Microrrelato de Manuel Pastrana Lozano: Leyendo en el balcón

Leyendo en el balcón es un microrrelato que se nutre de otras lecturas: Marco Denevi y Julio Cortázar. Una tarde, al terminar su jornada, el joven decide ir hasta la casa, conocer a la mujer y también, curioso, preguntarle por el libro que lee con tanto interés. Toca el timbre varias veces, la casa permanece a esa hora en una mudez extraña. La puerta, mal cerrada, permite empujarla suavemente y entrar en ella sin hacer ruido.

Cuento breve recomendado: [El beso], de Julio Cortázar

Cuento, Julio Cortázar, cortísimo metraje
Julio Cortázar. Fuente de la imagen

 

El capítulo 7, gustos aparte, es una de las hojas más perfectas de la literatura universal. Pertenece a Rayuela, pero tiene identidad propia y el placer de su lectura no depende del resto de la obra. Es un poema en prosa con la narración más original y musical de un beso que se haya escrito jamás. Su efecto en el lector primerizo es inmediato, sucumbe pública o secretamente al recuerdo de su propio beso anhelado o de su boca amante imaginada.

Ulises Argandona

Sigue leyendoCuento breve recomendado: [El beso], de Julio Cortázar

narrativa_newsletterp

Cuento de Julio Cortázar: La noche de mantequilla

cuento de Cortázar, mantequilla
Monzón vapulea a Mantequilla Napoles

 

Cuento de Julio Cortázar: La noche de mantequilla

Eran esas ideas que se le ocurrían a Peralta, él no daba mayores explicaciones a nadie pero esa vez se abrió un poco más y dijo que era como el cuento de la carta robada, Estévez no entendió al principio y se quedó mirándolo a la espera de más; Peralta se encogió de hombros como quien renuncia a algo y le alcanzó la entrada para la pelea, Estévez vio bien grande un número 3 en rojo sobre fondo amarillo, y abajo 235; pero ya antes, cómo no verlo con esas letras que saltaban a los ojos, Monzón Vs. Nápoles. La otra entrada se la harán llegar a Walter, dijo Peralta. Vos estarás ahí antes de que empiecen las peleas (nunca repetía instrucciones, y Estévez escuchó reteniendo cada frase) y Walter llegará en la mitad de la primera preliminar, tiene el asiento a tu derecha. Cuidado con los que se avivan a último momento y buscan mejor sitio, decile algo en español para estar seguro. El vendrá con una de esas carteras que usan los hippies, la pondrá entre los dos si es un tablón o en el suelo si son sillas. No le hables más que de las peleas y fíjate bien alrededor, seguro habrá mexicanos o argentinos, tenelos bien marcados para el momento en que pongas el paquete en la cartera. ¿Walter sabe que la cartera tiene que estar abierta?, preguntó Estévez. Sí, dijo Peralta como sacándose una mosca de la solapa, solamente espera hasta el final cuando ya nadie se distrae. Con Monzón es difícil distraerse, dijo Estévez. Con Mantequilla tampoco, dijo Peralta. Nada de charla, acordate. Walter se irá primero, vos dejá que la gente vaya saliendo y ándate por otra puerta.

Sigue leyendoCuento de Julio Cortázar: La noche de mantequilla

narrativa_newsletterp

Julio Cortázar y el boxeo

Julio Cortázar y el boxeo
Firpo saca del ring a Dempsey

Julio Cortázar y el boxeo

Por Ernesto Bustos Garrido

La noche de Mantequilla” se llama el cuento que identificó a Julio Cortázar como un escritor de grandes aficiones, entre las cuales figuraban el jazz, los gatos, las mujeres enigmáticas, la novela policial, la política y el boxeo. Incluso, cuando llegó de Argentina a París, hizo de comentarista y relator deportivo en esa especialidad. Su ídolo de siempre fue un boxeador argentino llamado Juan Yepes, pero también admiró a Mohamed Alí, a Nicolnno Locche, al “Mono” Gatica y a “Sugar” Ray Robinson. (No confundir con “Sugar” Ray Leonard).

Sigue leyendoJulio Cortázar y el boxeo

narrativa_newsletterp

Cuento de Julio Cortázar: El río

[vc_row][vc_column][vc_column_text]

 

Julio Cortázar, Instrucciones para llorar
Escritor argentino Julio Cortázar.
Y sí, parece que es así, que te has ido diciendo no sé qué cosa, que te ibas a tirar al Sena, algo por el estilo, una de esas frases de plena noche, mezcladas de sábana y boca pastosa, casi siempre en la oscuridad o con algo de mano o de pie rozando el cuerpo del que apenas escucha, porque hace tanto que apenas te escucho cuando dices cosas así, eso viene del otro lado de mis ojos cerrados, del sueño que otra vez me tira hacia abajo.

