El otro Borges

Al otro, a Borges, es a quien le ocurren las cosas. Yo camino por Buenos Aires y me demoro, acaso ya mecánicamente, para mirar el arco de un zaguán y la puerta cancel; de Borges tengo noticias por el correo y veo su nombre en una terna de profesores o en un diccionario biográfico. Me gustan los relojes de arena, los mapas, la tipografía del siglo XVIII, las etimologías, el sabor del café y la prosa de Stevenson; el otro comparte esas preferencias, pero de un modo vanidoso que las convierte en atributos de un actor

Los mejores 1001 cuentos literarios de la Historia: “Vivir para siempre”, de James George Frazer

Jorge Luis Borges, Bioy Casares y Silvina Ocampo incluyeron el cuento –o microrrelato, si se prefiere– “Vivir para siempre”, de James George Frazer, en su Antología de Literatura fantástica (1940), obra que se ha convertido en todo un clásico del género.

 

Los mejores 1001 cuentos literarios de la Historia (13): “El Aleph”, de Jorge Luis Borges

El escritor albaceteño Eloy M. Cebrián, novelista y cuentista, nos recomienda “El Aleph”, de Jorge Luis Borges. “El Aleph” es uno de los mejores cuentos del siglo XX, y uno de los más famosos. Era inevitable que alguien, antes o después, lo rescatara para esta sección de LOS MEJORES 1001 CUENTOS LITERARIOS DE LA HISTORIA.

 

EL ALEPH, un cuento de Jorge Luis Borges

O God, I could be bounded in a nutshell and count myself a King of infinite space.
Hamlet, II, 2.

But they will teach us that Eternity is the Standing still of the Present Time, a Nuncstans (as the Schools call it); which neither they, nor any else understand, no more than they would a Hicstans for a infinite greatnesse of Place.
Leviathan, IV, 46

 

La candente mañana de febrero en que Beatriz Viterbo murió, después de una imperiosa agonía que no se rebajó un solo instante ni al sentimentalismo ni al miedo, noté que las carteleras de fierro de la Plaza Constitución habían renovado no sé qué aviso de cigarrillos rubios; el hecho me dolió, pues comprendí que el incesante y vasto universo ya se apartaba de ella y que ese cambio era el primero de una serie infinita. Cambiará el universo pero yo no, pensé con melancólica vanidad; alguna vez, lo sé, mi vana devoción la había exasperado; muerta, yo podía consagrarme a su memoria, sin esperanza, pero también sin humillación. Consideré que el 30 de abril era su cumpleaños; visitar ese día la casa la calle Garay para saludar a su padre y a Carlos Argentino Daneri, su primo hermano, era un acto cortés, irreprochable, tal vez ineludible. De nuevo aguardaría en el crepúsculo de la abarrotada salita, de nuevo estudiaría las circunstancias de sus muchos retratos, Beatriz Viterbo, de perfil, en colores; Beatriz, con antifaz, en los carnavales de 1921; la primera comunión de Beatriz; Beatriz, el día de su boda con Roberto Alessandri; Beatriz, poco después del divorcio, en un almuerzo del Club Hípico; Beatriz, en Quilmes, con Delia San Marco Porcel y Carlos Argentino; Beatriz, con el pekinés que le regaló Villegas Haedo; Beatriz, de frente y de tres cuartos, sonriendo; la mano en el mentón… No estaría obligado, como otras veces, a justificar mi presencia con módicas ofrendas de libros: libros cuyas páginas, finalmente, aprendí a cortar, para no comprobar, meses después, que estaban intactos.

Sigue leyendoLos mejores 1001 cuentos literarios de la Historia (13): “El Aleph”, de Jorge Luis Borges

narrativa_newsletterp

Los mejores 1001 cuentos literarios de la Historia. “La casa de Asterión”, de Borges

Borges, cuento, Asterión
Jorge Luis Borges, en la portada de la biografía Borges. A Life, de Edwin Williamson

En la entrevista que le hice recientemente a la poeta Victoria Mera le pedí que nos recomendara un cuento. Su elección fue “La casa de Asterión”, de Jorge Luis Borges, incluido en su mítico libro El Aleph, publicado por la editorial Losada en 1949. 

