Historia corta de Hemingway: La capital del mundo

Hermingay en Cuba, cuento, Madrid

Hay en Madrid infinidad de muchachos llamados Paco, diminutivo de Francisco. A propósito, un chiste de sabor madrileño dice que cierto padre fue a la capital y publicó el siguiente anuncio en las columnas personales de El Liberal: PACO, VEN A VERME AL HOTEL MONTAÑA EL MARTES A MEDIODÍA, ESTÁS PERDONADO, PAPÁ; después de lo cual fue menester llamar a un escuadrón de la Guardia Civil para dispersar a los ochocientos jóvenes que se habían creído aludidos. Pero este Paco, que trabajaba de mozo en la Pensión Luarca, no tenía padre que le perdonase ni ningún motivo para ser perdonado por él. Sus dos hermanas mayores eran camareras en la misma casa. Habían conseguido ese empleo simplemente por haber nacido en la misma aldea que otra ex camarera de la pensión, que con su asiduidad y honradez llenó de prestigio a su tierra natal y preparó buena acogida para la gente que de allí llegase. Dichas hermanas le habían costeado el viaje en ómnibus hasta Madrid y obtenido su actual ocupación de aprendiz de mozo. En la aldea de donde provenía, situada en alguna parte de Extremadura, imperaban condiciones de vida increíblemente primitivas, los alimentos escaseaban y las comodidades eran desconocidas, y tuvo que trabajar mucho desde muy pequeño.

Sigue leyendoHistoria corta de Hemingway: La capital del mundo

narrativa_newsletterp

Los mejores 1001 cuentos literarios de la Historia: La breve vida feliz de Francis Macomber

La breve vida feliz de Francis Macomber

El cineasta Werner Herzog alentaba a sus estudiantes de la Escuela de Cine de Rogue que leyeran mucho si querían ser directores de cine. Y aportaba una serie de lecturas obligadas que no deberían saltarse, entre las que estaban Las Geórgicas (el extenso poema de Virgilio), The Peregrine (una descripción de J. A Baker de la vida de los halcones peregrinos), El informe de la comisión Warren (que contiene los detalles de la investigación del asesinato de John F. Kennedy), Edda Poética (colección de poemas nórdicos), Historia verdadera de la conquista de la Nueva España (una “crónica de Indias” de Bernal Díaz del Castillo) que aporta información sobre la conquista de México en el siglo XVI. Y también “La breve vida feliz de Francis Macomber”, un cuento muy largo de Ernest Hemingway que narra las peripecias de un matrimonio en un safari de caza en África. 

Sigue leyendoLos mejores 1001 cuentos literarios de la Historia: La breve vida feliz de Francis Macomber

narrativa_newsletterp

Relato corto de Ernest Hemingway: El mar cuenta

Fue Malcolm Cowley quien subrayó el gusto de Hemingway por una geo­gra­fía especial, sacralizada por el uso de bebidas especiales, armas especiales, formas especiales de hablar y de vivir. Los asuntos de sus historias dan casi todos para un reportaje, enfocados hacia situaciones de peligro o habilidad física o tensión moral: la guerra, el toreo, el boxeo, la caza, la pesca, la vida en familia. Una anodina anécdota de pescar truchas se justifica por la excitación del pescador, la tensión que lo consuela momentáneamente con «la sensación de haberlo dejado todo atrás, la necesidad de pensar, la necesidad de escribir, otras necesidades». El lector, de pronto, siguiendo lo que le están contando, se siente identificado con el pescador, a quien, por un rato, se le ha quitado de encima el peso de la propia existencia. Hemingway di­luía en sus cuentos los límites entre experiencia y fábula.

 Justo Navarro, “El escritor como hombre de acción”, Revista de Libros

Sigue leyendoRelato corto de Ernest Hemingway: El mar cuenta

narrativa_newsletterp

París era una fiesta

París era una fiesta
Fuente de la imagen

París era una fiesta

Las democracias occidentales están muy lejos de banalizar el mal, como reprochaba Hannah Arendt a los nazis gregarios de la Alemania de los años 30, pero los recurrentes atentados terroristas cometidos en Europa han sentado las bases de otro vicio: el de la costumbre. Los terroristas podrán cambiar ciertos aspectos de su hoja de ruta, pero cuando tienen éxito ya sabemos lo que va a suceder a continuación: dolor e indignación, recuento precipitado de víctimas, declaraciones de los políticos criticando los atentados al tiempo que informan de inminentes represalias, cierres de fronteras, exposición de velas y flores para homenajear a las víctimas, defensa de las comunidades islámicas pacíficas o incitación al odio hacia ellas, interpretaciones del Imagine de John Lennon, rezos a Dios y al Diablo, entrevistas en los medios de comunicación a especialistas en la yihad, cruce de reproches entre miembros de partidos políticos… Tampoco faltan, cómo no, acusaciones a las democracias occidentales por parte de algunos ciudadanos occidentales que vienen a decir, con estas palabras u otras similares, que tenemos lo que nos merecemos.

Sigue leyendoParís era una fiesta

narrativa_newsletterp

Los mejores 1001 cuentos literarios de la Historia: Colinas como elefantes blancos

Colinas como elefantes blancos
Ernest Hemingway. Fuente de la imagen

Rubén Abella, a quien entrevisté para charlar sobre su novela California (Menoscuarto, 2015), nos recomienda el cuento de Hemingway “Colinas como elefantes blancos”.

