Los libros de cuentos no se venden

El cuento, la narración, la historia es un género al que generalmente accede el escritor en sus comienzos porque lógicamente le parece más fácil. Es cierto que es fórmula para el que basta una idea y una situación, pero ello no significa que sea menor. La perfección en él es tan difícil de alcanzar como en la novela larga, aunque ésta tenga mayor prestigio. Cervantes escribió las espléndidas “Novelas ejemplares, narración corta, y desde los trabajos de Menéndez Pidal sabemos que el Quijote fue concebido como un cuento que al irse estirando el tema surgiendo en el escritor nuevas ideas, tuvo que ser reducido a capítulos cortándolo a veces de forma artificial. “La del alba sería”, tan citado por quienes no han leído el Quijote, es la continuación inmediata de la línea del capítulo anterior, que termina en “hora”:

Cuento breve recomendado: «El malo y el bueno», de Fernando Díaz-Plaja

Fernando Díaz-Plaja. Fuente de la imagen

 

“Curiosamente, en su época Lope de Vega era brillante, simpático, aristócrata, mientras que Cervantes era humilde, vivía a salto de mata, estuvo cautivo cuatro años y se consideraba un perdedor. En la Biblioteca Nacional encontré un manuscrito de Lope de Vega donde se autoelogiaba y sugería pertenecer al Parnaso, con una refutación abajo con la letra de Cervantes: “Si lo dices por ti, Lopillo, eres un idiota sin arte ni juicio”.
Fernando Díaz-Plaja

EL MALO Y EL BUENO

(cuento)

Fernando Díaz-Plaja (España, 1918)

Los dos niños iban cubiertos de pieles y su edad era parecida. Uno era moreno, hirsuto, con expresión torva. El otro era rubio, con ojos azules. Cuando el primero cantaba parecía gruñir, cuando el segundo maldecía lo que oía era un canto de pájaros. El primero tenía la torpeza del bruto; el segundo, la gracia del ángel.
Jugaban frente a la cueva. El moreno había ido colocando con lentitud una piedra encima de otra. Ya eran dos, ya tres, ya cinco. El edificio se iba levantando poco a poco, las piedras se caían y él las colocaba pacientemente en su puesto. El rubio lo miraba.
Se oyó un rumor de pasos a lo lejos. Los dos levantaron la cabeza para ver a su padre que volvía con la azada al hombro. Habló el moreno.

Sigue leyendo

narrativa_newsletterp