Sigue leyendoCuento de Julio Cortázar: El río

narrativa_newsletterp

Aspectos del cuento, por Julio Cortázar

[vc_row][vc_column][vc_column_text]

Julio Cortázar, Instrucciones para llorar
Julio Cortázar

Aspectos del cuento, por Julio Cortázar

Puesto que voy a ocuparme de algunos aspectos del cuento como género literario, y es posible que algunas de mis ideas sorprendan o choquen a quienes las lean, me parece de una elemental honradez definir el tipo de narración que me interesa, señalando mi especial manera de entender el mundo.

Casi todos los cuentos que he escrito pertenecen al género llamado fantástico por falta de mejor nombre, y se oponen a ese falso realismo que consiste en creer que todas las cosas pueden describirse y explicarse como lo daba por sentado el optimismo filosófico y científico del siglo XVIII, es decir, dentro de un mundo regido más o menos armoniosamente por un sistema de leyes, de principios, de relaciones de causa y efecto, de psicologías definidas, de geografía bien cartografiadas. En mi caso, la sospecha de otro orden más secreto y menos comunicable, y el fecundo descubrimiento de Alfred Jarry, para quien el verdadero estudio de la realidad no residía en las leyes sino en las excepciones a esas leyes, han sido algunos de los principios orientadores de mi búsqueda personal de una literatura al margen de todo realismo demasiado ingenuo. Por eso, si en las ideas que siguen encuentran ustedes una predilección por todo lo que en el cuento es excepcional, trátese de los temas o incluso de las formas expresivas, creo que esta presentación de mi propia manera de entender el mundo explicará mi toma de posesión y mi enfoque del problema. En último extremo podrá decirse que solo he hablado del cuento tal y como yo lo practico. Y sin embargo, no creo que sea así. Tengo la certidumbre de que existen ciertas constantes, ciertos valores que se aplican a todos los cuentos, fantásticos o realistas, dramáticos o humorísticos. Y pienso que tal vez sea posible mostrar aquí esos elementos invariables que dan a un buen cuento su atmósfera peculiar y su calidad de obra de arte.

Sigue leyendoAspectos del cuento, por Julio Cortázar

narrativa_newsletterp

Relato invisible en la película Blow-Up de Antonioni

Un relato invisible en la película Blow-Up de Antonioni

Por Ernesto Bustos Garrido

La película Blow-Up del italiano Michelangelo Antonioni es hoy un filme de culto para los seguidores del Pop y luego el Indie. Filmada en Inglaterra entre 1965 y 1966, contó en el reparto con la soberbia actriz británica Vanessa Redgrave, de la no menos famosa Sarah Milles y de un joven David Hemmings. Blow-Up le dio el mayor crédito a su director, que nunca más logró realizar una película tan comentada, vista y auspiciosamente criticada como esta.

Sigue leyendoRelato invisible en la película Blow-Up de Antonioni

narrativa_newsletterp

Cuento de Mario Espinosa: H.M. Cuentos de la Generación del 50

[vc_row][vc_column][vc_column_text]

Cuento de Mario Espinosa
Cuentos de la Generación del 50. Editorial del Nuevo Extremo. Edición de Enrique Lafourcade

Nadie sabe si Mario Espinosa está vivo o muerto. El cuento que doy de este escritor chileno, poco conocido, se llama “H.M.” y aparece en una antología preparada por el también escritor chileno, Enrique Lafourcade, a mediado de los años 50.

“El relato invisible en la película Blow-Up de Antonioni” es una crónica donde se revela que el personaje central de la película Blow-Up, de Antonioni, tiene una conexión con el protagonista del cuento de Julio Cortázar, “Las babas del diablo”  y con el autor del cuento H.M. ¿Cómo es eso posible?

Sigue leyendoCuento de Mario Espinosa: H.M. Cuentos de la Generación del 50

narrativa_newsletterp

Cuento de Julio Cortázar: Las babas del diablo

Cuento, Julio Cortázar, Las babas del diablo

Cuento de Julio Cortázar: Las babas del diablo

Nunca se sabrá cómo hay que contar esto, si en primera persona o en segunda, usando la tercera del plural o inventando continuamente formas que no servirán de nada. Si se pudiera decir: yo vieron subir la luna, o: nos me duele el fondo de los ojos, y sobre todo así: tú la mujer rubia eran las nubes que siguen corriendo delante de mis tus sus nuestros vuestros sus rostros. Qué diablos.

Sigue leyendoCuento de Julio Cortázar: Las babas del diablo

narrativa_newsletterp

Cuento de Julio Cortázar: Tu más profunda piel

Tu más profunda piel

Relato corto de Julio Cortázar: Tu más profunda piel

Cada memoria enamorada guarda sus magdalenas y la mía -sabelo, allí donde estés- es el perfume del tabaco rubio que me devuelve a tu espigada noche, a la ráfaga de tu más profunda piel. No el tabaco que se aspira, el humo que tapiza las gargantas, sino esa vaga equívoca fragancia que deja la pipa, en los dedos y que en algún momento, en algún gesto inadvertido, asciende con su látigo de delicia para encabritar tu recuerdo, la sombra de tu espalda contra el blanco velamen de las sábanas.

Sigue leyendoCuento de Julio Cortázar: Tu más profunda piel

narrativa_newsletterp