Cuento de Ernest Hemingway: Colinas como elefantes blancos

Del otro lado del valle del Ebro, las colinas eran largas y blancas. De este lado no había sombra ni árboles y la estación se alzaba al rayo del sol, entre dos líneas de rieles. Junto a la pared de la estación caía la sombra tibia del edificio y una cortina de cuentas de bambú colgaba en el vano de la puerta del bar, para que no entraran las moscas. El norteamericano y la muchacha que iba con él tomaron asiento en una mesa a la sombra, fuera del edificio. Hacía mucho calor y el expreso de Barcelona llegaría en cuarenta minutos. Se detenía dos minutos en este entronque y luego seguía hacia Madrid.

Sigue leyendoLos mejores 1001 cuentos literarios de la Historia: Colinas como elefantes blancos

narrativa_newsletterp

“El viejo y el mar”, de Ernest Hemingway

El viejo y el mar

El viejo y el mar, de Ernest Hemingway

“Las opiniones de los críticos difieren con respecto a El viejo y el mar, que se aparta del estilo de las primeras novelas de Hemingway. Dentro de esta miniatura perfectamente construida se encuentran muchos de los temas que preocuparon a Hemingway como escritor y como hombre. La rutina diaria de un pueblo cubano de pescadores es evocada en las primeras páginas del libro con una economía del lenguaje característica. La desnuda existencia del pescador Santiago está narrada con un estilo austero y elemental que es tan elocuentemente desdeñoso como el encogimiento de hombros del viejo. Con la edad y la suerte en contra, Santiago sabe que debe remar “más lejos que los otros”, lejos de la tierra, hasta las aguas profundas de la corriente del Golfo. Queda por interpretar una última tragedia, en un vacío ruedo de mar y cielo. 

Sigue leyendo“El viejo y el mar”, de Ernest Hemingway

narrativa_newsletterp

Cuento breve recomendado: “Un cuento muy corto”, de Ernest Hemingway

Un cuento muy corto
Ernest Hemingway. Fuente de la imagen

Para escribir me retrotraigo a la antigua desolación del cuarto de hotel en el que empecé a escribir. Dile a todo el mundo que vives en un hotel y hospédate en otro. Cuando te localicen, múdate al campo. Cuando te localicen en el campo, múdate a otra parte. Trabaja todo el día hasta que estés tan agotado que todo el ejercicio que puedas enfrentar sea leer los diarios. Entonces come, juega al tenis, nada, o realiza alguna labor que te atonte sólo para mantener tu intestino en movimiento, y al día siguiente vuelve a escribir.

E.H.

Este relato responde en la realidad a la relación amorosa que Hemingwuay tuvo con la enfermera norteamericana Agnes von Kurowsky, a la que conoció mientras se recuperaba por lesiones en las piernas en el hospital de Milán, lesiones sufridas en el frente italiano durante la Primera Guerra Mundial.

M.D.R.

 

Sigue leyendoCuento breve recomendado: “Un cuento muy corto”, de Ernest Hemingway

narrativa_newsletterp

Cuento de Charles Bukowski: Clase

[vc_row][vc_column][vc_column_text]

 

Charles Bukowski. Fuente de la imagen

 

Cuento de Charles Bukowski: Clase

No estoy muy seguro del lugar. Algún sitio al Noroeste de California. Hemingway acababa de terminar una novela, había llegado de Europa o de no sé dónde, y ahora estaba en el ring pegándose con un tipo. Había periodistas, críticos, escritores -bueno, toda esa tribu- y también algunas jóvenes damas sentadas entre las filas de butacas. Me senté en la última fila. La mayor parte de la gente no estaba mirando a Hem. Sólo hablaban entre sí y se reían.

El sol estaba alto. Era a primera hora de la tarde. Yo observaba a Ernie. Tenía atrapado a su hombre, y estaba jugando con él. Se le cruzaba, bailaba, le daba vueltas, lo mareaba. Entonces lo tumbó. La gente miró. Su oponente logró levantarse al contar ocho. Hem se le acercó, se paró delante de él, escupió su protector bucal, soltó una carcajada, y volteó a su oponente de un puñetazo. Era como un asesinato. Ernie se fue hacia su rincón, se sentó. Inclinó la cabeza hacia atrás y alguien vertió agua sobre su boca.

Sigue leyendoCuento de Charles Bukowski: Clase

narrativa_newsletterp

Los mejores 1001 cuentos literarios de la Historia: “El viejo en el puente”, de Ernest Hemingway

César González Rubio, editor del suplemento cultural que publica La Tribuna de Albacete cada domingo, ha escogido para esta sección “El viejo en el puente”, de Ernest Hemingway, premio Nobel de 1954, autor a quien ya empezábamos a echar de menos en esta sección.
La versión que aquí ofrecemos es la incluida en la antología de Lumen con el breve título de Cuentos (Lumen, 2007), con prólogo de Gabriel García Márquez.

narrativa_newsletterp

Cuento breve recomendado: “Hotel Almagro”, de Ricardo Piglia

Cuento de Ricardo Piglia: Hotel Almagro

 

 

La versión moderna del cuento que viene de Chejov, Katherine Mansfield, Sherwood Anderson, el Joyce de “Dublineses”, abandona el final sorpresivo y la estructura cerrada; trabaja la tensión entre las dos historias sin resolverla nunca. La historia secreta se cuenta de un modo cada vez más elusivo. El cuento clásico a lo Poe contaba una historia anunciando que había otra; el cuento moderno cuenta dos historias como si fueran una sola. La teoría del iceberg de Hemingway es la primera síntesis de ese proceso de transformación: lo más importante nunca se cuenta. La historia secreta se construye con lo no dicho, con el sobreentendido y la alusión.

Ricardo Piglia

 

Sigue leyendoCuento breve recomendado: “Hotel Almagro”, de Ricardo Piglia

narrativa_newsletterp