Cuento breve recomendado: «Mil grullas», de Elsa Borneman

Estatua de Sakado en el Parque de la Paz en Hirosima. Fuente de la imagen
Sadako Sasaki sólo tenía dos años de vida cuando la bomba atómica cayó en su ciudad, Hirosima, y nueve años después se le detectó leucemia, una enfermedad causada por la irradiación de la bomba. Cuando estaba en el hospital una amiga suya le trajo una grulla de papel y le contó que una antigua leyenda japonesa aseguraba que la grulla vive mil años y que, si una persona enferma hace mil grullas de papel, los dioses le concederán su deseo de mejorarse. Sadako se puso a hacer grullas de papel con mucho entusiasmo, sin embargo falleció en octubre de 1955, sin poder finalizar las mil grullas. Los amigos y compañeros de Sadako continuaron su misión e hicieron el resto para completar el número. Ahora en el Parque de la Paz en Hiroshima hay una estatua de una niña sosteniendo una grulla en sus brazos abiertos. Cada año gente de todo el mundo hace grullas de papel y las manda a Hiroshima. El 6 de agosto, Día de la Paz, los niños de la ciudad cuelgan las grullas en el monumento con la esperanza de transmitir este mensaje a todo el mundo: Este es nuestro llanto. Esta es nuestra oración. Paz en el mundo. La grulla es símbolo de la paz en las culturas orientales.
Pensamos que el hermoso cuento de Elsa Borneman podría haber sido dedicado, “In memoriam”, a la niña Sadako.
El “origami” es el arte de origen japonés consistente en el plegado de papel para obtener figuras de forma variadas; en español se denomina papiroflexia.
M.D.R.

narrativa_newsletterp