Siete poemas de amor latinoamericanos

siete poemas de amor latinoamericanos

Os presentamos siete poemas de amor de siete grandes autores latinoamericanos: Jaime Sabines, Pablo Neruda, José Ángel Buesa, Jorge Luis Borges, Julio Cortázar, Mario Benedetti y Juan Gelman.

 

Poema de amor de Jaime Sabines: No es que muera de amor…

No es que muera de amor, muero de ti.

Muero de ti, amor, de amor de ti,

de urgencia mía de mi piel de ti,

de mi alma, de ti y de mi boca

y del insoportable que yo soy sin ti.

Sigue leyendoSiete poemas de amor latinoamericanos

narrativa_newsletterp

Los mejores 1001 cuentos: Los dos reyes y los dos laberintos, de Borges

Cuento, Los dos reyes y los dos laberintos

Fernando Oviedo, lector de Narrativa Breve, ha dejado un comentario recomendando dos cuentos de Borges, EL LIBRO DE ARENA y LOS DOS REYES Y LOS DOS LABERINTOS.

EL LIBRO DE ARENA está publicado en el blog desde hace mucho, no así LOS DOS REYES Y LOS DOS LABERINTOS, que ahora os ofrezco.

El cuento presenta un laberinto (figura habitual en la obra de Borges), orgullo del rey de Babilonia, en el que ni siquiera los más valientes se atreven a adentrarse en él. No contaré más, pero diré que el tema de la venganza también aparece en este microrrelato del maestro argentino.

Sigue leyendoLos mejores 1001 cuentos: Los dos reyes y los dos laberintos, de Borges

narrativa_newsletterp

Historia gauchesca de Miguel Briante, a la manera de Borges

En el cuento “Kincón” del argentino Miguel Briante (1944-) resulta más o menos evidente la influencia de Jorge Luis Borges, en dos aspectos característicos de su narrativa: primero, la historia y segundo el estilo de su escritura. Borges tenía una suerte de idea fija con el tema gauchesco, y especialmente con los cuchillos. Si él hubiera podido batirse a duelo en algún obscuro callejón del antiguo Buenos Aires, se habría hecho un hombre pleno y realizado. A la vez, si él hubiera inventado a Martín Fierro, aquello lo hubiera hecho feliz más que recibir el Nobel que siempre le fue esquivo.

En la obra de Borges encontramos un parentesco evidente con aquel personaje del folklore argentino: Martín Fierro es malevo, “pueta”, orillero, peón de anchas espaldas, valiente y fiero con las herramientas cortantes. Un ejemplo de ello es el cuento “La forma de la espada”. Hay más.

Sigue leyendoHistoria gauchesca de Miguel Briante, a la manera de Borges

narrativa_newsletterp

Cuento de Jorge Luis Borges: El fin

 

Recabarren, tendido, entreabrió los ojos y vio el oblicuo cielo raso de junco. De la otra pieza le llegaba un rasgueo de guitarra, una suerte de pobrísimo laberinto que se enredaba y desataba infinitamente…

Recobró poco a poco la realidad, las cosas cotidianas que ya no cambiaría nunca por otras. Miró sin lástima su gran cuerpo inútil, el poncho de lana ordinaria que le envolvía las piernas. Afuera, más allá de los barrotes de la ventana, se dilataban la llanura y la tarde; había dormido, pero aún quedaba mucha luz en el cielo. Con el brazo izquierdo tanteó dar con un cencerro de bronce que había al pie del catre. Una o dos veces lo agitó; del otro lado de la puerta seguían llegándole los modestos acordes. El ejecutor era un negro que había aparecido una noche con pretensiones de cantor y que había desafiado a otro forastero a una larga payada de contrapunto. Vencido, seguía frecuentando la pulpería, como a la espera de alguien. Se pasaba las horas con la guitarra, pero no había vuelto a cantar; acaso la derrota lo había amargado. La gente ya se había acostumbrado a ese hombre inofensivo. Recabarren, patrón de la pulpería, no olvidaría ese contrapunto; al día siguiente, al acomodar unos tercios de yerba, se le había muerto bruscamente el lado derecho y había perdido el habla. A fuerza de apiadarnos de las desdichas de los héroes de la novelas concluimos apiadándonos con exceso de las desdichas propias; no así el sufrido Recabarren, que aceptó la parálisis como antes había aceptado el rigor y las soledades de América. Habituado a vivir en el presente, como los animales, ahora miraba el cielo y pensaba que el cerco rojo de la luna era señal de lluvia.

