Cuento de Mario Espinosa: H.M. Cuentos de la Generación del 50

Cuento de Mario Espinosa

Cuentos de la Generación del 50. Editorial del Nuevo Extremo. Edición de Enrique Lafourcade

Nadie sabe si Mario Espinosa está vivo o muerto. El cuento que doy de este escritor chileno, poco conocido, se llama «H.M.» y aparece en una antología preparada por el también escritor chileno, Enrique Lafourcade, a mediado de los años 50.

«El relato invisible en la película Blow-Up de Antonioni» es una crónica donde se revela que el personaje central de la película Blow-Up, de Antonioni, tiene una conexión con el protagonista del cuento de Julio Cortázar, «Las babas del diablo»  y con el autor del cuento H.M. ¿Cómo es eso posible?

Sigue leyendo

narrativa_newsletterp

Cuento de Julio Cortázar: Las babas del diablo

Cuento, Julio Cortázar, Las babas del diablo

Cuento de Julio Cortázar: Las babas del diablo

Nunca se sabrá cómo hay que contar esto, si en primera persona o en segunda, usando la tercera del plural o inventando continuamente formas que no servirán de nada. Si se pudiera decir: yo vieron subir la luna, o: nos me duele el fondo de los ojos, y sobre todo así: tú la mujer rubia eran las nubes que siguen corriendo delante de mis tus sus nuestros vuestros sus rostros. Qué diablos.

Sigue leyendo

narrativa_newsletterp

Cuento de Julio Cortázar: Tu más profunda piel

Tu más profunda piel

Relato corto de Julio Cortázar: Tu más profunda piel

Cada memoria enamorada guarda sus magdalenas y la mía -sabelo, allí donde estés- es el perfume del tabaco rubio que me devuelve a tu espigada noche, a la ráfaga de tu más profunda piel. No el tabaco que se aspira, el humo que tapiza las gargantas, sino esa vaga equívoca fragancia que deja la pipa, en los dedos y que en algún momento, en algún gesto inadvertido, asciende con su látigo de delicia para encabritar tu recuerdo, la sombra de tu espalda contra el blanco velamen de las sábanas.

Sigue leyendo

narrativa_newsletterp

La crónica de la ciudad de Ramón Gómez de la Serna

Ramón Gómez de la Serna

Ramón Gómez de la Serna

La crónica de ciudad de Ramón Gómez de la Serna

Por Ernesto Bustos Garrido

Ramón Gómez de la Serna estuvo exiliado en Argentina y vivió en la ciudad capital de Buenos Aires en los años 40. Escribió el libro Explicación de Buenos Aires, que contiene infinidad de artículos sobre diversos aspectos de la vida en dicha metrópoli, la más europea de toda América Latina. De la Serna inaugura de este modo un género de crónica humorística con reiterados guiños al tango, a las confiterías, el barrio de la Chacaritta –donde está la tumba de Gardel–, a las frases y palabras diferenciales, al lunfardo, ese lenguaje rioplatense de baja estofa y que para entenderlo y oírlo hay que darse una vuelta por el barrio La Boca. El libro es una sabrosa recolección de trazos de una ciudad que nunca duerme y que hoy, pese al peronismo, a la bancarrota y los excesos financieros, a los escándalos que dejó Menen, y a los vomitivos negociados del kirchnerismo, entrega al visitante, a manos llenas, una cultura creada a partir de muchas vertientes migratorias (solo tres millones de emigantes italianos a comienzos del siglo XX), donde Lugones, Sarmiento, Borges y Cortázar son excelsos representantes. Bien por la crónica de ciudad de Ramón Gómez de la Serna.

