Opiniones de un corrector de estilo: Hasta que el Barça no marca el gol de la victoria

Messi, Xavi e Iniesta, jugadores del Barça.
Messi, Xavi e Iniesta, jugadores del Barça. Fuente de la imagen

Opiniones de un corrector de estilo (31): Hasta que el Barça no marca el gol de la victoria

A la hora de escribir, uno de los errores más habituales (y molestos, aunque el autor no se percate de ello) es comunicar lo contrario de lo que se pretende. El asunto se agrava cuando toda la sociedad al completo -salvo honrosas excepciones- se expresa erróneamente, dando así involuntaria legitimidad al gazapo lingüístico. 

Esto ocurre, por ejemplo, en esas oraciones en las que se cuela un “no” polizón y desvergonzado que viene a trastocar la intencionalidad de nuestras palabras. Un “no” que los más listos de la clase definen como no expletivo. Cada vez que leo o escucho “hasta que no” me pongo en alerta: basta seguir leyendo o escuchando la frase en cuestión para confirmar que estoy ante un flagrante (ojo: no confundir con “fragante”) delito gramatical.

Como siempre, pondré un ejemplo:

Sigue leyendoOpiniones de un corrector de estilo: Hasta que el Barça no marca el gol de la victoria

narrativa_newsletterp

Morir de éxito

Guardiola se marcha para descansar de esa espada de Damocles que supone conseguir todo lo que uno se propone. Han sido cuatro años muy duros sin espacio para la frustración, para el fracaso, para las dudas existencialistas. Si en vez conseguir trece títulos, hubiera conseguido solo dos o tres, Guardiola no estaría cansado, no estaría vacío, no estaría preparando su exilio a Inglaterra.