El lenguaje del planeta

Nuestra desazón e impotencia no pueden ser mayores: la malhumorada naturaleza escribe los capítulos de la novela apocalíptica de la que somos obligados personajes y nosotros nos limitamos a ponerles el título. Antes fueron Katrina, Isaac, Michael, ahora Yolanda. Nombres humanos que intentan, sin éxito, tranquilizar a bestias cada vez más inhumanas.