Mis textos

El oficio de escribir

Muchas veces reducida en el subconsciente colectivo al género de la novela, la literatura pasa por ser con frecuencia una disciplina artística cuyo mayor objetivo –cuando no el único– es el de contar una historia que entretenga al lector o que le ayude a conciliar el sueño. Aquellos tiempos de ensoñaciones en los que se pensaba que la literatura podía cambiar el mundo quedan muy lejanos…

Leer más »

El mundo perdido de Isaac Bashevis Singer

  EL MUNDO PERDIDO DE ISAAC BASHEVIS SINGER Francisco Rodríguez Criado [1] (Artículo escrito y publicado en la revista de literatura judía Raíces en 2004)   Con motivo del centenario del nacimiento de Isaac Bashevis [2] Singer (1904-1991), al que llevo estudiando desde hace años, me permito reflexionar sobre lo poco que se habla de él en los

Leer más »

Un final inmerecido

Vino al mundo con el estigma de un personaje de novela de Dickens, pero como en la Londres dickensiana no había hueco ese 22 de mayo de 1937 decidió nacer en Buenos Aires, un día antes de que su padre abandonara el hogar. Hijo de la calle, a los nueve años se escapó de casa y vagó durante cuatro meses por el inhóspito y ancho mundo, hasta que consiguió colarse en la Casa Rosada para pedirle a Perón y a Eva Duarte que le dieran trabajo.

Leer más »

La España de Suárez

La muerte de Adolfo Suárez, primer presidente de la democracia tras la dictadura de Franco, ha movilizado estos días a los medios de comunicación, muy activos en glosar su figura –salvo excepciones– en términos muy positivos. Ahora bien, etiquetas como “el gigante de la transición española” vienen a demostrar que no solo al ex presidente le fallaba la memoria. No lo olvidemos: Suárez fue un presidente prestigioso –por así decirlo– solo a nivel póstumo. Cuestionado por todos, ninguneado o petardeado por muchos, zancadilleado una y otra vez, fue un gigante de los buenos deseos y de la búsqueda de la reconciliación nacional, sí, pero a fin de cuentas un gigante con los pies de barro a quien le obsesionaba lo imposible: unir a un país virtual como España sin otro denominador común que su afán de desunión.

Leer más »

El diario Down: Crucigramas

Bueno, ponerse malo sí puede, lo que no puede es curarse. Verá, doctor, lo que realmente me gustaría es irme a casa de mi madre para que me cuide, que me cuide como cuando era un niño y tenía unas décimas de fiebre y entonces yo no me levantaba de la cama en un par de días, porque no tenía perros, ni mujer ni hijos, ni facturas que pagar, solo tenía fiebre, que no es poca cosa.

Leer más »

El Diario Down: El bálsamo de las palabras

Los días siguientes al nacimiento de Francisco los recuerdo como una pesadilla, como si yo fuera un personaje de cuento de Horacio Quiroga inmerso en la selva de la adversidad, presa de un entorno endiablado que conspiraba contra mí.
Pasaba los días entre el hospital, el supermercado y la farmacia, y el poco rato libre de que disponía para dormir lo empleaba tratando de buscar un lugar de acogida provisional para la fogosa Betty (40 kilos de cruce de mastín y labrador), a quien no puedo dejar sola en casa por la noche porque sufre ansiedad por separación (en esta vida todos sufrimos algún tipo de patología, querido mío).

Leer más »
Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInPin on PinterestEmail this to someonePrint this page

Deja un comentario

Límite de tiempo se agote. Por favor, recargar el CAPTCHA por favor.