Opiniones de un corrector de estilo: Adiós a las comillas de sargento

comillas de sargento
Galones de sargento. Fuente de la imagen

Opiniones de un corrector de estilo (24): Adiós a las comillas de sargento

Usamos las comillas para indicar dónde empieza y dónde termina una cita. De esta manera alertamos de que el texto en cuestión ha sido dicho o escrito por un tercero. Ejemplos:   

Pedro me dijo: «Yo no he tenido la culpa». 

Como escribió Martín Lutero, «El pensamiento está libre de impuestos». 

Sigue leyendo

narrativa_newsletterp