Textos sin puntuación

 

Como está en el ánimo de narrativabreve.com tratar de echar una mano a las personas que quieren mejorar su técnica narrativa, nunca viene mal trabajar desde la base: la puntuación. He seleccionado un capítulo de Perdón, imposible. Guía para una puntuación más rica y consciente (RBA, Barcelona, 2006), de José Antonio Millán, dedicado a los textos sin puntos. Sí, por paradójico que pueda parecer, no puntuar es una forma de puntuar. (Advierto de que va por mal camino quien pretenda transgredir las normas sin conocer previamente cuáles son esas normas. Este es un consejo para amigos de los atajos, siempre tan traicioneros…).

Espero que esta entrada os resulte interesante.

Sigue leyendoTextos sin puntuación

narrativa_newsletterp

Opiniones de un corrector de estilo (43): Palabras homófonas

Palabras homófonas

palabras homofonasEn la lengua española hay un gran surtido de palabras que suenan igual pero tienen significados diferentes. Son las palabras homófonas. Si nos dejamos llevar por su sonoridad y no distinguimos unas de otras, la confusión está servida. La solución obviamente está en “intimar” con ellas y acabar distinguiéndolas por mucho que se parezcan “a simple oído” (que no a la vista), de igual manera que una madre identifica sin error posible a sus gemelos, aunque sean “como dos gotas de agua”.

Veamos algunos pares de palabras homófonas. En algunos de estos ejemplos hay que distinguir una palabra de otra, pero en otros hay que distinguir una palabra de la combinación de dos o más palabras.

Y recuerda: por mucho que se parezcan dos gemelos, siempre habrá algo que los delate: la altura, el pelo, un lunar (o simplemente que uno de ellos sea más revoltoso que el otro).

Sigue leyendoOpiniones de un corrector de estilo (43): Palabras homófonas

narrativa_newsletterp

Opiniones de un corrector de estilo (38): Discrepo de los discrepantes

Una mentira repetida mil veces se convierte en una verdad, o eso dicen. En el lenguaje pasa algo parecido: el oído se acostumbra a las incorrecciones que son de uso popular y le cuesta entrar en razón para aliarse con las correctas minorías. Ocurre, por ejemplo, con el verbo “discrepar” (que significa “estar en desacuerdo con alguna persona o cosa”), usado en las mayorías de las ocasiones, por error, con la preposición “con”.

Un ejemplo:

“Discrepo con usted en el tema de la subida de os impuestos”.

Opiniones de un corrector de estilo (42): El abuso de las coletillas

Hemos llegado a tal grado de contaminación lingüística que es casi imposible escuchar una entrevista en la radio en la que el entrevistado de turno (un deportista, pongamos) pronuncie dos frases sin echar mano de la muletilla la verdad es que. Los más lolailos ya dicen la verdá que para ahorrarse la letra d y la tercera persona del singular del verbo ser. (Si es cuestión de economía del lenguaje, ¿por qué no omiten las cuatro palabras, que no aportan nada y aburren mucho?). Y eso que por suerte empieza a desvanecerse poco a poco la moda del ¿Vale? de confirmación que muchos hispanohablantes introducen compulsivamente en sus frases para constatar que su interlocutor no es idiota y que logra procesar la información que se le está dando

Opiniones de un corrector de estilo (40): El diccionario es nuestro amigo

diccionarios

Opiniones de un corrector de estilo (40): El diccionario es nuestro amigo

A finales del pasado año publiqué en el blog un cuento de Eduardo Galeano, “El pequeño rey zaparrastroso”, y una amiga que lo leyó no tardó en ponerse en contacto conmigo para alertarme de la errata.

–¿Qué errata? –le pregunté.

–¿Es que no la ves?

–No, por eso te lo pregunto.

–¡Pero si es muy evidente!

–Pues sigo sin verla.

Como mi amiga era incapaz de sacarme de dudas (su incredulidad por mi falta de perspicacia y la inminencia de las Navidades la tenían completamente paralizada, tanto que la conversación no avanzaba), acabé por preguntarle si se refería al adjetivo “zaparrastroso”.

Sigue leyendoOpiniones de un corrector de estilo (40): El diccionario es nuestro amigo

narrativa_newsletterp

Opiniones de un corrector de estilo (39): La palabra “salle”no tiene quien la escriba

Por invitación de un amigo periodista me entero, leyendo el blog Un arácnido una camiseta, que los académicos se han topado con un bug lingüístico, es decir, una palabra en castellano que no puede ser escrita. (Recordemos que bug es una voz inglesa que significa “insecto” pero también “error”, y es muy usada en el campo de la informática.

Las muletillas del lenguaje

Las muletillas se usan a priori como un apoyo socorrido a la hora de expresarnos, pero a la larga son un lastre y acaban por empobrecer nuestras conversaciones. Sería conveniente desterrarlas de nuestro lenguaje, pero previamente se hace necesario saber cuáles son esas muletillas. Este escrito de  Justo Fernández López, publicado en Hispanoteca. Lengua y … Sigue leyendo