plumas estilográficas

Mis textos

Entrevista a Eloy M. Cebrián

Al principio los premios literarios eran mi acicate principal. Luego dejé aparcada esa faceta de mi actividad. La ansiedad que me creaba, junto con la frustración creciente, estaban perjudicando gravemente mi prosa y mi inventiva. Me di cuenta de que empezaba a escribir pensando en premios y en jurados, lo que iba en detrimento de la calidad de mi trabajo y de mi disfrute personal. Sin embargo, he descubierto que un premio literario no ganado puede ser un buen trampolín para que una editorial se fije en una novela y decida publicarla.

Leer más »

La inteligencia fracasada

En La inteligencia fracasada. Teoría y práctica de la estupidez, José Antonio Marina analiza la actitud de esas personas que, pese a su notable inteligencia, eligen el peor de los caminos. “Una persona muy inteligente malogra su vida por un comportamiento muy estúpido”, anota Marina. Las tesis defendidas en este ensayo podrían ser aplicadas a Rosa Díez, una mujer inteligente que ha decidido malograr su vida (política) por una obstinación que roza la estupidez

Leer más »

Microrrelatos al viento

Porque probablemente la característica más específica del género del microrrelato sea precisamente esta -como hemos indicado unas líneas más arriba- la seña de identidad, asimismo, más distintiva del siglo XX: el mestizaje entre los géneros, las artes, las disciplinas. Y así el microrrelato, que coquetea con el relato propiamente dicho, pero también con el poema, la prosa poética, el aforismo, la greguería, la máxima, el haiku, el artículo periodístico


Leer más »

Obesidad por cercanía

Ciertos trabajos de investigación no dejan de sorprenderme. La revista Health and Place, sin ir más lejos, publicó hace poco un documento que venía a demostrar que los niños que viven cerca de locales de comida rápida tienen mayor riesgo de obesidad. La primera pregunta que me surge es qué niño de ciudad no vive hoy día cerca de un establecimiento de comida rápida, y la segunda es en qué medida puede influir esa cercanía en el sobrepeso. Por esta regla de tres, los niños que viven próximos a La Masía tienen más posibilidades de convertirse en futbolistas profesionales que aquellos que viven, pongamos, en las inmediaciones de una fábrica de abanicos.

Leer más »

Optimismo a la carta

El fútbol –y esta es una de sus grandes virtudes– no se presta a teorías vanguardistas. Para tal menester se inventaron artes como el cine, la literatura o la pintura: para hacer espeleología en ese oscuro mundo de las ideas donde el éxito no viene determinado por las rígidas matemáticas. Pero el fútbol, como los negocios, se rige por números, y no priman en última instancia las ideas sino los resultados. Perder, por mucho que se empeñe Simeone, no es el camino ideal para ganar. Los millones de personas que acuden cada fin de semana a las canchas de fútbol para ver ganar a sus equipos no pueden estar equivocados.

Leer más »

Mars One a la deriva

Bas Lansdorp no puede fracasar del todo, pues aunque no logre enviar ni un hámster a Marte, ya ha conseguido incendiar, gracias a la ficción, la mente de numerosas personas tan aburridas como él de habitar este planeta. Sin ir más lejos, un amigo mío, un hombre inteligente y con recursos económicos, me confesó en cierta ocasión que no tendría problemas en participar en el proyecto Mars One si no fuera porque tiene mujer e hijos

Leer más »

Deja un comentario

Límite de tiempo se agote. Por favor, recargar el CAPTCHA por favor.