Las aventuras de Arthur Gordon Pym, la única novela de Edgar Allan Poe

Las aventuras de Arthur Gordon Pym es la primera y única novela escrita por Edgar Allan Poe. Se publicó el año 1837. Se encontraba en la ciudad de Filadelfia, que por entonces era el corazón editorial de Estados Unidos. Allí se editaban las prestigiosas revistas Saturday Evening Post y Gentleman’s Magazine, además de un total de siete diarios de la mañana y dos tabloides vespertinos.

Sigue leyendoLas aventuras de Arthur Gordon Pym, la única novela de Edgar Allan Poe

narrativa_newsletterp

Cuento de Leonid Andreiev: La nada

Ernesto Bustos Garrido ha elegido como otro de sus arranques (o inicios) literarios preferidos el que abre el cuento LA NADA, del escritor ruso Leonid Andreiev.

Damos la narración completa después de la introducción de Bustos Garrido, que justifica por qué el inicio del relato de Andreiev es uno de sus arranques preferidos.

Y al final ofrecemos un cuento popular latinoamericano: Pedro Urdamales engaña al Diablo.

LA NADA es un cuento breve de tintes tragicómicos. Recomiendo otra narración (larga) más realista sobre la muerte escrita por otro grande de la literatura rusa. Me refiero a La muerte de Ivan Ilich, de Tolstói.

Sigue leyendoCuento de Leonid Andreiev: La nada

narrativa_newsletterp

Cuento de Sergio Pitol: Amelia Otero

Las tres historias forman una de las clásicas “trilogías” a las que nos tiene acostumbrados el escritor y exdiplomático mexicano (Tríptico de carnaval, Tríptico de la memoria, etc.). Los tres cuentos, que como él mismo confiesa, escribió “de una sentada”, tienen protagonistas muy bien trazados. En los “Ferri” muestra un rencor sin límites, inmensas pasiones y horrendas miserias. En “Amelia Otero” se teje un tejido por momentos incomprensible, a partir de una murmuración; porque mucho de la historia está hecho a base de conjeturas.

E.B.G.

 

Comentario al cuento AMELIA OTERO, de Sergio Pitol

Ernesto Bustos Garrido

Los avatares de la Revolución Mexicana son un tema recurrente entre los escritores aztecas. Sergio Pitol (Puebla, 1933) no es la excepción. En 1957, cuando apenas tenía 24 años, escribió un cuento que llamó “Amelia Otero, que es la historia de amor o conveniencias” entre una mujer madura y un joven jefe revolucionario a la sombra de los sangrientos combates entre los sublevados y las fuerzas porfiristas.

Sigue leyendoCuento de Sergio Pitol: Amelia Otero

narrativa_newsletterp

Mis arranques literarios preferidos: Desde el jardín, de Jerzy Kosinski

Mis arranques favoritos: “Desde el jardín” – Jerzy Kosinski

Lo importante al empezar a contar una historia son los primeros cuatro o cinco párrafos, donde el escritor revelará o sugerirá con vigor la trama y aprovechará para mostrar su estilo. (Ernesto Bustos Garrido)

 

1.- La historia o la trama

3.- El autor

2.- Contexto histórico

4.- Tipo de arranque

5.- Análisis global

6.- El texto

Sigue leyendoMis arranques literarios preferidos: Desde el jardín, de Jerzy Kosinski

narrativa_newsletterp

Narrativa Breve supera ya las 500.000 páginas vistas al mes

Comparto con vosotros, queridos lectores, esta buena noticia: Narrativa Breve supera ya las 500.000 páginas vistas al mes.

En realidad, era una noticia esperada. El blog llevaba ya bastante tiempo moviéndose entre las 400.000 y 500.000 páginas vistas/mes, si bien nunca habíamos llegado a ese medio millón que ahora hemos superado. Hemos tardado ocho años en conseguirlo. Sí, es mucho tiempo, pero creo que a partir de ahora la escalada será más rápida y menos angustiosa.

Adjunto una captura de Google Analytics donde se aprecian el dato: 511.129 páginas vistas en los últimos 30 días. Narrativa Breve es visitado a diario por 8.000 o 9.000 personas, y la tasa de visitantes concurrentes (es decir, los que visitan el blog en un segundo determinado) también ha subido, y en ocasiones llega a los 125 lectores. (No está nada mal, pues tres o cuatro minutos después esos ciento y pico lectores son sustituidos por otros tantos).

Sigue leyendoNarrativa Breve supera ya las 500.000 páginas vistas al mes

narrativa_newsletterp

Grandes comienzos de obras literarias

Ernesto Bustos Garrido inaugura hoy una sección sobre los inicios de obras literarias que más le han cautivado. Él le llama “Mis arranques favoritos”. Pero dejemos que sea él mismo quien lo cuente. … Este inicio que dejo a continuación es para mí la bandera o el estandarte de lo que me gustaría aportar: “En … Sigue leyendo

Un tal Lucas, un tal Julio Cortázar

Un tal Lucas, un tal Julio Cortázar
Julio Cortázar

El tal Lucas es el mismo tal Julio. Desde allí, parapetado tras esa identidad de niño o adolescente,  el escritor lanza sus dardos y sus ideas a veces excéntricas y geniales, a veces extemporáneas, sobre lo humano y lo divino. En sus escritos exhibe un pensamiento transgresor como sus “tips” de cómo lustrarse los zapatos o de cómo hacer el amor en una bicicleta. La crítica ha dicho que Un tal Lucas más que un libro con historias y ficciones es un compendio genial contra los tontos graves. Y no deja de estar en lo cierto.

