Cuento de Josefina Pla: La pierna de Severina

Escritora Josefina Pla
Escritora Josefina Pla

Josefina Pla al igual que Rafael Barrett (el autor reseñado anteriormente en Narrativa Breve) no es de nacionalidad paraguaya. Para algunos nació en Canarias el 9 de noviembre de 1903. Otros la radican en Fuerteventura en  1909.

Muy joven, en 1924, se fue a vivir a Asunción, al casarse con el aristócrata de ese país, Julián de la Herrería. La sociedad asunceña la trató mal a su llegada. Le decían “gitana” en todo despectivo. Además, los círculos sociales de la capital guaraní no veían con buenos ojos la desenvoltura con que Josefina se comportaba. Decía lo que pensaba, iba donde quería y elegía sin tapujos a la gente con la cual se rodeaba. Le llovieron los ataques, pero nada se esto la puso temerosa, y continuó ejerciendo el periodismo y concurriendo a talleres de pintura, dos de sus mayores pasiones. En la Guerra del Chaco con Bolivia (la guerra del Chaco, entre Paraguay y Bolivia, se libró desde el 9 de septiembre de 1932 hasta el 12 de junio de 1935, por el control del Chaco Boreal), Josefina Pla dirigió un periódico desde el mismo frente de batalla.

Sigue leyendoCuento de Josefina Pla: La pierna de Severina

narrativa_newsletterp

Cuento de José Santos González Vera: El preceptor bizco

José Santos González Vera

José Santos González Vera (San Francisco del Monte, 17 de septiembre de 1897 – Santiago, 27 de febrero de 1970) fue un escritor chileno que obtuvo el Premio Nacional de Literatura 1950.

La localidad donde nació se conoce hoy como El Monte, a secas, y está a poco tiempo –media hora quizá– de la capital de Chile (Santiago). Cuando cumple apenas once años su familia se traslada a esta y él ingresa en el liceo Valentín Letelier, donde cursa apenas hasta el sexto preparatorio ya que nunca pudo aprobar el grado superior. De ahí deambula por distintos oficios, incluso el de peluquero y lustrador de botas en un club de señores adinerados. Buscando mayor fortuna se cambia a Valparaíso donde se hace anarquista como muchos de sus contemporáneos.

Sigue leyendoCuento de José Santos González Vera: El preceptor bizco

narrativa_newsletterp

Cuento corto de Vicente Rodríguez Lázaro: El poeta de la sangre

 cuento corto, Ciudad Juárez

En Ciudad Juárez, por desgracia, existe un espectáculo macabro que desde hace bastantes años se produce en sus avenidas principales en los momentos de mayor tráfico. De vez en cuando, además con frecuencia, alguien suelta unos “paquetes” horribles sobre las calzadas: Cadáveres ensangrentados, los cuerpos mutilados de las numerosas víctimas de los ajustes de cuentas del narcotráfico y de la violencia desplegada sobre una ciudad ahora maldita, cientos de mujeres desaparecidas, asesinadas y enterradas en el desierto cercano. Como si los dictadores del crimen quisieran recordar de manera constante a la ciudad su hegemonía impuesta a golpe de cuchillo, pistola o metralleta.

Sigue leyendoCuento corto de Vicente Rodríguez Lázaro: El poeta de la sangre

narrativa_newsletterp

Cuento de Abel Espil: Cabo Polonio

Cuento corto

Las sombras empañan sus ojos, el hombre sueña el aleph. En Ariel, todo está recuperado. Es un ser  devenido al todo, lo real  y lo soñado. Es el ayer y lo que tendrá que esperar que llegue.

En la playa La Mansa, la mujer en la noche camina, bebe el vino sentada en la arena, evoca la musicalidad ausente de las olas, un poema olvidado en las sábanas de un cuarto. Despierta de noche. El aire frío de Cabo Polonio le anuncia la llegada del invierno. Es cuando ella se va. Es cuando lo perdido se pierde aún más.

