Cuento infantil de Francisco Rodríguez Criado: El deseo de Teresa

Cuento infantil, el deseo de Teresa

 

Cuento infantil de Francisco Rodríguez Criado: El deseo de Teresa

Lo único que hacía Teresa en todo el día era cepillarse el pelo: un pelo rubio, liso y muy largo. Y yo, por mi parte, lo único que hacía era reñir a Teresa por pasarse todo el día cepillándose el pelo.

–Si tuvieses cosas más importantes que hacer, no te preocuparías por lo que hago yo.

No respondí a mi hermana: sabía que tenía razón.

El verano se presentaba realmente aburrido. Todos mis amigos se habían ido de vacaciones a la playa con sus familias. Yo sentía mucha envidia, porque desgraciadamente tuve que quedarme los tres meses del verano en casa, pasando calor.

Sigue leyendoCuento infantil de Francisco Rodríguez Criado: El deseo de Teresa

narrativa_newsletterp

“Una noche del trueno madrileño”, por Ramón del Valle-Inclán

[vc_row][vc_column][vc_column_text]

valle inclán, noche madrileña
“El Camborio” y “La Gitanilla de Bronce” en plena fase del síncope jaleador

Ernesto Bustos Garrido rescata este fragmento de la novela El trueno dorado de Ramón del Valle-Inclán (Bruguera, 1981), publicada póstumamente, que nos sirve para conocer (o recordar) el gran estilo literario de su autor. 

Una noche del trueno madrileño

Ramón del Valle-Inclán

(fragmento)

La Taurina, de Pepe Garabato, fue famosa en los tiempos isabelinos. Era un colmado de estilo andaluz, donde nunca faltaban niñas, guitarras y cante. Aquella noche reunía a lo más florido del trueno madrileño. El barón de Bonifaz, GonzalónTorre-Mellada, Perico el Maño y otros perdis llegaban en tropel, después de un escándalo en Los Bufos (1). Venían huyendo de los guardias, y con alborozada rechifla, estrujándose por la escalera, se acogieron a un reservado de cortinillas verdes: Batiendo palmas pidieron manzanilla a un chaval con jubón y mandil. Entraron dos niñas ceceosas, y a la cola, con guitarra al brazo, Paco el Feo.

Sigue leyendo“Una noche del trueno madrileño”, por Ramón del Valle-Inclán

narrativa_newsletterp

Cuento de Francisco Rodríguez Criado: Historia de una casa con vistas al tren

Fuente de la imagen: Benissa Digital
HISTORIA DE UNA CASA CON VISTAS AL TREN
 
Francisco Rodríguez Criado
(cuento)

La casa, de protección oficial, fue adquirida gracias a un préstamo del banco. Así es como los antiguos propietarios, una pareja de recién casados, pudieron iniciar una nueva vida.

La historia se repite: un matrimonio joven pide un préstamo bancario para comprar un piso a otro matrimonio joven, también en régimen de hipoteca. La gente parece seguir la estela de sus iguales. Y las vidas nuevas no lo son tanto.

La casa.

Sigue leyendoCuento de Francisco Rodríguez Criado: Historia de una casa con vistas al tren

narrativa_newsletterp

Microrrelato de Francisco Rodríguez Criado: Las monedas de cobre de Lucius Veratius

Arthur Schopenhauer (1788-1860)
LAS MONEDAS DE COBRE DE LUCIUS VERATIUS
(microrrelato) 
Lo cuenta Schopenhauer en Aforismos sobre el arte de saber vivir, recogiendo el testimonio del escritor Aulio Gelio. Parece ser que un tal Lucius Veratius se entretenía abofeteando sin motivo alguno a todo ciudadano romano que se cruzaba en su camino. Para librarse de procesos judiciales se hacía acompañar de un esclavo que portaba una tentadora bolsa con monedas de cobre. El esclavo, ante la ofensa de su amo, abonaba ipso facto a la víctima veinticinco ases, la cantidad entonces estipulada por la ley para agravios como éste.

Sigue leyendoMicrorrelato de Francisco Rodríguez Criado: Las monedas de cobre de Lucius Veratius

narrativa_newsletterp

Microrrelato de Francisco Rodríguez Criado: Piso amueblado

 

Imagen encontrada en Nopuedocreer.com. Fotografía de David Blázquez

PISO AMUEBLADO

Francisco Rodríguez Criado

(microrrelato)

Desde hace dos semanas, Lola se ha convertido en un mueble más del salón de su casa (un mueble con movimiento, no obstante), esperando la visita del polvo, de los rayos del sol o del aire que se filtra a través de la ventana.

Lola no es un mueble de salón todas las horas del día: de ocho a tres es un mueble gris de oficina.

