Relato de humor de Javier Santos Rodríguez: La cantante

la cantante, relato de humor

La primera vez que la oí pensé que no podría resistir vivir en un departamento como el que alquilé ya hace seis meses con toda la pena del mundo, y mírenme ahora; si supiera Raquel en qué enjambre de fastidios se volcó nuestra separación definitiva. Porque es mentira que este es un dos ambientes, ¿no ven?, este lugar es una porquería dividida en dos, con un ventilador de techo que bien gracias

Relato de Ednodio Quintero: Rosa o el esplendor

Cuento de Ednodio Quintero

En esta, mi primera existencia terrenal, al nomás contemplar la silueta grácil de la muchacha de cabellera dorada me prendé de ella. Me enamoré locamente de ella, y quise entrar en su cuerpo para encarnar en su vientre. Quería convertirme en su hijo. Sin embargo, armado de paciencia debería aguardar un año más.

Relato corto de Pedro Benengeli: No estoy de acuerdo

Relato de Pedro Benengeli, No estoy de acuerdo

Acababa de llegar a una soleada ciudad del sur de Europa. Como forastero y proscrito, buscaba hacerme un hueco en estas cálidas tierras de Andalucía que ponderan los poetas y alaban los extranjeros por su gastronomía, su luz y su alegría. Así que, ni corto ni perezoso, me dirigí al bar de al lado con la intención de forjar nuevas amistades. Detrás de la barra me atendió una simpática colombiana casada (al parecer) con el propietario del garito, que más parecía un nido de piratas que otra cosa.

Juanita: la heroína | Cuento de Rafael Garcés Robles

obelisco, cuento, Juanita, heroína

«Las mujeres conservadoras alentaban a sus hombres y bendecían con velas dadas por el cura los machetes, los garrotes y los fusiles Grass, Nanntincher y Remington. Los escasos soldados liberales salieron del pueblo casi a escondidas con machetes, garrotes y herramientas del agro para enfrentar a los godos nacionalistas de Rafael Núñez y de Miguel Antonio Caro»,

Relato en segunda persona del singular del mexicano José Emilio Pacheco: Tarde de agosto

Tarde de verano, relato, José Emilio Pacheco

El relato tradicional está escrito en tercera persona (él, ellos) y en pasado. Menos habitual es la primera persona (yo), ciertamente, muy utilizada en los relatos modernos. Pero otra cosa es la segunda persona (tú), bastante infrecuente.

A modo de ejemplo de cuento narrado en segunda persona del singular, os ofrecemos “Tarde de agosto”, del autor mexicano José Emilio Pacheco, una narración sobre un adolescente, huérfano de padre, que siente devoción por su prima Julia…

Relato corto de Rafael Garcés Robles: Botella amorosa

relato corto, botella

Algunos parroquianos dicen que fue la traición de un gran amor lo que llevó a Alonso al vicio etílico; una de sus amigas habla de un bebedizo dado por una mujer de dudosa reputación; y su sobrina protesta, alega que bebe por un amor imaginario producto del mismo trago; ¡eso si!, todos sabemos que Alonso remata el día en una profunda oscuridad, así como los días terminan en tinieblas

Cuento navideño de Arthur Conan Doyle: El carbunclo azul

cuento de Navidad de Sherlock Holmes

Recuperamos al Sherlock Holmes más navideño, con un relato titulado “La aventura del carbunclo azul”.

Esta historia de Arthur Conan Doyle nos lleva a la época de la Navidad, cuando su famoso detective tiene que investigar un suceso que parte de un incidente callejero que ha dejado dos pistas que seguir: un sombrero en mal estado y una oca que guarda en su interior un carbunclo (que es, recordemos, una piedra preciosa).

La mujer del almacén| Relato breve de Katherine Mansfield

La mujer del almacén, Katherine Mansfield

Era el primer día, luego de un mes de estar juntos, en que no le habíamos oído canturrear aquella canción. Su silencio nos ponía melancólicos. Jim iba junto a mí, blanco de polvo, de la cabeza a los pies. Su rostro parecía el de un payaso y sus ojos negros brillaban más que nunca en esa máscara empolvada; a cada rato, sacaba la lengua para humedecerse los labios.