Sigue leyendoCuento de Abel Espil: Cabo Polonio

narrativa_newsletterp

Cuento-fábula de Émile Zola: Una jaula de fieras

 

Una jaula de fieras
Émile Zola. Fuente de la imagen

Émile Zola tuvo genio no sólo para construir obras cumbres de la literatura mundial como Nana y Germinal, sino también para incursionar brevemente en el mundo de la narrativa infantil-juvenil. Usando la fábula como método y género de trabajo, escribió algunos relatos magníficos. Si hubiera persistido en ello, hoy estaría junto a Johan Christian Andersen y los Hermanos Grimm.

Le dejo este cuento titulado “Una jaula de fieras”, donde Zola pone en ridículo la conducta soberbia y feroz de los hombres, al punto que en ciertas ocasiones se muestran más sanguinarios que un león y una hiena.

Sigue leyendoCuento-fábula de Émile Zola: Una jaula de fieras

narrativa_newsletterp

Cuento de Dylan Thomas: Una visita a mi abuelo

Cuento de Dylan Thomas
Cabeza de viejo pescador, de Vicente van Gogh.

Ernesto Bustos Garrido nos recomienda este cuento del escritor galés Dylan Thomas (1914-1953), conocido sobre todo por su poesía. Al final del cuento podemos leer un comentario de Bustos Garrido.

 

Cuento de Dylan Thomas: Una visita a mi abuelo

En medio de la noche me desperté de un sueño colmado de látigos y de lazos largos como serpientes, con diligencias que huían por pasos montañosos y amplios galones borrascosos a través de campos sembrados de cactos, y oí que el viejo, en la habitación vecina, gritaba:

—¡Ea!… ¡Ea!… —haciendo trotar la lengua sobre el paladar.

Era la primera vez que me quedaba en casa de mi abuelo. Las tablas del suelo habían chillado como ratones cuando trepé a la cama, y los ratones que minaban las paredes habían crujido como maderas, como si otro visitante caminara sobre ellos. Era una templada noche de verano, pero las cortinas aleteaban y las ramas golpeaban contra la ventana; yo me había tapado la cabeza con las sábanas, y pronto galopaba, rugiente, por las páginas de un libro.

Sigue leyendoCuento de Dylan Thomas: Una visita a mi abuelo

narrativa_newsletterp

Cuento de fútbol: “El loco cansino”, por Roberto Fontanarrosa

 

cuento de fútbol

De nuevo un cuento de fútbol, ahora de Roberto Fontanarrosa, toda una institución en Argentina. Humorista gráfico y escritor, Roberto Fontanarrosa nació en Rosario en 1944 y falleció en 2007. Autor de masas en Argentina, en España sin embargo nunca ha sido demasiado conocido, pese a que recibió cierta atención por parte de los medios algunos años antes de morir.

Sigue leyendoCuento de fútbol: “El loco cansino”, por Roberto Fontanarrosa

narrativa_newsletterp

Los mejores 1001 cuentos literarios de la Historia: “El corazón delator”, de Edgar Allan Poe

Juan Fernando Sánchez ha seleccionado el cuento “El corazón delator”, de Edgar Allan Poe, que reproduzco con la traducción de Julio Cortázar.

EL CORAZÓN DELATOR, un cuento de Edgar Allan Poe

¡Es cierto! Siempre he sido nervioso, muy nervioso, terriblemente nervioso. ¿Pero por qué afirman ustedes que estoy loco? La enfermedad había agudizado mis sentidos, en vez de destruirlos o embotarlos. Y mi oído era el más agudo de todos. Oía todo lo que puede oírse en la tierra y en el cielo. Muchas cosas oí en el infierno. ¿Cómo puedo estar loco, entonces? Escuchen… y observen con cuánta cordura, con cuánta tranquilidad les cuento mi historia.

