Un cuento indio de Jhumpa Lahiri

Jhumpa Lahiri es una escritora india de padres bengalíes, nacida en Londres el 11 de julio de 1967. Jhumpa, sin embargo, creció en Rhode Island (Estados Unidos), donde se trasladaron sus padres cuando ella cumplía apenas dos años. Estudió lengua inglesa; también escritura creativa y literatura comparada en la Universidad de Boston. Posteriormente, realizó un doctorado en Estudios Renacentistas.

Cuento de Haruki Murakami: Sobre encontrarse a la chica 100% perfecta una bella mañana de abril

cuento de Haruki Murakami
Fuente de la imagen

Los relatos de Haruki Murakami nadan entre la soledad y ansia de amor que destilan sus personajes enmarcados en situaciones oníricas, surrealistas, que hacen que sus historias sean tan atrayentes y su estilo tan personal.

En El hombre de hielo, fiel reflejo de su personalidad literaria, narrado en primera persona, la protagonista, cuyo nombre no es revelado, nos conduce a un extraño pasado donde el azar, conjurado humorísticamente por Haruki en un hotel para esquiadores, hizo que conociera a un hombre de hielo. El comienzo del relato no puede ser más categórico: “Me casé con un hombre de hielo”. Luego, todo el tiempo para destejer esta madeja helada hasta el irónico y lógico final.

Cuento de Haruki Murakami: Sobre encontrarse a la chica 100% perfecta una bella mañana de abril

Una bella mañana de abril, en una callecita lateral del elegante barrio de Harajuku en Tokio, me crucé con la chica 100% perfecta.

A decir verdad, no era tan guapa. No sobresalía de ninguna manera. Su ropa no era nada especial. En la nuca su cabello tenía las marcas de recién haber despertado. Tampoco era joven –debía andar alrededor de los treinta, ni si quiera cerca de lo que comúnmente se considera una “chica”. Aún así, a quince metros sé que ella es la chica 100% perfecta para mí. Desde el momento que la vi algo retumbó en mi pecho y mi boca quedó seca como un desierto. Quizá tú tienes tu propio tipo de chica favorita: digamos, las de tobillos delgados, o grandes ojos, o delicados dedos, o sin tener una buena razón te enloquecen las chicas que se toman su tiempo en terminar su merienda. Yo tengo mis propias preferencias, por supuesto. A veces en un restaurante me descubro mirando a la chica de la mesa de al lado porque me gusta la forma de su nariz.

Sigue leyendoCuento de Haruki Murakami: Sobre encontrarse a la chica 100% perfecta una bella mañana de abril

narrativa_newsletterp

Cuento breve recomendado: “Las islas”, de Orhan Pamuk

 

Orhan Pamuk
Orhan Pamuk. Fuente de la imagen

¡Escribo porque quiero hacerlo, con toda el alma! Escribo porque a diferencia de otros, no me siento a gusto con un trabajo común y corriente. Escribo para que libros como los míos sean escritos y para poderlos leer. Escribo porque estoy molesto con ustedes, con todo el mundo. Escribo porque me complace enormemente sentarme en un cuarto a escribir sin descanso. Escribo porque solamente modificando la realidad puedo soportarla. Escribo para que el mundo entero sepa cómo yo, cómo nosotros en Estambul y en Turquía hemos vivido y vivimos. Escribo porque amo el olor del papel, de la pluma y de la tinta. Escribo porque creo más en la literatura, en el arte de la novela, que en cualquier otra cosa. Escribo porque es un hábito, una pasión. Escribo porque tengo miedo de ser olvidado. Escribo porque me gusta la celebridad y toda la notoriedad que el escribir conlleva. Escribo para estar solo. Escribo en la esperanza de entender por qué estoy furioso con ustedes, con todos. Escribo porque me gusta ser leído. Escribo para terminar de una vez por todas estas novelas, este texto, esta página que en algún momento comencé a escribir. Escribo porque todos esperan que escriba. Escribo porque tengo una fe infantil en la inmortalidad de las bibliotecas y en el lugar que mis libros tendrán en los estantes. Escribo porque la vida, el mundo, todo es increíblemente bello y maravilloso. Escribo porque gozo traduciendo en palabras toda la belleza y la opulencia de la vida. Escribo, no para contar historias sino para construir historias. Escribo para liberarme del sentimiento de que siempre existe un lugar al que -como en una pesadilla- jamás podré llegar. Escribo porque nunca he conseguido ser feliz. Escribo para ser feliz.

Orhan Pamuk

 

Sigue leyendoCuento breve recomendado: “Las islas”, de Orhan Pamuk

narrativa_newsletterp