Sigue leyendoCuento de Jorge Luis Borges: El fin

narrativa_newsletterp

Cuento de Elvio E. Gandolfo: Vivir en la salina

Cuento de Elvio E. Gandolfo

En 1999 la editorial Alfaguara hizo una encuesta entre escritores y críticos para que eligieran cuál era, en su opinión, el mejor cuento argentino del siglo XX. El cuento Esa mujer“, de Rodolfo Walsh, fue el más votado, superando a Borges y Cortázar, que no se quedaron muy atrás. “El Aleph”, de Borges, por ejemplo, quedó en segunda posición. Y este cuento de Elvio E. Gandolfo: Vivir en la salina, quedó en la decimocuarta posición. Es un cuento que las duras condiciones de trabajo que retrata me recuerda a los cuentos de Baldomero Lillo en los que retrata la mala vida de los mineros chilenos. Un ejemplo: “La compuerta número 12“.

No os perdáis el cuento de Gandolfo: os va a gustar.

Sigue leyendoCuento de Elvio E. Gandolfo: Vivir en la salina

narrativa_newsletterp

Indro Montanelli cena con Borges

Indro Montanelli, Borges
Indro Montanelli. Fuente de la imagen

Rescato un cautivador pasaje de Cuentas conmigo mismo. Diarios, del periodista y escritor italiano Indro Montanell, donde se da cuenta de algunas delicatessen intelectuales que amenizaron la cena que mantuvo con el escritor argentino.

Indro Montanelli cena con Borges

Milán, 21 de mayo. Ceno con Borges, llegado repentinamente de Venecia (se marcha mañana a Lisboa y a Buenos Aires) en casa del editor Ricci. Me causa la impresión, físicamente incluso, de alguien más anglosajón que español. Me confirma, en efecto -y con todo el aspecto de sentirse orgulloso- que una de sus abuelas era inglesa. Pero siente orgullo también por sus antepasados militares, entre ellos un general que infligió una severa derrota a los indios. Conversador delicioso, aunque lleno de pundonor filológico: le fascina el origen de las palabras, incluso de las más insignificantes. Staglieno, que lo acompaña, me dice que es un riguroso calvinista. Debe de ser verdad porque un elogio mío a Weber lo entusiasma. Le preguntó cuándo empezó a quedarse ciego. 

Sigue leyendoIndro Montanelli cena con Borges

narrativa_newsletterp

Cuento breve recomendado: “Amina”. Cuento infantil

 

Amina cuento infantil
Fotografía de Nieves D. Taboada con Denver, el perro de sus nietas más pequeñas Blanca e Inés, que siempre escucha con ellas los cuentos  de la abuela.

 

CUENTOS POPULARES DE TRADICIÓN ORAL

He publicado en esta sección de Cuentos Breves Recomendados del blog Narrativa Breve muchos cuentos populares de tradición oral, de muy diferentes países. Fue Ramón Menéndez Pidal (1864-1968) quien recalcó la importancia de la expresión tradición oral para designar un tipo de literatura –mitos y leyendas, romances, canciones y baladas y, desde luego, cuentos– y distinguirlo de lo puramente popular, es decir, la simple recepción o aceptación por el pueblo –sin ninguna intervención por su parte– de una obra en cuanto que satisface sus gustos. La palabra tradicional se refiere a la reelaboración oral por medio de las variantes introducidas por muchos individuos, no coetáneos sino sucesivos, que son la forma en que el pueblo como colectividad interviene en la composición literaria. El pueblo es autor mediante ese perenne fluir de las variantes y no tiene nombre porque es el inmenso anónimo; su único nombre –como decía el citado estudioso– es legión y su fecha son los siglos.

Sigue leyendoCuento breve recomendado: “Amina”. Cuento infantil

narrativa_newsletterp

La crónica de la ciudad de Ramón Gómez de la Serna

[vc_row][vc_column][vc_column_text]

Ramón Gómez de la Serna
Ramón Gómez de la Serna

La crónica de ciudad de Ramón Gómez de la Serna

Por Ernesto Bustos Garrido

Ramón Gómez de la Serna estuvo exiliado en Argentina y vivió en la ciudad capital de Buenos Aires en los años 40. Escribió el libro Explicación de Buenos Aires, que contiene infinidad de artículos sobre diversos aspectos de la vida en dicha metrópoli, la más europea de toda América Latina. De la Serna inaugura de este modo un género de crónica humorística con reiterados guiños al tango, a las confiterías, el barrio de la Chacaritta –donde está la tumba de Gardel–, a las frases y palabras diferenciales, al lunfardo, ese lenguaje rioplatense de baja estofa y que para entenderlo y oírlo hay que darse una vuelta por el barrio La Boca. El libro es una sabrosa recolección de trazos de una ciudad que nunca duerme y que hoy, pese al peronismo, a la bancarrota y los excesos financieros, a los escándalos que dejó Menen, y a los vomitivos negociados del kirchnerismo, entrega al visitante, a manos llenas, una cultura creada a partir de muchas vertientes migratorias (solo tres millones de emigantes italianos a comienzos del siglo XX), donde Lugones, Sarmiento, Borges y Cortázar son excelsos representantes. Bien por la crónica de ciudad de Ramón Gómez de la Serna.

Sigue leyendoLa crónica de la ciudad de Ramón Gómez de la Serna

narrativa_newsletterp