El libro reúne una colección de ideas negras, de sandeces geniales, de un teatro con luces apagadas y los actores dándole al segundo acto, de velas sin pabilo y de picarones sin hoyo. Julio Cortázar amaba lo diferente. Él mismo un día leía en éxtasis a Baudelaire y más tarde se iba al boxeo a ver cómo Monzón le sacaba a mierda al “Mantequilla Nápoles”.

Veamos tres ejemplos de su original forma de combatir las voces de los tontos graves.

Por Ernesto Bustos Garrido

Sigue leyendoUn tal Lucas, un tal Julio Cortázar

narrativa_newsletterp

Historias de la Patagonia. Mucho que contar para no llorar

 

Obreros de la Patagonia
Obreros de la Patagonia

Las tierras de la Patagonia, tanto chilena como argentina, están repletas de hazañas e historias desgarradoras. Son pagos regados con sangre. Allí fue donde la ambición de algunos, con la complicidad del Estado, mostró cuan cruel es el hombre cuando el afán de poder y riqueza lo enceguecen. He recorrido en fecha reciente estos parajes en un viaje de 8.575 kilómetros por tierra, en auto, y a veces en barco. En todas partes quedan huellas de esos años fundacionales, cuando gran parte de esos sitios aún estaba por conocer. Todavía quedaban como fantasmas vivientes algunos de los descendientes de los pueblos originarios que habitaron estos mares, esas cordilleras y esas pampas. Son los espíritus de tehuelches, onas, yaganes y alacalufes. En Puerto Edén subsiste hasta hoy una comunidad de kaweskar, también llamados como alacalufes, el pueblo primigenio que navegó en sus frágiles canoas cuanto canal y fiordo existían entre el golfo de Penas y la boca occidental del Estrecho de Magallanes. A muchos los mataron a pólvora y cuchillo; otros murieron contagiados por la sífilis. A los últimos los confinaron en galpones para que terminaran sus existencias tejiendo mantas y cestas y donde perdieron gran parte de sus palabras.

Sigue leyendoHistorias de la Patagonia. Mucho que contar para no llorar

narrativa_newsletterp

Cuento de Iván Turgénev: Una cacería de patos silvestres

Ivan Sergéyevich Turgénev o Turgueniev fue un escritor –novelista y autor teatral– ruso que nació en Orel, Rusia, el 9 de noviembre de 1818, y que falleció en Bougivil, cerca de París, el 3 de septiembre de 1883. Provenía de una familia de ricos terratenientes. Sus padres lo enviaron a estudiar a San Petersburgo y luego a Berlín. La cultura germana lo influyó grandemente, por lo que se le tildó de ser el más occidental de los escritores eslavos. Fue amigo y enemigo de Tolstoi y de Dostoievski, con quienes disintió muchas veces, en medio de ciertos períodos de amistad y concordia. Sufrió el destierro y tuvo que asentarse en París, donde conoció a la cantante Pauline García–Viardot, con quien vivió hasta su muerte. Uno de sus libros más conocidos es Memorias de un cazador, a través del cual da a conocer la vida de los campesinos rusos, explotados y maltratados por la sociedad clasista y conservadora de los zares. Los relatos e historias de este libro le permitieron a Turgueniev realizar una crítica despiadada a ese tipo de gente.

Ernesto Bustos Garrido

Sigue leyendoCuento de Iván Turgénev: Una cacería de patos silvestres

narrativa_newsletterp

El rapto de las princesas y la felicidad, según Heródoto y Kapuściński

El rapto de las princesas y la felicidad
Así vio el pintor Jacobo Comin (álias) Tintoretto el rapto de Helena, la esposa del rey Menelao de Esparta, a manos de París, príncipe de Troya, llamado también Alejandro. (Museo de El Prado)

 

 

El rapto de las princesas y la felicidad, según Heródoto y Kapuściński

Mientras (Heródoto) busca una respuesta a la más importante de las preguntas que se ha planteado, es decir, ¿en qué hunde sus raíces el conflicto entre Oriente y Occiddente, por qué las relaciones entre ambos son tan hostiles?, Heródoto muestra un comportamiento de lo más cauteloso. No grita “!Lo sé!, ¡yo sé!” Todo lo contrario: se oculta en la sombra para destacar respuestas de otros. Esos otros, en este caso, son los hombres más cultos de Persia y mejor instruidos en la historia. Pues esos persas cultos, dice Heródoto, afirman que del conflicto Oriente-Occidente no son causantes ni los griegos ni los persas, sino un tercer pueblo, los fenicios, itinerantes mercaderes profesionales. Son los fenicios los que han iniciado la práctica de raptar mujeres, proceder que ha desencadenado toda esa tormenta.

Sigue leyendoEl rapto de las princesas y la felicidad, según Heródoto y Kapuściński

narrativa_newsletterp