Cuento breve recomendado: El zorro que se aprovechó del poderío del tigre

El tigre buscaba todo tipo de animales para alimentarse. En una oportunidad atrapó a un zorro.

El zorro dijo: “¡Usted no se atreverá a comerme! El emperador del cielo me envió para que fuese el rey de todas las bestias. Si usted me come hoy, ¡violará el mandato del emperador del cielo! Si usted no me cree, yo caminaré adelante y usted me sigue detrás. Las bestias al verme, ¿no se atreverán a huir?”.

Cuento breve recomendado: “El águila y el pastor”, de Gabriel Miró

cuento, Gabriel Miró
Gabriel Miró. Fuente de la imagen

“Se suele incluir a Gabriel Miró dentro del grupo novecentista, cómoda etiqueta puesta a una serie de escritores que, no poseyendo rasgos estilísticos comunes, se dieron a conocer en la década 1915-25. En este supuesto grupo, junto a Valle-Inclán, Ortega, D’Ors y Pérez de Ayala, se coloca a M., cuya obra arranca del modernismo poético pero con unas notas tan propias, con un mundo novelesco tan sui generis, que no deja resquicio a una posible fusión con el resto de sus coetáneos. Considerada su obra en conjunto, novelas y relatos, podríamos incluirla dentro de un posmodernismo impresionista fuertemente sensorial. Miró es un auténtico poeta en prosa, un formidable paisajista y un hombre profundamente enamorado de su tierra. Le atrajo el mundo mediterráneo en su plenitud y lo describe como un inmenso panorama sin perspectiva, siempre sugerente y horizontal, como un cuadro de los primitivos italianos, lleno de color suavemente matizado por la intensidad cegadora de la luz”.

P. Correa Rodríguez

Sigue leyendoCuento breve recomendado: “El águila y el pastor”, de Gabriel Miró

narrativa_newsletterp

Cuento breve recomendado: “El héroe”, de Rabindranath Tagore

Madre, figúrate que vamos de viaje, que atravesamos un país extraño y peligroso.

Yo monto un caballo rubio al lado de tu palanquín.

El sol se pone; anochece. El desierto de Joradoghi, gris y desolado, se extiende ante nosotros.

El miedo se apodera de ti y piensas: ‘¿Dónde estamos?’

Pero yo te digo: ‘No temas, madre’.

Cuento breve recomendado: “La gallina”, de Clarice Lispector

Clarice Lispector, cuento
Escritora Clarice Lispector

“Estúpida, tímida y libre. No victoriosa como sería un gallo en fuga. ¿Qué es lo que había en sus vísceras para hacer de ella un ser? La gallina es un ser. Aunque es cierto que no se podría contar con ella para nada. Ni ella misma contaba consigo, de la manera en que el gallo cree en su cresta. Su única ventaja era que había tantas gallinas, que aunque muriera una surgiría en ese mismo instante otra tan igual como si fuese ella misma”.

Sigue leyendoCuento breve recomendado: “La gallina”, de Clarice Lispector

narrativa_newsletterp

Cuento breve recomendado: “La tristeza”, de Rosario Barros Peña

El profe me ha dado una nota para mi madre. La he leído. Dice que necesita hablar con ella porque yo estoy mal. Se la he puesto en la mesilla, debajo del tazón lleno de leche que le dejé por la mañana. He metido en el microondas la tortilla congelada que compré en el supermercado y me he comido la mitad.

Cuento breve recomendado (8): “Génesis, 2”, de Marco Denevi

Imaginad que un día estalla una guerra atómica. Los hombres y las ciudades desaparecen. Toda la tierra es como un vasto desierto calcinado. Pero imaginad también que en cierta región sobreviva un niño, hijo de un jerarca de la civilización recién extinguida. El niño se alimenta de raíces y duerme en una caverna. Durante mucho tiempo, aturdido por el horror de la catástrofe, sólo sabe llorar y clamar por su padre.

Cuento breve recomendado: “El otro yo”, de Mario Benedetti

el otro yo

Se trataba de un muchacho corriente: en los pantalones se le formaban rodilleras, leía historietas, hacía ruido cuando comía, se metía los dedos a la nariz, roncaba en la siesta, se llamaba Armando Corriente en todo menos en una cosa: tenía Otro Yo.
El Otro Yo usaba cierta poesía en la mirada, se enamoraba de las actrices, mentía cautelosamente , se emocionaba en los atardeceres. Al muchacho le preocupaba mucho su Otro Yo y le hacía sentirse incómodo frente a sus amigos. Por otra parte el Otro Yo era melancólico, y debido a ello, Armando no podía ser tan vulgar como era su deseo.