Cuento de Washington Irving: El truhán

Cuento, Washington Irving, El truhán
Washington Irving. Fuente de la imagen

Cuento de Washington Irving: El truhán

Después de haber redactado las anteriores páginas sobrevino un incidente que causó una ligera tribulación en la Alhambra y que entristeció la interesante fisonomía de Dolores. Esta señorita sentía esa natural pasión de mujer por los animales domésticos de todas clases; y, efecto de su bondadoso carácter, había poblado de los que le eran predilectos uno de los patios ruinosos de la Alhambra. Un arrogante pavo real, con su hembra, parecía como que estaba ejerciendo soberanía sobre otros hermosos pavos, cacareadoras gallinas de Guinea y una bandada de pollos y gallinas comunes. Pero el principal deleite de Dolores fue mucho tiempo un par de pichones que habían entrado ya en el sagrado estado del matrimonio, sustituyendo en el cariño de la joven a una gata maltesa con sus gatitos.

Sigue leyendoCuento de Washington Irving: El truhán

narrativa_newsletterp

Así nació ‘Cien años de soledad’

 

Gabriel García Márquez, Cien años de soledad
Remedios

 

El siguiente es el cuento embrión de “Cien años de soledad”.

(Leer la primera parte de este post: “Los inicios literarios de Gabriel García Márquez”, de Ernesto Bustos Garrido).

 

La hija del coronel

Gabriel García Márquez

(Apuntes para una novela)

 

El Heraldo/Barranquilla 13 junio 1950

 

Soy escritor por timidez.

Mi verdadera vocación es la del prestigiador,

pero me ofusco tanto tratando de hacer un truco,

que he tenido que refugiarme

en la soledad de la literatura.

G.G. Márquez

 

Ella siguió de pie todo el tiempo, sin moverse, hasta cuando los pies se le adormecieron y comenzaron a dolerle las rodillas. Después, cuando el sacerdote descendió del púlpito, el coronel se puso de pie y la niña no sintió más el adormecimiento ni los dolores, no porque se hubiera movido de su sitio, sino porque cuando el sacerdote dejó de hablar y su padre se puso de pie, la niña creyó que la misa había concluido. En las misas siguientes, Remedios ya sabía, sin haberlo preguntado, que durante el sermón debía sentarse en el escaño que le quedaba enfrente, pero sin llevar la almohadilla.

Sigue leyendoAsí nació ‘Cien años de soledad’

narrativa_newsletterp

Cuento fábula de Edgar Allan Poe: Silencio

Cuento (fábula) de Edgar Allan Poe: Silencio 

Ευδουσιν δ’ όρκων κορυφαˆ τε καˆ φαράγες
Πρώονες τε καˆ χαράδραι
(Las crestas montañosas duermen; los valles,
los riscos y las grutas están en silencio.)
(ALCMÁN [60(10), 646])

Escúchame —dijo el Demonio, apoyando la mano en mi cabeza—. La región de que hablo es una lúgubre región en Libia, a orillas del río Zaire. Y allá no hay ni calma ni silencio.

Sigue leyendoCuento fábula de Edgar Allan Poe: Silencio

narrativa_newsletterp

Cuento de Alice Munro: Las niñas se quedan

En su vida cotidiana, Brian era una persona mucho más teatral que Jeffrey. Se hacía con sus clases a base de mantener en marcha el carrusel de chistes y tonterías, desarrollando el mismo papel, pensaba Pauline, que interpretaba ante sus padres. Se hacía el tonto, salía airoso de las supuestas humillaciones de las que era objeto e intercambiaba insultos. Era un fanfarrón en pro de una causa justa; un fanfarrón indestructible, alegre y arlequinesco.

LAS NIÑAS SE QUEDAN, un relato corto de Alice Munro

Hace treinta años, una familia pasaba las vacaciones en la costa este de la isla de Vancouver. Un padre y una madre jóvenes, sus dos hijas pequeñas y un matrimonio mayor, los padres del marido.

Sigue leyendoCuento de Alice Munro: Las niñas se quedan

narrativa_newsletterp

Cuento de Patricia Highsmith: La coqueta

Cuento, Patricia Highsmith, La coqueta

Cuento de Patricia Highsmith: La coqueta

Había una vez una coqueta que tenía un pretendiente del cual no podía librarse. El se tomaba en serio sus promesas y declaraciones y no quería dejarla. Se creía hasta sus insinuaciones. Esto la irritaba, porque estorbaba sus buenas relaciones eventuales y los regalos, halagos, flores, cenas y demás que podría obtener de ellas.

Sigue leyendoCuento de Patricia Highsmith: La coqueta

narrativa_newsletterp

Cuento de Flannery O’Connor: El tren

Cuento de Flannery O'Connor
Fuente de la imagen

Relato corto de Flannery O’Connor: El tren

De tanto pensar en el camarero casi se había olvidado de la litera. Le tocaba una de arriba. El hombre de la estación había dicho que podía darle una de las de abajo y Haze le había preguntado si no tenía de las de arriba. Al acomodarse en el asiento, Haze se había fijado en que, encima de su cabeza, el techo era redondeado. Ahí estaba la litera. Bajaban el techo y ahí estaba, y para subirte tenías que usar una escalera. No había visto ninguna escalera por ahí; supuso que las guardarían en el armario. El armario estaba justo por donde se entraba. Cuando se subió al tren había visto al camarero de pie, delante del armario, poniéndose la chaqueta del uniforme. Haze se había parado justo en ese instante, justo donde estaba.

Sigue leyendoCuento de Flannery O’Connor: El tren

narrativa_newsletterp

Cuento de Mark Twain: El cuento del niño malo

Os presento una historia presuntamente infantil de Mark Twain: “El cuento del niño malo”. Escribo “presuntamente” porque Twain se aparta voluntariamente –incluso con nocturnidad y alevosía, diría yo– de muchos libros en los que los personajes son niños para así ofrecernos una historia “a la contra”.

Trataré de explicarme. ¿Recordáis el inicio de El guardián entre el centeno, de J.D. Salinger? Pues si no lo recordáis, os lo refresco:

Sigue leyendoCuento de Mark Twain: El cuento del niño malo

narrativa_newsletterp