Una historia sobre la Primera Guerra Mundial

historia sobre la primera guerra mundial, Paul Auster, Creí que mi padre era Dios

Paul Auster y su mujer, la escritora Siri Hustvedt, están detrás del libro Creí que mi padre era Dios, publicado en España por la editorial Anagrama, que recopila 180 relatos cortos enviados por los escuchantes de un programa radiofónico en el que colaboraba Auster. (En realidad, recibió 4.000 relatos, de los que escogieron los 180 antes citados).

Si quieres saber más acerca de cómo se gestó el libro, escucha este podcast de Libros.fm.

Cómo contar una auténtica historia de guerra (relato de Tim O’Brien)

Cómo contar una verdadera historia de guerra, Tim O Brian

Ya hemos leído algunos cuentos de Tim O’Brien en Narrativa Breve, léase “El hombre a quien maté” o “Medias”. Hoy os ofrecemos otra de sus historias cortas, “Cómo contar una auténtica historia de guerra”. La cosa comienza cuando un soldado le envía una carta emotiva a la hermana de su compañero, que ha caído en el frente, y no obtiene respuesta… Esto le da pie a O’Brien para disertar sobre el arte de contar una historia, sobre la vida y sobre la guerra…

Historia corta de Sherwood Anderson: Nadie lo sabe

relato corto de Sherwood Anderson

George Willard fue avanzando en la oscuridad por la callejuela, caminando con cuidado y precaución. Las puertas traseras de las tiendas de Winesburg estaban abiertas y pudo ver a muchas personas sentadas a la luz de las lámparas. En el tienda Myerbaum’s Notion vio a la señora de Willy, el dueño de la taberna, de pie junto al mostrador, con una cesta en el brazo; la atendía un empleado que se llamaba Sid Green. Éste le hablaba con gran interés, inclinaba el cuerpo sobre el mostrador sin dejar de hablar.

Una historia que me contó una amiga (Relato corto de la escritora norteamericana Lydia Davis)

cuento Lydia Davis, amor homosexual

El otro día, una amiga me contó una historia triste sobre un vecino suyo. Él había empezado a escribirse con un desconocido a través de un servicio de citas online. El amigo vivía a cientos de kilómetros, en Carolina del Norte. Los dos hombres intercambiaron mensajes y después fotos y en poco tiempo estaban teniendo largas conversaciones, primero por escrito y después por teléfono.

El escarabajo de oro (historia de Edgar Allan Poe)

el escarabajo de oro

Hace muchos años trabé íntima amistad con un caballero llamado William Legrand. Descendía de una antigua familia protestante y en un tiempo había disfrutado de gran fortuna, hasta que una serie de desgracias lo redujeron a la pobreza. Para evitar el bochorno que sigue a tales desastres, abandonó Nueva Orleans, la ciudad de sus abuelos, y se instaló en la isla de Sullivan, cerca de Charleston, en la Carolina del Sur.

Una historia sobre el futuro del mundo (Shirley Jackson)

historia del futuro del mundo

Estaba lo bastante alegre y conocía la casa lo suficiente como para dirigirse a la cocina por sí solo, aparentemente para buscar hielo, pero en realidad para despejarse un poco, pues no era tan íntimo de la familia como para perder el conocimiento en el sofá del salón. Dejó atrás la fiesta sin lamentarse de ello, mientras el grupo en torno del piano entonaba Stardust y la anfitriona charlaba animadamente con un joven de gafas finas y pulcras y expresión hosca

Relato corto de realismo sucio (Charles Bukowski)

relato realismo sucio, Bukowski, langosta

En este relato corto de realismo sucio, su principal representante en Estados Unidos, y podría decirse que en el mundo entero, Charles Bukowski, nos presenta una historia corta, “Menos delicado que la langosta” (traducido por alguna editorial como “Delicadeza de langosta”), en la que dos pintores alcoholizados, sin el menor decoro hacia el prójimo, salen con sus novias a tomar una copa (o cientos de ellas).

Cuento metaliterario de Flannery O’Connor: La cosecha

cuento metaliterario

De la gran escritora norteamericana Flannery O’Connor (1925-1964) ya leímos dos relatos cortos, «El río» y «El tren«, y hoy os traemos un cuento literario suyo, titulado «La cosecha».

¿Y por qué decimos «metaliterario»? Pues porque uno de los personajes, durante la narración, se embarca a redactar su propio relato. Es decir, leemos un cuento en el que uno de los personajes escribe a su vez su propio cuento (o al menos lo intenta).