Cuento breve recomendado: “Tiempo de ánimas”, de Emilia Pardo Bazán

Tiempo de ánimas, cuento de Emilia Pardo Bazán

La mayoría de sus cuentos son realistas y cuando aparece lo fantástico adopta con frecuencia en nuestra escritora una peculiar característica y es que introduce los elementos fantásticos o sobrenaturales en situaciones totalmente reales. Este es el caso del cuento que nos ocupa, “Tiempo de ánimas”, en el que el realismo de toda la narración se quiebra en un momento determinado y de una manera ambigua que parece ofrecer una explicación realista y otra sobrenatural, es decir, un margen de incertidumbre entre el misterio y su explicación racional para que, en definitiva, sea el lector el que escoja una de las dos.

M.D.R

Tiempo de ánimas, un cuento de Emilia Pardo Bazán

(España, 1851-1921)

No cuento ni conseja, sino historia.

La costa de L*** es temible para los navegantes. No hay abra, no hay ensenada en que puedan guarecerse. Ásperos acantilados, fieros escollos, traidoras sirtes, bajíos que apenas cubre el agua, es cuanto allí encuentran los buques si tuercen poco o mucho el derrotero. Y no bien se acerca diciembre y las tempestades del equinoccio, retrasadas, se desatan furiosas, no pasa día en que aquellas salvajes playas no se vean sembradas de mil despojos de naufragio.

Sigue leyendoCuento breve recomendado: “Tiempo de ánimas”, de Emilia Pardo Bazán

narrativa_newsletterp

2 cuentos de la escritora argentina Laura Nicastro

Cuentos de Laura Nicastro

Las revistas literarias de Abelardo Luis Castillo (San Pedro, 1935 – Buenos Aires, 2017) marcaron un época en la vida intelectual de la Argentina entre fines de los 50 y pasados los 80. Hubo tres expresiones de este tipo: El Grillo de Papel, que salió en octubre de 1959 y que fue clausurada por el presidente Arturo Frondizi, al año siguiente de su aparición. Junto a un par más, El Grillo cayó bajo la censura inquisidora del Estado, quien le reprochó ser una publicación subversiva.

Después, casi a renglón seguido, Castillo sacó El Escarabajo de Oro, donde dio cabida a tres o cuatro jóvenes escritoras. El primer manifiesto se hizo con el mismo material del último número de El Grillo de Papel, aquel que fue confiscado cuando éste aún no entraba a prensa.

Sigue leyendo2 cuentos de la escritora argentina Laura Nicastro

narrativa_newsletterp

2 historias cortas de Paz Monserrat Revillo

Dos cuentos de la escritora Paz Monserrat Revillo, dos historias cortas que inciden en su serie de mujeres desesperadas. Dos relatos cortos para repensarse a uno mismo. 🙂

Paz Monserrat Revillo es una de las voces más prometedoras de la narrativa española actual. Ha coescrito libros de biología, materia en la que se formó académicamente, y el libro, en colaboración con Jordi de Manuel, 100 situacions extraordinàries a l’aula (Cossetània Edicions, 2014).

Puedes leer otras narraciones breves de Paz Monserrat Revillo en su blog Crónicas desenfocadas. O lee la entrevista que le hice con motivo de su libro de relatos Hormonautas (Nazarí, 2015)

Sigue leyendo2 historias cortas de Paz Monserrat Revillo

narrativa_newsletterp

Cuento de amor de Emilia Pardo Bazán: Sí, señor

cuento de amor de Pardo Bazán

Lo que voy a contar no lo he inventado. Si lo hubiese inventado alguien, si no fuese la exacta verdad, digo que bien inventado estaría; pero también me corresponde declarar que lo he oído referir… Lo cual disminuye muchísimo el mérito de este relato y obliga a suponer que mi fantasía no es tan fértil y brillante como se ha solido suponer en momentos de benevolencia.

¿Eres tímido, oh tú, que me lees? Porque la timidez es uno de los martirios ridículos; nos pone en berlina, nos amarra a banco duro. La timidez es un dogal a la garganta, una piedra al pescuezo, una camisa de plomo sobre los hombros, una cadena a las muñecas, unos grillos a los pies… Y el puro género de timidez no es el que procede de modestia, de recelo por insuficiencia de facultades. Hay otro más terrible: la timidez por exceso de emoción; la timidez del enamorado ante su amada, del fanático ante su ídolo.

