La luna roja. Relato corto de Roberto Arlt

luna roja, relato de Robert Arlt

Nada lo anunciaba por la tarde.
Las actividades comerciales se desenvolvieron normalmente en la ciudad. Olas humanas hormigueaban en los pórticos encristalados de los vastos establecimientos comerciales, o se detenían frente a las vidrieras que ocupaban todo el largo de las calles oscuras, salpicadas de olores a telas engomadas, flores o vituallas.

Fulgencio Carranza | Un relato de Antonio Cerezo

cárcel, relato

No sé por qué no me hizo caso. Se lo advertí infinidad de veces. Pero no; tenía que dejarse llevar por sus impulsos, por la influencia de sus amigos. Es cierto que no somos una familia acaudalada, pero tenemos un hogar estable; los niños están en un buen colegio, nos damos ciertos lujos que no cualquiera tiene.

Lluvia. Un relato de Antonio Cerezo

lluvia, relato de Antonio Cerezo

Estaba tendida boca arriba con los ojos muy abiertos regados por la lluvia; mojados un poco también por las lágrimas de su impotencia. La reconoció inmediatamente; cómo no habría de reconocerla si tantas veces la había visto en las canchas. Cómo no habría de reconocer a la campeona nacional de tenis si en muchísimas oportunidades la había admirado por su entrega total en el juego y por su deslumbrante belleza. La tomó por los hombros e intentó calmarla.

3 microrrelatos sobre suicidas

3 microrrelatos sobre suicidas

El suicidio es un tema muy recurrente en la literatura en general y en el microrrelato en particular. A modo de ejemplo, a continuación podéis leer tres buenos microrrelatos sobre suicidas

Dos amigos | Un relato de Maupassant

Dos amigos, Maupassant, cuento

Mientras se paseaba tristemente una clara mañana de enero por el bulevar exterior, con las manos en los bolsillos de su pantalón de uniforme y el vientre vacío, el señor Morissot, relojero de profesión y alma casera a ratos, se detuvo en seco ante un colega en quien reconoció a un amigo. Era el señor Sauvage, un conocido de orillas del río.

Por el camino | Relato corto de Antonio Cerezo

Por el camino, relato corto

«Pese a todo conservaba el paso. Iba rápido pues sentía a sus espaldas el andar presuroso de sus perseguidores. Lo que menos deseaba era ser atrapado. La experiencia anterior había sido terrible: nueve meses de cárcel. ¡Ah! cómo había sufrido. Ese día en que los atraparon a él y a Mario pensó que sus vidas se apagaban: la carrera desesperada, los disparos al aire, la caída. Después llegaron los golpes; cómo dolían aquellos culatazos, las patadas de los gendarmes y los tirones de pelo. El interrogatorio: las cachetadas, los golpes, el hambre, la sed».

El hilo rojo del destino. Un cuento infantil oriental que nunca pasa de moda

hilo rojo del destino, cuento infantil

Según una leyenda oriental, las personas destinadas a conocernos estamos unidos por un hilo rojo invisible, un hilo que se mantiene con el paso del tiempo, atado a los dedos, y que nunca desaparece.
Este hilo une personas que a veces viven en las antípodas y que en principio no tienen nada que ver entre sí.
Pero lo mejor es que leáis el cuento y averigüéis qué fue lo que le pasó a un emperador insensible, que acabó experimentando un profundo cambio…