LA CASA DE ASTERIÓN

(cuento)

Jorge Luis Borges

Y la reina dio a luz un hijo que se llamó Asterión.

Apolodoro: Biblioteca, III,I

 

Sé que me acusan de soberbia, y tal vez de misantropía, y tal vez de locura. Tales acusaciones (que yo castigaré a su debido tiempo) son irrisorias. Es verdad que no salgo de mi casa, pero también es verdad que sus puertas (cuyo número es infinito)* están abiertas día y noche a los hombres y también a los animales. Que entre el que quiera. No hallará pompas mujeriles aquí ni el bizarro aparato de los palacios, pero sí la quietud y la soledad. Asimismo hallará una casa como no hay otra en la faz de la Tierra. (Mienten los que declaran que en Egipto hay una parecida.) Hasta mis detractores admiten que no hay un solo mueble en la casa. Otra especie ridícula es que yo, Asterión, soy un prisionero. ¿Repetiré que no hay una puerta cerrada, añadiré que no hay una cerradura? Por lo demás, algún atardecer he pisado la calle; si antes de la noche volví, lo hice por el temor que me infundieron las caras de la plebe, caras descoloridas y aplanadas, como la mano abierta. Ya se había puesto el Sol, pero el desvalido llanto de un niño y las toscas plegarias de la grey dijeron que me habían reconocido. La gente oraba, huía, se prosternaba; unos se encaramaban al estilóbato del templo de las Hachas, otros juntaban piedras. Alguno, creo, se ocultó bajo el mar. No en vano fue una reina mi madre; no puedo confundirme con el vulgo; aunque mi modestia lo quiera.

Sigue leyendoLos mejores 1001 cuentos literarios de la Historia. “La casa de Asterión”, de Borges

narrativa_newsletterp

Cuento breve recomendado: Emma Zunz, de Jorge Luis Borges

Jorge Luis Borges.

EMMA ZUNZ

Jorge Luis Borges

(cuento)

El catorce de enero de 1922, Emma Zunz, al volver de la fábrica de tejidos Tarbuch y Loewenthal, halló en el fondo del zaguán una carta, fechada en el Brasil, por la que supo que su padre había muerto. La engañaron, a primera vista, el sello y el sobre; luego, la inquietó la letra desconocida. Nueve diez líneas borroneadas querían colmar la hoja; Emma leyó que el señor Maier había ingerido por error una fuerte dosis de veronal y había fallecido el tres del corriente en el hospital de Bagé. Un compañero de pensión de su padre firmaba la noticia, un tal Feino Fain, de Río Grande, que no podía saber que se dirigía a la hija del muerto.

Sigue leyendoCuento breve recomendado: Emma Zunz, de Jorge Luis Borges

narrativa_newsletterp

Cuento breve recomendado: “La escritura de Dios”, de Jorge Luis Borges

Emma Risso Platero
Emma Risso Platero, amiga de Jorge Luis Borges. Fuente de la imagen en Internet

La poeta y periodista Gloria Díez Fernández nos recomienda el cuento “La escritura de Dios”, del argentino Jorge Luis Borges, a quien Gloria entrevistó en Buenos Aires. El cuento, incluido en El Aleph (Losada, Buenos Aires, 1949), está dedicado a Emma Risso Platero, una diplomática uruguaya que vivió en la capital argentina, donde conoció y se hizo amiga de Borges.

Sigue leyendoCuento breve recomendado: “La escritura de Dios”, de Jorge Luis Borges

narrativa_newsletterp

Cuentos de viva voz

¿Te gustaría escuchar algunos de los cuentos publicados en la sección Cuentos breves recomendados de NarrativaBreve.com que coordina Miguel Díez? Pues ya es posible gracias a la generosidad de Manuel Rodríguez Sánchez, que se ha encargado de grabar en archivos de audio algunos de esos cuentos publicados en este blog, y que ya están a tu disposición en su espacio cultural: El taller de brújulas