Microrrelato de Miguel Bravo Vadillo: Sanguijuelas

Anabel y Luis llevan diez años casados, viven en un piso hipotecado y son donantes de sangre. Luis era reacio a hacerse donante, pero su mujer lo convenció. Anabel es una buena persona a la que nada le parece más importante que salvar vidas humanas, y eso que se considera a sí misma una mujer moderna y laica. Su lema siempre ha sido Haz el bien y no mires a quien. Anabel no lee la Biblia, claro, y por eso no ha podido leer aquel versículo del Eclesiástico que reza “Si haces el bien, mira a quién lo haces, y por tus beneficios recibirás favor” (Si 12, 1; palabra de Dios).

Microrrelatos de Daniel Rivallo

 

PANTA REI

Se acercó al río y decidió entrar en él sin conocer la vieja sentencia de Heráclito. Nadó a través de un tiempo inalterable e inmóvil y ya cuando braceaba para alcanzar la orilla quedó atrapado en el limo viscoso. Desde un ángulo impreciso, otro bañista, en el mismo momento, volvía a sumergirse en aquellas aguas frías. El tiempo se desperezó y el agua del río cambió antes de que el sedimento engullera la última explosión de oxígeno del primer nadador. Ninguno de los dos se bañó dos veces en el mismo río.

Sigue leyendo

narrativa_newsletterp

Dos microrrelatos alemanes

Microrrelato de Bertolt Brecht: Muerte de una mujer piadosa

La hermana de mi abuela era muy piadosa. Tenía una renta anual de cuatrocientas coronas y una habitación en casa de su hermana, mi abuela. Entregaba a ésta todo su dinero y de ese dinero se compraba lo que ella necesitaba. Además ganaba una suma adicional tejiendo medias, a 25 ores el par. Esa ga­nancia la destinaba a los pobres. Nunca usaba joyas, ni siquiera un broche. Usó el mismo vestido durante treinta años. En la segunda mitad de su vida aprendió, sin profesores, griego y latín; pero aun así continuó viviendo con sólo dos libros: una biblia y un pequeño catecismo. Llegó a los 85 años; pero su lucha contra la muerte duró tres días enteros. En su delirio hablaba mucho de Napoleón, a quien había admirado en su juventud. Además, continuamente intentaba rezar, pero había olvidado las palabras del Padrenuestro. Eso la hacía sufrir mu­cho. Aquella muerte terminó con el resto de mi fe en Dios.

Sigue leyendo

narrativa_newsletterp

Microrrelatos de Francesc Barberá Pascual

microrrelatos de Francesc Barberá Pascual

Una nueva tanda de microrrelatos, en esta ocasión del mismo autor, Francesc Barberá Pascual, que ha consagrado su talento literario a la creación de piezas narrativas muy breves.

A continuación podéis leer cinco de sus microrrelatos y, como colofón, cuatro minificciones ultrabreves. Ninguno de ellos os dejará indiferentes.

Barberá ha publicado recientemente El hombre que cabía en la palma de su mano (Unaria, 2017), ilustrado por Riki Blanco.

Sigue leyendo

narrativa_newsletterp

El poeta irreverente, un microrrelato de Manuel Pastrana Lozano

Aquel día, como era habitual, salió de su casa al atardecer y caminó sin prisa hasta el café cercano frecuentado por él desde hacía mucho tiempo. Le pareció extraño que a esa hora el lugar permaneciese aún desierto y mal iluminado. Ordenó lo de costumbre: el café cortado y el vaso de agua. Le costó reconocer a la camarera, parecía no ser la misma, sin su sonrisa  contagiosa y conversación amena.

Microrrelato de Manuel Pastrana Lozano: Otras tierras

Cuando despertó, luego de una noche que le pareció más larga que lo habitual, vio que el río cercano ahora era tan sólo un cauce completamente seco, como un río que nunca hubiese existido. Vislumbró apenas lo que pensó era un sol que se mantenía inerte, sin su energía cegadora, una extraña forma desconocida suspendida en el espacio.

3 historias cortas de Rafael Midence Ávila

3 historias cortas de Rafael Midence Ávila

Después de que centenares de lágrimas le laceraran las mejillas, tomó un objeto de debajo de su cama. Lentamente acercó la pequeña pistola calibre 22 a su sien. Se situó frente a la ventana que daba a la calle Los poetas muertos. El pianista al que un dictador fascista (de apellido italiano) le mandó a cortar las manos vendía globos en el parque de Los Truenos, donde, un viejo y desdentado perro callejero luchaba por devorar un hueso putrefacto

Microrrelato de Manuel Pastrana Lozano: Leyendo en el balcón

Leyendo en el balcón es un microrrelato que se nutre de otras lecturas: Marco Denevi y Julio Cortázar. Una tarde, al terminar su jornada, el joven decide ir hasta la casa, conocer a la mujer y también, curioso, preguntarle por el libro que lee con tanto interés. Toca el timbre varias veces, la casa permanece a esa hora en una mudez extraña. La puerta, mal cerrada, permite empujarla suavemente y entrar en ella sin hacer ruido.

Microrrelato de Fredric Brown: Reconciliación

Microrrelato de Fredric Brown

 

Autor de ciencia ficción, hombre sin demasiado éxito en vida, bebedor, corrector de pruebas, cultor de la literatura pulp, creador de narraciones con humor, misterio y en muchas ocasiones un final sorprendente, escritor al en alza hoy día… Con todos ustedes, Fredric Brown.

 

Microrrelato de Fredric Brown: Reconciliación

Afuera, la noche era silenciosa y estrellada. En el salón de la casa se respiraba un ambiente tenso. El hombre y la mujer que allí estaban se contemplaban con odio, a unos pocos metros el uno del otro.

El hombre tenía los puños cerrados como si debiera utilizarlos, y los dedos de la mujer estaban separados y curvados como garras, pero ambos mantenían los brazos rígidamente estirados a lo largo de su cuerpo. Eran seres civilizados.

Ella habló en voz baja:

–Te odio –dijo–. He llegado a odiar todo lo que te concierne.

Sigue leyendo

narrativa_newsletterp

2 microrrelatos de Antonio Di Benedetto

 

2 microrrelatos, Antonio di Benedetto

Antonio Di Benedetto (1922–1986), escritor y periodista argentino, autor de libros como Mundo animal (cuentos), Zama o Los suicidas (novelas). Su obra, muy personal, es sensorial, poética y en ocasiones busca el absurdo. Es una de las voces argentinas más prestigiosas del pasado siglo. Autores como Jorge Luis Borges y Roberto Bolaño confesaron su admiración por él. En su faceta de periodista fue subdirector del diario Los Andes y corresponsal de La Prensa.

El 24 de marzo de 1976, horas después del golpe de estado, fue secuestrado por el ejército. Pasó un año y medio en la cárcel. El autor se quejaba amargamente de que ni siquiera supo por qué había sido secuestrado y llevado a prisión.

Sigue leyendo

narrativa_newsletterp