Microrrelato de Ana Añón: La sopa

La culpa fue de Felipe. Nos habíamos saltado otras veces la regla de no jugar en la cocina, pero aquel día, además, se le ocurrió hacer palanca con la cuchara. El elefante salió volando hasta caer en la cazuela donde hervían los fideos. ¡Cataplum! A mí me entró la risa, que se hizo incontrolable cuando vi cómo Felipe trataba de rescatar a Orejotas con el colador antes de que volviera la señora Valenzuela. Al poco la oímos llegar por el pasillo. Yo escondí los zulúes debajo de la servilleta y el jeep Cherokee entre mis pies. Felipe volvió a sentarse a la mesa.

Microrrelato de Ana Añón Roig: Insumisión

INSUMISIÓN Ana Añón Roig El escritor se encontraba frente al ordenador escribiendo el último capítulo de la que sería, sin duda, su mejor novela. Robert debía morir, no había otro final posible. Pero entonces sintió las primeras patadas. Una contracción le apartó del teclado, con la llegada de la segunda trató de respirar rítmicamente y al … Sigue leyendo