Cómo convertir cuentos para niños en clásicos de la literatura universal

¿Quién no conoce los cuentos infantiles de Charles Perrault, incluso aunque desconozca que fueron escritos por este autor francés? Todo el mundo ha leído alguna vez “Caperucita Roja”, “El gato con botas”, “La Bella Durmiente del Bosque”, etcétera. Sin embargo, la figura de Perrault sigue siendo desconocida para muchos. Nada que no se pueda solucionar con la atenta lectura de este didáctico análisis de Mª Ángeles Almacellas Bernadó, orientado sobre todo hacia el carácter formativo de esos cuentos que nutrieron nuestra infancia, y que Perrault publicó, por primera vez, no con su firma sino con la de su hijo.

(Fuente del texto e imágenes: Editora Mandruvá) 

Los Cuentos de Charles Perrault

y su Carácter Formativo

Sigue leyendoCómo convertir cuentos para niños en clásicos de la literatura universal

narrativa_newsletterp

Cuento infantil de Hans Christian Andersen: La princesa y el guisante

LA PRINCESA Y EL GUISANTE, un cuento infantil de Hans Christian Andersen

Hace muchísimo tiempo, había un príncipe que buscaba esposa. Tenía menudo problema el joven, pues deseaba casarse con una princesa auténtica. Recorrió el mundo entero y conoció a muchas princesas, pero todas ellas tenían algún aspecto sospechoso que le impedía saber si eran verdaderas.

Por tanto, se dio por vencido y retornó a su reino.

Cierta noche en que una tormenta terrible arreciaba, sintieron que alguien golpeaba en el castillo.

Cuando el sirviente regresó, lo acompañaba una joven empapada que aseguraba ser una princesa.  

Sigue leyendoCuento infantil de Hans Christian Andersen: La princesa y el guisante

narrativa_newsletterp

Cuento corto infantil: “La sirenita”, de Hans Christian Andersen

La sirenita, Hans Christian Andersen, cuento corto infantil,
La sirenita. Ilustración de Anne Anderson. Fuente de la imagen

 LA SIRENITA

(cuento corto infantil)

Hans Christian Andersen

En el fondo del más azul de los océanos había un maravilloso palacio en el cual habitaba el Rey del Mar, un viejo y sabio tritón que tenía una abundante barba blanca. Vivía en esta espléndida mansión de coral multicolor y de conchas preciosas, junto a sus hijas, cinco bellísimas sirenas.

La Sirenita, la más joven, además de ser la más bella poseía una voz maravillosa; cuando cantaba acompañándose con el arpa, los peces acudían de todas partes para escucharla, las conchas se abrían, mostrando sus perlas, y las medusas al oírla dejaban de flotar.

La pequeña sirena casi siempre estaba cantando, y cada vez que lo hacía levantaba la vista buscando la débil luz del sol, que a duras penas se filtraba a través de las aguas profundas.

Sigue leyendoCuento corto infantil: “La sirenita”, de Hans Christian Andersen

narrativa_newsletterp

Cuento de Oscar Wilde: El gigante egoísta

el gigante egoísta

Cada tarde, a la salida de la escuela, los niños se iban a jugar al jardín del Gigante. Era un jardín amplio y hermoso, con arbustos de flores y cubierto de césped verde y suave. Por aquí y por allá, entre la hierba, se abrían flores luminosas como estrellas, y había doce albaricoqueros que durante la Primavera se cubrían con delicadas flores color rosa y nácar, y al llegar el Otoño se cargaban de ricos frutos aterciopelados. Los pájaros se demoraban en el ramaje de los árboles, y cantaban con tanta dulzura que los niños dejaban de jugar para escuchar sus trinos.