Leopoldo Lugones, un camaleón de pura cepa

Leopoldo Lugones

Leopoldo Lugones fue un hombre contradictorio, muy contradictorio. Aun así, nadie podría negarle su genio, su inteligencia, su disciplina, su búsqueda constante del lugar donde quería estar, sus argumentos en favor de las posturas que asumía y su adhesión sin reservas, por un tiempo, al movimiento Modernista. Fue de todos modos un personaje camaleónico; sin dudas. Como escritor vagó por los pasillos y corredores de las distintas formas literarias de su época. ¿Defecto o mérito? Nos interesa como miembro de la vanguardia de escritores modernistas en América Latina. Esta condición está ligada al arribo del poeta nicaragüense Rubén Darío a Buenos Aires, un día 13 de agosto de 1893, finales del siglo XIX.

Sigue leyendoLeopoldo Lugones, un camaleón de pura cepa

narrativa_newsletterp

El caballero Carmelo, un cuento modernista

El caballero Carmelo, cuento modernista

En el uso del lenguaje depuran las expresiones y dejan de lado el refinamiento, y los términos un tanto rebuscados y optan sin más ni menos, por la palabra simple y sencilla, pero sin abandonar del todo la musicalidad de las frases y parlamentos.

El otro aspecto tiene que ver con los hechos que envolvieron la publicación del cuento. Su autor está en una misión diplomática en Italia, y desde allá realiza en potente lobby para conseguir el primer lugar en el Concurso al cual aspira a enviar el cuento. Escribe cartas, envía telegramas y recados para que el jurado lo tome en cuenta. Siente la necesidad de ganar el premio para desquitarse de sus antiguos camaradas de la Universidad de San Marcos, donde él había perdido una elección, prácticamente ganada, a la presidencia del Centro de Estudiantes. Finalmente, después de contactarse con el director del periódico que organizaba el concurso, el poeta Enrique Bustamante Ballivián, lo envía en sobre cerrado bajo el seudónimo de Paraca o Paracas. De esta manera se cubría de un posible fracaso. Es que tampoco quiere ser dos veces el hazmerreír de sus conocidos y colegas. El 3 de enero de 1914, finalmente, se conoce el veredicto: Valdelomar gana el primer puesto y cien soles. Esto lo hace feliz y días más tarde decide publicar un libro con sus mejores cuentos, el cual será encabezado por “El Caballero Carmelo”. E.B.G.

Sigue leyendoEl caballero Carmelo, un cuento modernista

narrativa_newsletterp

Rubén Darío, el “lilóforo celeste” de las letras hispanas

Rubén Darío

Empieza desde pequeño escribiendo garabatos –engendros de poesía– en los cuadernos de sus amigas y conocidas, durante las fiestas en casa de su tía Rita Darío de Alvarado, en la ciudad de León. Tiene trece años y ya lo motejan de bardo. Aprovecha este don para hacer conquistas o intentar hacerlas, y como es enamoradizo, obtiene algunos logros. Se enamora perdidamente de una chica que pertenece a un circo. Pareciera que es trapecista. Se llama Hortensia Buislay. Está prendido de ella, de sus formas, pero no tiene dinero para cubrir el costo de la entrada. Entonces, para verla en cada función, se ofrece para cargar los instrumentos de la banda o realizar cualquier tarea de mozo y muchacho de cuerda. Logra que la chica le preste atención. Algo sucede entre ambos y cuando el circo debe partir, Rubén decide unirse a la tropa. Le preguntan si tiene alguna habilidad. No sabe qué responder. Les dice a tontas y a locas que puede hacer de payaso. Lo ponen a prueba, pero no da el ancho y debe quedarse en tierra como el aspirante a marinero. Ahí termina su enamoramiento con la trapecista. E.B.G

Sigue leyendoRubén Darío, el “lilóforo celeste” de las letras hispanas

narrativa_newsletterp

Las aventuras de Arthur Gordon Pym, la única novela de Edgar Allan Poe

Las aventuras de Arthur Gordon Pym es la primera y única novela escrita por Edgar Allan Poe. Se publicó el año 1837. Se encontraba en la ciudad de Filadelfia, que por entonces era el corazón editorial de Estados Unidos. Allí se editaban las prestigiosas revistas Saturday Evening Post y Gentleman’s Magazine, además de un total de siete diarios de la mañana y dos tabloides vespertinos.

Sigue leyendoLas aventuras de Arthur Gordon Pym, la única novela de Edgar Allan Poe

narrativa_newsletterp

Cuento de Leonid Andreiev: La nada

Ernesto Bustos Garrido ha elegido como otro de sus arranques (o inicios) literarios preferidos el que abre el cuento LA NADA, del escritor ruso Leonid Andreiev.

Damos la narración completa después de la introducción de Bustos Garrido, que justifica por qué el inicio del relato de Andreiev es uno de sus arranques preferidos.

Y al final ofrecemos un cuento popular latinoamericano: Pedro Urdamales engaña al Diablo.

