de color claro y gordo como un lechón bien alimentado, que contaba con una voz estropajosa por el alcohol.

—Después saca una navaja y me pica la espalda. Yo la miro y nada más. Entonces tira el cuchillo y me golpea en la boca con su cartera; sigo mirándola sin moverme. Pero cuando ella levanta el pie y me machaca los callos, la empujo y la tiro al suelo.

Sigue leyendo

narrativa_newsletterp