Sigue leyendoCuento de amor de Emilia Pardo Bazán: Sí, señor

narrativa_newsletterp

Cuento sureño de Eudora Welty: Clytie

Solía salir de la vieja mansión a aquella hora de la tarde y recorría el pueblo a toda prisa. Al principio salía con un pretexto u otro y durante un tiempo se dedicó a dar en voz baja explicaciones que nadie podía oír. Después empezó a mandar que cargaran cantidades a cuenta, que, según la administradora de correos, jamás se pagarían, lo mismo que las del resto, aunque los Farr fueran demasiado finos para relacionarse con los demás. Pero ahora Clytie salía sin ningún objetivo. Salía todos los días y ya nadie hablaba con ella:

Tres grandes narradoras argentinas: Alicia Steimberg, Liliana Heker y Cristina Civale

 

alicia-steimberg
Escritora Alicia Steimberg

Por Ernesto Bustos Garrido

A veces uno se mete en camisa de once varas, es decir, emprende tareas que en el transcurso de su desarrollo o ejecución aparecen en toda su dimensión, y entonces, nos damos cuenta, tarde sin duda, de que estamos frente a una montaña inalcanzable. Es lo que me ocurrió cuando me propuse hablar o comentar sobre tres escritoras argentinas contemporáneas. Al menos eso creía antes de estudiarlas a cada una por separado. Pensaba que Alicia Steimberg (1933-2012), Liliana Heker (1943), y Cristina Civale (1960) tenían mucho en común, que eran de una misma época. Había leído algunos de sus cuentos y había quedado muy impactado con su todo, es decir, forma y fondo. Pensé que quizás venían de una misma generación y que por ahí debía estar el tronco común.

Sigue leyendoTres grandes narradoras argentinas: Alicia Steimberg, Liliana Heker y Cristina Civale

narrativa_newsletterp

Cuento corto de Paz Monserrat Revillo: Los tontos

 

Los tontos
Cuadro de Emilio Petorruti

Salen de la fábrica a la misma hora que acabamos en el instituto. En fila de a dos van hacia el microbús que espera en la plaza para devolverlos a sus casas.

Una procesión de personajes que me tienen fascinada. Avanzan desordenados, como si fueran a descarrilar, bajo la supervisión de sus monitores.

Algunos gimen, otros hablan solos, a menudo se hacen bromas indescifrables. Una parejita de niños envejecidos salen agarrados de la mano, mirándose embelesados, traviesos. Hay un chico, siempre en chándal, que cada cinco pasos se transforma en una estatua de sal durante unos segundos. También hay otro muy gracioso, con unas gafas enormes, que cuando pasamos a su lado hace como que tropieza y se cae al suelo. Enseguida lo reconducen a la fila y mis amigas y yo no sabemos cómo reaccionar, aunque luego siempre nos reímos.

Sigue leyendoCuento corto de Paz Monserrat Revillo: Los tontos

narrativa_newsletterp

Cuento de Katherine Mansfield: En una pensión alemana

Katherine Mansfield

Ernesto Bustos Garrido nos recomienda este cuento de Katherine Mansfield. Antes de leerlo, te recomendamos la lectura de su artículo “Katherine Mansfield: fina y sólida como una cerámica del oriente“.

Cuento de Katherine Mansfield: En una pensión alemana

Alemanes comiendo.

Se sirvió una sopa de pan.

–Ah –dijo Herr Rat, echándose sobre la mesa para mirar dentro de la sopera–, esto es lo que necesito. Mi “magen” ha estado un poco descompuesto desde hace varios días. ¡Sopa de pan y en su punto! Yo mismo soy un buen cocinero –se volvió hacia mí.

–Qué interesante –dije, tratando de infundir a mi voz el entusiasmo adecuado.

Sigue leyendoCuento de Katherine Mansfield: En una pensión alemana

narrativa_newsletterp

Cuento de Clarice Lispector: Ruido de pasos

Cuento, Clarice Lispector, Ruido de pasos
Clarice Lispector. Fuente de la imagen.

Cuento de Clarice Lispector: Ruido de pasos

Tenía ochenta y un años de edad. Se llamaba doña Cándida Raposa. Esa señora tenía el deseo irreprimible de vivir.

El deseo se sustentaba cuando iba a pasar los días a una hacienda: la altitud, lo verde de los árboles, la lluvia, todo eso la acicateaba.

Sigue leyendoCuento de Clarice Lispector: Ruido de pasos

narrativa_newsletterp

Cuento de Carmen Laforet: El regreso

Cuento, Carmen Laforet, El regreso
Carmen Laforet. Fuente de la imagen

Cuento de Carmen Laforet: El regreso

Era una mala idea, pensó Julián, mientras aplastaba la frente contra los cristales y sentía su frío húmedo refrescarle hasta los huesos, tan bien dibujados debajo de su piel transparente. Era una mala idea esta de mandarle a casa la Nochebuena. Y, además, mandarle a casa para siempre, ya completamente curado. Julián era un hombre largo, enfundado en un decente abrigo negro. Era un hombre rubio, con los ojos y los pómulos salientes, como destacando en su flacura. Sin embargo, ahora Julián tenía muy buen aspecto. Su mujer se hacía cruces sobre su buen aspecto cada vez que lo veía. Hubo tiempos en que Julián fue sólo un puñado de venas azules, piernas como larguísimos palillos y unas manos grandes y sarmentosas. Fue eso, dos años atrás, cuando lo ingresaron en aquella casa de la que, aunque parezca extraño, no tenía ganas de salir.  

Sigue leyendoCuento de Carmen Laforet: El regreso

narrativa_newsletterp