LA NADA es un cuento breve de tintes tragicómicos. Recomiendo otra narración (larga) más realista sobre la muerte escrita por otro grande de la literatura rusa. Me refiero a La muerte de Ivan Ilich, de Tolstói.

Sigue leyendoCuento de Leonid Andreiev: La nada

narrativa_newsletterp

Cuento de Sergio Pitol: Amelia Otero

Las tres historias forman una de las clásicas “trilogías” a las que nos tiene acostumbrados el escritor y exdiplomático mexicano (Tríptico de carnaval, Tríptico de la memoria, etc.). Los tres cuentos, que como él mismo confiesa, escribió “de una sentada”, tienen protagonistas muy bien trazados. En los “Ferri” muestra un rencor sin límites, inmensas pasiones y horrendas miserias. En “Amelia Otero” se teje un tejido por momentos incomprensible, a partir de una murmuración; porque mucho de la historia está hecho a base de conjeturas.

E.B.G.

 

Comentario al cuento AMELIA OTERO, de Sergio Pitol

Ernesto Bustos Garrido

Los avatares de la Revolución Mexicana son un tema recurrente entre los escritores aztecas. Sergio Pitol (Puebla, 1933) no es la excepción. En 1957, cuando apenas tenía 24 años, escribió un cuento que llamó “Amelia Otero, que es la historia de amor o conveniencias” entre una mujer madura y un joven jefe revolucionario a la sombra de los sangrientos combates entre los sublevados y las fuerzas porfiristas.

Sigue leyendoCuento de Sergio Pitol: Amelia Otero

narrativa_newsletterp

Mis arranques literarios preferidos: Desde el jardín, de Jerzy Kosinski

Mis arranques favoritos: “Desde el jardín” – Jerzy Kosinski

Lo importante al empezar a contar una historia son los primeros cuatro o cinco párrafos, donde el escritor revelará o sugerirá con vigor la trama y aprovechará para mostrar su estilo. (Ernesto Bustos Garrido)

 

1.- La historia o la trama

3.- El autor

2.- Contexto histórico

4.- Tipo de arranque

5.- Análisis global

6.- El texto

Sigue leyendoMis arranques literarios preferidos: Desde el jardín, de Jerzy Kosinski

narrativa_newsletterp

Narrativa Breve supera ya las 500.000 páginas vistas al mes

Comparto con vosotros, queridos lectores, esta buena noticia: Narrativa Breve supera ya las 500.000 páginas vistas al mes.

En realidad, era una noticia esperada. El blog llevaba ya bastante tiempo moviéndose entre las 400.000 y 500.000 páginas vistas/mes, si bien nunca habíamos llegado a ese medio millón que ahora hemos superado. Hemos tardado ocho años en conseguirlo. Sí, es mucho tiempo, pero creo que a partir de ahora la escalada será más rápida y menos angustiosa.

Adjunto una captura de Google Analytics donde se aprecian el dato: 511.129 páginas vistas en los últimos 30 días. Narrativa Breve es visitado a diario por 8.000 o 9.000 personas, y la tasa de visitantes concurrentes (es decir, los que visitan el blog en un segundo determinado) también ha subido, y en ocasiones llega a los 125 lectores. (No está nada mal, pues tres o cuatro minutos después esos ciento y pico lectores son sustituidos por otros tantos).

Sigue leyendoNarrativa Breve supera ya las 500.000 páginas vistas al mes

narrativa_newsletterp

Grandes comienzos de obras literarias

Ernesto Bustos Garrido inaugura hoy una sección sobre los inicios de obras literarias que más le han cautivado. Él le llama “Mis arranques favoritos”. Pero dejemos que sea él mismo quien lo cuente. … Este inicio que dejo a continuación es para mí la bandera o el estandarte de lo que me gustaría aportar: “En … Sigue leyendo

Un tal Lucas, un tal Julio Cortázar

Un tal Lucas, un tal Julio Cortázar
Julio Cortázar

El tal Lucas es el mismo tal Julio. Desde allí, parapetado tras esa identidad de niño o adolescente,  el escritor lanza sus dardos y sus ideas a veces excéntricas y geniales, a veces extemporáneas, sobre lo humano y lo divino. En sus escritos exhibe un pensamiento transgresor como sus “tips” de cómo lustrarse los zapatos o de cómo hacer el amor en una bicicleta. La crítica ha dicho que Un tal Lucas más que un libro con historias y ficciones es un compendio genial contra los tontos graves. Y no deja de estar en lo cierto.

El libro reúne una colección de ideas negras, de sandeces geniales, de un teatro con luces apagadas y los actores dándole al segundo acto, de velas sin pabilo y de picarones sin hoyo. Julio Cortázar amaba lo diferente. Él mismo un día leía en éxtasis a Baudelaire y más tarde se iba al boxeo a ver cómo Monzón le sacaba a mierda al “Mantequilla Nápoles”.

Veamos tres ejemplos de su original forma de combatir las voces de los tontos graves.

Por Ernesto Bustos Garrido

Sigue leyendoUn tal Lucas, un tal Julio Cortázar

narrativa_newsletterp