Sigue leyendoLos mejores 1001 cuentos literarios de la Historia: “El corazón delator”, de Edgar Allan Poe

narrativa_newsletterp

Los mejores 1001 cuentos literarios de la Historia: “Encender una hoguera”, de Jack London

Escritor Jack London (1876-1919). Fuente de la imagen
 
María Esperanza, creadora del blog La barbarie, cita “Encender una hoguera”, de Jack London (1876-1916), como el mejor cuento del mundo.  Y dice de Jack London que
 

“fue un maestro de la técnica de los cuentos. (Es curioso pero sus novelas siempre me parecieron inferiores: London se destacaba en los cien metros, no en el semifondo.) Si Poe inventó el cuento moderno, London lo perfeccionó, lo afinó como una navaja, y lo dejó ahí listo para que lo agarraran Hemingway, Woolf, y los demás. En un cuento de Jack London nada sobra, nada falta, y no puede cambiarse de él ni una coma. En él se suman una narración al mismo tiempo enérgica y sintética, y una maravillosa descripción de los paisajes helados de Alaska, de su crueldad y de su extremada belleza”. M.E.

El título original del cuento es  “To build a fire”. Es posible que lo encontréis en castellano como “Encender un fuego”. 
 

narrativa_newsletterp

Cuento breve recomendado: “La escopeta”, de Julio Ardiles Gray

Julio Ardiles Gray. Imagen del director de teatro Rodríguez Muñoz

 

“Julio Ardiles Gray fue un escritor y periodista argentino. Su obra, no demasiado conocida, es un ejemplo de gran coherencia narrativa, no sólo por la diversidad de anécdotas, de personajes que desaparecen para reaparecer en otro libro, sino por la estructura común que se proyecta en un mismo clima de alta tensión dramática y poética”.
Pedro Orgambide

El cuento seleccionado es una muestra del viejo tema literario denominado “El viaje en el tiempo”, en el que los sucesos vividos en un tiempo de transcurso y desarrollo aparentemente normal significan en realidad el paso de cientos de años con el consiguiente descoloque del protagonista cuando de ello se percata. En dos de los cuentos populares maravillosos recomendados en esta sección se planteaba este tema: en el japonés EL PESCADORCITO URASHIMA, y en el georgiano LA BELLEZA DE LA VIDA. Aunque perteneciente al mismo tema general, el relato que nos ocupa trata de la actualización -con muchas variantes- de una leyenda medieval conocida como “El monje y el pajarillo”, leyenda que pretendía explicar de alguna manera el misterio teológico de cómo podía ser el gozo de la eternidad y que tuvo amplia repercusión en el mundo occidental. Aparece situada esta antigua leyenda en numerosos monasterios como el cisterciense de Heisterbach, cerca de Bonn, o el benedictino flamenco de Afflighem, y fue recogida en el siglo XII por Jacobo de la Vorágine en su Leyenda Áurea. En España hay dos versiones importantes: la más antigua sitúa la leyenda en el siglo X, en un primitivo monasterio antecedente del actual San Salvador de Leyre (Navarra) y tenía como protagonista el abad de dicho monasterio, San Virila. La otra versión española de la leyenda está ligada a San Ero, abad en el siglo XII del monasterio cisterciense de Armenteira (Pontevedra) y aparece recogida en la Cantiga CIII de Santa María de Alfonso X el Sabio. En todas ellas se cuenta, con ligeras variantes, la misma historia. Un monje se planteaba obsesionado el misterio de la eternidad. En una de sus meditaciones fuera del monasterio se sentó al lado de un arroyo cristalino y a la sombra de un árbol. Un ruiseñor comenzó a cantar, y el canto del pajarillo era de sonido tan agradable y armonioso, que el monje se olvidó del tiempo que pasaba y se quedó embelesado, escuchando aquel maravillosos canto. Cuando despertó todo era distinto, todo había cambiado porque habían trascurrido doscientos o trescientos años.
“La escopeta”, como ya he indicado, es una recreación y transcripción moderna de la vieja leyenda medieval.
Miguel Díez R.

narrativa_newsletterp