Opiniones de un corrector de estilo: Hasta que el Barça no marca el gol de la victoria

Messi, Xavi e Iniesta, jugadores del Barça.
Messi, Xavi e Iniesta, jugadores del Barça. Fuente de la imagen

Opiniones de un corrector de estilo (31): Hasta que el Barça no marca el gol de la victoria

A la hora de escribir, uno de los errores más habituales (y molestos, aunque el autor no se percate de ello) es comunicar lo contrario de lo que se pretende. El asunto se agrava cuando toda la sociedad al completo -salvo honrosas excepciones- se expresa erróneamente, dando así involuntaria legitimidad al gazapo lingüístico. 

Esto ocurre, por ejemplo, en esas oraciones en las que se cuela un “no” polizón y desvergonzado que viene a trastocar la intencionalidad de nuestras palabras. Un “no” que los más listos de la clase definen como no expletivo. Cada vez que leo o escucho “hasta que no” me pongo en alerta: basta seguir leyendo o escuchando la frase en cuestión para confirmar que estoy ante un flagrante (ojo: no confundir con “fragante”) delito gramatical.

Como siempre, pondré un ejemplo:

Sigue leyendoOpiniones de un corrector de estilo: Hasta que el Barça no marca el gol de la victoria

narrativa_newsletterp

Seguimos sin saber

Pero don Mariano no es ni lo uno ni lo otro. Ni apático ni fervoroso. Ni frío ni hooligan. Es simplemente un hombre confianzudo que por la mañana hipoteca al país y por la tarde planta sus posaderas en el palco de un estadio de fútbol mientras se fuma un puro. Tanta ligereza retrata a alguien pagado de sí mismo que se va por la noche a la cama con 100.000 millones de euros que por la mañana no tenía. Cierto que habrá que pagar este préstamo, y con intereses, ¿pero qué más da otro jarro de agua fría cuando ya tenemos el agua hasta el cuello?

Las malas experiencias

LAS MALAS EXPERIENCIAS  Francisco Rodríguez Criado Si la experiencia es un grado, como reza el refranero español, tal vez habría que convenir que el partido del próximo sábado entre el Real Madrid y el Barça ya se ha jugado. Las competiciones de los últimos años y los agoreros nos han enseñado que el futuro de … Sigue leyendo

Golear en tiempos revueltos

Rajoy les ha pedido a los jugadores de la Selección Española que regresen de la Eurocopa 2012 con un triunfo, porque ello proporcionaría un subidón de moral que haría felices a mucha gente. Las palabras son suyas: subidón, moral, felices, gente. Yo nunca he sido partidario de adjudicarme los éxitos de un equipo deportivo de elite, entre otros motivos porque tampoco me adjudico sus fracasos. Pero no es la digestión de las victorias ajenas como propias lo que me preocupa ni ocupa hoy, sino que sea el gobierno quien nos ponga en bandeja semejante placebo. Ahora resulta que ha de ser un equipo de futbolistas quien levante la moral de los españoles. Si en épocas pasadas este discurso por parte de un presidente del gobierno en días previos al acontecimiento deportivo de turno sonaba a populismo y a aficionado ad hoc, hoy parece una clara petición para que nos acojamos a las consabidas bondades del pan y el circo.

La España de Mou

Mou
José Mourinho. Fuente de la imagen

 

“Los países, como los entrenadores de fútbol, eligen su manera de estar en el mundo. Si bien naciones como Suiza practican el juego de Vicente del Bosque, España ha optado por fomentar con tenacidad histórica una filosofía mourinhista. Mientras los pacíficos suizos se dedican a hacer relojes, los españoles, eternos capitanes Alatristes, hacemos la guerra dentro y fuera de nuestras fronteras”.

 

LA ESPAÑA DE MOU

Francisco Rodríguez Criado

Hay dos formas de dirigir un equipo de fútbol. Una de ellas, estilo Vicente del Bosque, busca la armonía entre los jugadores, una buena relación con la prensa, el respeto a otros entrenadores y equipos y la pretensión de hacer buen juego y obtener los mejores resultados deportivos posibles. La otra, estilo Mourinho, fomenta la crispación innecesaria con la prensa y a veces entre los jugadores así como el desprecio a los títulos conseguidos por equipos rivales y el menosprecio (ocasional) a otros entrenadores. Ganará o perderá los partidos, pero el afán por la bronca contra los enemigos invisibles nunca se desvanecerá. El primer modelo esquiva problemas gratuitos y el segundo los busca con afán: no puede vivir sin ellos.

Sigue leyendoLa España de Mou

narrativa_newsletterp

La buena escritura durante el Mundial de Sudáfrica

Los informadores del Mundial de Fútbol de Sudáfrica están de suerte: ya no están solos en su lucha contra el lenguaje. La Fundéu BBVA les ayudará con el léxico más apropiado a la hora de cubrir este evento

 

La Fundéu BBVA aclara las dudas de escritura en las informaciones del Mundial

La Fundación del Español Urgente (Fundéu BBVA) ha hecho público hoy un informe sobre topónimos y otros términos que pueden plantear dudas al elaborar las informaciones de la Copa Mundial de la FIFA Sudáfrica 2010.
En las noticias que aparecen en los medios de comunicación sobre el Mundial de fútbol que se celebrará próximamente, se emplean indistintamente los topónimos “Suráfrica”, “Sudáfrica” y “África del Sur”.

Sigue leyendoLa buena escritura durante el Mundial de Sudáfrica

narrativa_newsletterp

Morir de éxito

Guardiola se marcha para descansar de esa espada de Damocles que supone conseguir todo lo que uno se propone. Han sido cuatro años muy duros sin espacio para la frustración, para el fracaso, para las dudas existencialistas. Si en vez conseguir trece títulos, hubiera conseguido solo dos o tres, Guardiola no estaría cansado, no estaría vacío, no estaría preparando su exilio a Inglaterra.

La roja amarillea

La Roja empieza a amarillear. Tras la victoria en el Mundial de Sudáfrica hemos pasado de las hiperbólicas manifestaciones de alegría a dormitar en la hamaca de la mediocridad. Hemos pasado del carácter sanguíneo a la sangre de horchata; de la pasión al bostezo; de hambrear el gol a morder el polvo con nocturnidad y alevosía. Como diría Rubalcaba, necesitamos una selección que no nos mienta.