2 cuentos infantiles de Esopo

A continuación podéis leer dos fábulas cortas de Esopo, autor de la Antigua Grecia que no ha perdido ni un ápice de vigor con el paso del tiempo.

Fábula de Esopo para niños: La zorra y el leñador

Una zorra estaba siendo perseguida por unos cazadores cuando llegó al sitio de un leñador y le suplicó que la escondiera. El hombre le aconsejó que ingresara a su cabaña.

Casi de inmediato llegaron los cazadores, y le preguntaron al leñador si había visto a la zorra.

El leñador, con la voz les dijo que no, pero con su mano disimuladamente señalaba la cabaña donde se había escondido.

Los cazadores no comprendieron lsa señas de la mano y se confiaron únicamente en lo dicho con la palabra.

La zorra al verlos marcharse, salió sin decir nada.

Sigue leyendo2 cuentos infantiles de Esopo

narrativa_newsletterp

Un cuento corto para niños: El caballo y el asno

Os dejo un cuento corto para niños: El caballo y el asno. Escribo “para niños” porque es muy didáctica y fácil de asimilar, aunque en realidad no estaría mal que los alumnos recordáramos esta historia de vez en cuando.

He leído la narración de “El caballo y el asno” en diversas versiones que en su literalidad difieren bastante entre sí, si bien la idea subyacente y la moraleja se mantienen. Doy la versión que se atribuye a Esopo.

Sigue leyendoUn cuento corto para niños: El caballo y el asno

narrativa_newsletterp

El cuento de la lechera

¿Quién no ha utilizado en algún momento la expresión “el cuento de la lechera” para referirse a alguien que tiene sueños imposibles de cumplir? Paradójicamente muchos se refieren a tal lechera sin conocer su historia y aún menos la procedencia del cuento.

El cuento de la lechera tiene muchas versiones; la que aquí reproduzco es la de Esopo, el gran fabulista nacido en el siglo VI a.C.

Sigue leyendoEl cuento de la lechera

narrativa_newsletterp

Cuento breve recomendado (28): “El niño ladrón y su madre” (Fábula de Esopo)

Un niño robaba en la escuela los libros de sus compañeros y, como si tal cosa fuese buena, se los llevaba a su madre, quien, en vez de corregirlo, aprobaba su mala acción.

En otra ocasión robó un reloj que asimismo entregó a su madre. Ella también aceptó el robo. Así pasaron los años y el joven se transformó en un ladrón peligroso.