Andrés telefoneó ayer. Cuatro palabras tras dos semanas de reflexiones y un adiós, seguiremos siendo buenos amigos. Lola, al colgar, se echó a llorar hasta que, extenuada por el dolor, se quedó dormida en el sofá.

Sigue leyendoMicrorrelato de Francisco Rodríguez Criado: Piso amueblado

narrativa_newsletterp

Dos microrrelatos de José Rincón

Mensaje en una botella. Fuente de la imagen
LA CENTINELA

El día de la celebración de mi trigésimo cumpleaños tomé la decisión más importante de mi vida: me encerré en la biblioteca con baño de mi casa, le di las llaves a Virginia, mi mujer, y le dije que me dejase la comida y la ropa delante de la trampilla con barrotes de la puerta, y que no me molestase nadie. Desde hace algún tiempo, le suplico que me abra, que quiero volver con ella, que el amor entre las páginas de un libro no es suficiente. Mientras tanto, ella ríe y me recuerda que tres mil volúmenes eran todo lo que yo necesitaba para vivir.

Sigue leyendoDos microrrelatos de José Rincón

narrativa_newsletterp

Cuento breve recomendado: “Cuento de navidad”, de José María Merino

“Yo creo que la Literatura nos tiene que enseñar el mundo. Y nos tiene que enseñar el júbilo y la tristeza del mundo. O sea, una Literatura que solo fuese tenebrosa, de pura diversión pues tal vez no tendría sentido. En la Literatura está todo, cabe todo. Y el papel de la Literatura es entretenernos, mientras la leemos, aunque nos esté contando una tremenda tragedia o una historia muy terrible sobre la Humanidad o sobre una familia, sobre una persona. Es sorprendente. Nos entretenemos y al mismo tiempo nos están contando una historia tremenda”.
J.M.M

Cuento breve recomendado: [SANCHA], de Vicente Blasco Ibáñez

Cañas y barro se estructura en diez capítulos perfectamente organizados en los que la acción narrativa se acelera o retarda para presentarnos con el mayor verismo posible la psicología de unos personajes o la evolución de unas circunstancias. Tal y como indica el profesor Oleza, las novelas valencianas de Blasco Ibáñez proceden de un mismo taller. Cañas y barro se inicia con un primer capítulo brillante, un estudio de la Albufera, medio en que se desarrollará la acción. Lo habitual en las novelas valencianas es, además, que este primer capítulo use para su observación del medio un procedimiento itinerante, como la partida de la barca-correo, hacia El Saler, al atardecer, en Cañas y barro. Es un capítulo, pues, que obedece al primer mandamiento del método experimental naturalista: la observación del medio”.
César Besó Portalés

[SANCHA], un cuento de Vicente Blasco Ibáñez (España, 1867-1928)

El bosque parecía alejarse hacia el mar, dejando entre él y la Albufera una extensa llanura baja cubierta de vegetación bravía, rasgada a trechos por la tersa lámina de pequeñas lagunas. Era el llano de Sancha. Un rebaño de cabras guardado por un muchacho pastaba entre las malezas, y a su vista surgió en la memoria de los hijos de la Albufera la tradición que daba su nombre al llano.

Sigue leyendoCuento breve recomendado: [SANCHA], de Vicente Blasco Ibáñez

narrativa_newsletterp

Cuento breve recomendado: “Epitafio de un boxeador”, de Ignacio Aldecoa

Pasaban las nubes de tormenta con su gorgojo tronador dentro; pasaban sobre el cementerio, agrio y cuaresmal de luz morada. Altos cipreses, hemiciclos mortuorios, taxis en la avenida, un fulgor diamantino en los lejos del sudoeste, urdimbres de coronas pudriéndose, colgado como trapos viejos de las ventanas de los muertos y de las cruces de los panteones.
Los acompañantes formaban un grupo friolero contemplando el trabajo de los enterradores. Eran pocos y se hablaban en voz baja.

Cuento breve recomendado (158): “[Amor, eternidad]”, de Luis de Castresana

Luis de Castrena (1925-1986). Fuente de la imagen
“No quiero nada, no ambiciono
nada (sólo un poco de paz). Camino
sin rumbo fijo. Voy
no sé adónde. Pongo
mi vida
en manos del destino.
Lo que haya de ser
será…”
L. de C.

[AMOR, ETERNIDAD]

(cuento)

Luis de Castresana (España, 1925-1986)

Estaban apoyados en la barandilla mirando la ría. Una ligera neblina se enredaba en lo alto de las grúas, que se alzaban como extraños árboles metálicos en la otra orilla. Se habían encendido unas luces en el barco anclado juntoa los muelles de Iribitarte.
Sonaba, en alguna parte, un acordeón. Hacía frío.

narrativa_newsletterp