El deporte no perdona

Contador, si se confirma –espero que no– su propensión al dopaje –y por ende a las narraciones fantásticas–, puede ser inhabilitado por ¿cuánto, dos años? En el caso del francés el asunto se agrava: no podrá jugar hasta que cumpla 120 años. ¡Un drama lo suyo! Porque, puestos a elegir, es mucho más llevadero subirse a una bicicleta a los 30 años para atravesar Francia en un tour sembrado de curvas y cuestas que correr tras un balón –también en territorio francés– con la edad de un patriarca bíblico.

Que 25 años no son nada

El pasado sábado compartí un “encuentro de la recuperación de la memoria académica” con setenta ex compañeros y profesores del colegio San Antonio de Padua de Cáceres, acto que hace un par de semanas celebré desde esta esquina de prensa con una mezcla de aversión y entusiasmo.

Paul Newman

A principios de año recibíamos la noticia de que Paul Newman dejaba el cine. En realidad lo que estaba dejando era la vida. Y qué vida, por cierto. El actor octogenario ha sabido labrarse una biografía que haría las delicias de cualquier hombre con ganas de comerse el mundo. Una biografía, eso sí, con luces y sombras.