Dos cuentos muy breves de Manuel Pastrana Lozano

kafka

FE DE ERRORES

Tenía fama por su trabajo ingenioso y divertido para comentar portadas, contraportadas, solapas, agradecimientos, dedicatorias, introducciones, prólogos, epígrafes, citas, notas al pie de página, glosarios, epílogos, anexos, resúmenes, biografías, seudónimos, fe de erratas, incluso las páginas en blanco. Jamás leía los textos completos, escogía sólo algunas hojas al azar, cualesquiera que fuesen su autor o la extensión de la obra. Y cuando escribió su biografía incluyó una fe de errores en la adenda: “En la introducción, donde dice ‘… lo que cuento es verdad pero una parte es mentira’, debe decir: ‘… lo que cuento es mentira pero una parte es verdad’“.

Sigue leyendoDos cuentos muy breves de Manuel Pastrana Lozano

narrativa_newsletterp

Cuento corto de Cees Nooteboom: Góndolas

cuento corto de Cees Nooteboom

“Nooteboom escribe con maestría y maneja con experticia estos “insumos” que forman el andamiaje de su libro. Se muestra como un escritor con gran oficio y sensibilidad, y sabe sobrevivir sutilmente a esa línea siempre delicada y letal para muchos escritores que va desde la inventiva de la ficción, hasta sus experiencias personales”.

Cees Nooteboom, el escritor viajero que aguarda el Nobel

Ernestos Bustos Garrido

Valgan estas líneas como una aproximación a un libro del escritor holandés Cees Nooteboom (La Haya Holanda 1933), candidato en los últimos años, junto a Haruki Murakami, al premio Nobel de Literatura. Sus grandes méritos como narrador, periodista, poeta y ensayista lo han encumbrado a las cimas de la literatura. La obra en cuestión lleva el sugerente título de Los zorros vienen de noche, y es un producto reciente (Siruela 2001). Son ocho relatos donde Nooteboom ha instalado su impronta. Ha construido un mundo que se comunica a través un cordón umbilical que relaciona las historias a través de temas como la muerte, el pasado lejano, el olvido total o parcial, los frustrados reencuentros, la memoria quebradiza, y todo eso que a veces resulta tan viscoso e inquietante, a fuerza de repetirse, y que es la memoria.

Sigue leyendoCuento corto de Cees Nooteboom: Góndolas

narrativa_newsletterp

2 cuentos de la escritora argentina Laura Nicastro

Cuentos de Laura Nicastro

Las revistas literarias de Abelardo Luis Castillo (San Pedro, 1935 – Buenos Aires, 2017) marcaron un época en la vida intelectual de la Argentina entre fines de los 50 y pasados los 80. Hubo tres expresiones de este tipo: El Grillo de Papel, que salió en octubre de 1959 y que fue clausurada por el presidente Arturo Frondizi, al año siguiente de su aparición. Junto a un par más, El Grillo cayó bajo la censura inquisidora del Estado, quien le reprochó ser una publicación subversiva.

Después, casi a renglón seguido, Castillo sacó El Escarabajo de Oro, donde dio cabida a tres o cuatro jóvenes escritoras. El primer manifiesto se hizo con el mismo material del último número de El Grillo de Papel, aquel que fue confiscado cuando éste aún no entraba a prensa.

Sigue leyendo2 cuentos de la escritora argentina Laura Nicastro

narrativa_newsletterp

Historia corta de Rafael Dieste: Acerca de la muerte de Bieito

historia corta de Rafael Dieste

En esta historia corta, Rafael Dieste consigue atraparnos desde el primer párrafo al compartir la duda del personaje narrador: ¿qué pasa si cuando estás portando el ataúd de un amigo sientes que está vivo? No estás seguro, pero así lo crees. Y en esa circunstancia, ¿qué hacer? ¿Decir alegremente “el pobre muerto no está tan muerto”, y arriesgarte a hacer el ridículo…?

Esta es otra narración breve sobre el tema de la muerte, en este caso hilada de tal forma que acabamos por solidarizarnos con el personaje-narrador, incapaz de tomar una decisión en el momento del entierro. 

Sigue leyendoHistoria corta de Rafael Dieste: Acerca de la muerte de Bieito

narrativa_newsletterp

Cuento de Raymond Carver: Mecánica popular

Cuento de Raymond Carver

Aquel día, temprano, el tiempo cambió y la nieve se deshizo y se volvió agua sucia. Delgados regueros de nieve derretida caían de la pequeña ventana -una ventana abierta a la altura del hombro- que daba al traspatio. Por la calle pasaban coches salpicando. Estaba oscureciendo. Pero también oscurecía dentro de la casa.

Él estaba en el dormitorio metiendo ropas en una maleta cuando ella apareció por la puerta.

–¡Estoy contenta de que te vayas! ¡Estoy contenta de que te vayas! –gritó–. ¿Me oyes?

Él siguió metiendo sus cosas en la maleta.

Sigue leyendoCuento de Raymond Carver: Mecánica popular

narrativa_newsletterp

Dos historias en español para niños a partir de cuatro años

Hoy os traemos dos historias en español para niños a partir de cuatro años: “El gato con botas” y “El príncipe rana”. Dos cuentos infantiles que han hecho volar la imaginación de nuestros pequeños.  Al final de cada cuento incluimos un vídeo sobre cada uno de ellos.

El gato con botas narra una historia sobre una herencia dejada por un molinero pobre a sus tres hijos. Estos se reparten dicha herencia (un molino, un asno y un gato), y ahí, claro, comienzan los problemas para el hijo que se ha quedado con el gato. Por suerte, se trata de un gato muy pero que muy astuto…

Sigue leyendoDos historias en español para niños a partir de cuatro años

narrativa_newsletterp

Un cuento de Jorge Ibargüengoitia: La mujer que no

Debo ser discreto. No quiero comprometerla. La llamaré… En el cajón de mi escritorio tengo todavía una foto suya, junto con las de otras gentes y un pañuelo sucio de maquillaje que le quité no sé a quién, o mejor dicho sí sé, pero no quiero decir, en uno de los momentos cumbres de mi vida pasional. La foto de que hablo es extraordinariamente buena para ser de pasaporte. Ella está mirando al frente con sus gran­des ojos almendrados, el pelo restirado hacia atrás, dejando a descubierto dos orejas enormes, tan cerca­nas al cráneo en su parte superior, que me hacen pensar que cuando era niña debió traerlas sujetas con tela adhesiva para que no se le hicieran de papalote; los pómulos salientes, la nariz pequeña con las fosas muy abiertas, y abajo… su boca maravillosa, grande y carnuda. En un tiempo la contemplación de esta foto me producía una ternura muy especial, que iba convirtiéndose en un calor interior y que terminaba en los movimientos de la carne propios del caso. La llamaré Aurora. No, Aurora no. Estela, tampoco. La llamaré ella.

Sigue leyendoUn cuento de Jorge Ibargüengoitia: La mujer que no

narrativa_newsletterp