Sigue leyendo

narrativa_newsletterp

Cuento de Julio Cortázar: Cartas de mamá

Cuento de Julio Cortázar

 

Muy bien hubiera podido llamarse libertad condicional. Cada vez que la portera le entregaba un sobre, a Luis le bastaba reconocer la minúscula cara familiar de José de San Martín para comprender que otra vez más habría de franquear el puente. San Martín, Rivadavia, pero esos nombres eran también imágenes de calles y de cosas, Rivadavia al seis mil quinientos, el caserón de Flores, mamá, el café de San Martín y Corrientes donde lo esperaban a veces los amigos, donde el mazagrán tenía un leve gusto a aceite de ricino. Con el sobre en la mano, después del Merci bien, madame Durand, salir a la calle no era ya lo mismo que el día anterior, que todos los días anteriores. Cada carta de mamá (aun antes de eso que acababa de ocurrir, este absurdo error ridículo) cambiaba de golpe la vida de Luis, lo devolvía al pasado como un duro rebote de pelota. Aun antes de eso que acababa de leer —y que ahora releía en el autobús entre enfurecido y perplejo, sin acabar de convencerse—, las cartas de mamá; eran siempre una alteración del tiempo, un pequeño escándalo inofensivo dentro del orden de cosas que Luis había querido y trazado y conseguido, calzándolo en su vida como había calzado a Laura en su vida y a París en su vida. Cada nueva carta insinuaba por un rato (porque después él las borraba en el acto mismo de contestarlas cariñosamente) que su libertad duramente conquistada, esa nueva vida recortada con feroces golpes de tijera en la madeja de lana que los demás habían llamado su vida, cesaba de justificarse, perdía pie, se borraba como el fondo de las calles mientras el autobús corría por la rue de Richelieu. No quedaba más que una parva libertad condicional, la irrisión de vivir a la manera de una palabra entre paréntesis, divorciada de la frase principal de la que sin embargo es casi siempre sostén y explicación. Y desazón, y una necesidad de contestar en seguida, como quien vuelve a cerrar una puerta.

Sigue leyendo

narrativa_newsletterp

Cuento breve recomendado: «Cortísimo metraje», de Julio Cortázar

 

Cuento breve de Julio Cortázar: Cortísimo metraje
Julio Cortázar. Fuente de la imagen

Yo creo que desde muy pequeño mi desdicha y mi dicha al mismo tiempo fue el no aceptar las cosas como dadas. A mí no me bastaba con que me dijeran que eso era una mesa, o que la palabra madre era la palabra madre y ahí se acaba todo. Al contrario, en el objeto mesa y en la palabra madre empezaba para mí un itinerario misterioso que a veces llegaba a franquear y en el que a veces me estrellaba.

Julio Cortázar

 

Sigue leyendo

narrativa_newsletterp

Entrevista a Pedro Triguero-Lizana

Entrevista a Pedro Triguero-Lozana
La humanidad en peligro. El fin del mundo en el cine, de Pedro Triguero-Lizana (Rebross, Cáceres, 2013)

LAS ENTREVISTAS DE NARRATIVA BREVE

Pedro Triguero-Lizana

La humanidad en peligro. El fin del mundo en el cine (Rebross, 2012)

Por Miguel Bravo Vadillo

Pedro Triguero-Lizana (Madrid, 1970) es licenciado por la Facultad de Geografía e Historia (rama de Historia del Arte) de la Universidad Complutense de Madrid. Fue colaborador de los fanzines de cine Revista de cine Chomón, Revista de Cine Chomón Sonoro, Boletín Chomón Sonoro y Súper 8, entre 1994 y 2000. Fue ganador de un premio –quizá el primero, Filmax no dio muchas explicaciones– del “Concurso de Crítica Filmax 100 años de cine” en 1996. Colabora en la revista de cine Versión Original desde 2005. Fue uno de los coautores del libro colectivo Otro cine es posible, coordinado por Francisco Rebollo y editado por el Festival Internacional Cine-posible de Extremadura y la Junta de Extremadura, en 2008.

Hoy charlamos con él a propósito de su libro La humanidad en peligro (El fin del mundo en el cine), que vio la luz en 2013, editado por la Fundación ReBross de Cáceres; un libro en el que Triguero-Lizana da un repaso exhaustivo a las películas más relevantes que, a lo largo de la historia del cine, han tratado el tema del apocalipsis en sus más variadas formas.

Sigue leyendo

narrativa_newsletterp

Microrrelato de Julio Cortázar: Instrucciones para cantar

Microrrelato, Julio Cortázar, Instrucciones para cantar
Fuente de la imagen

Microrrelato de Julio Cortázar: Instrucciones para cantar

Empiece por romper los espejos de su casa, deje caer los brazos, mire vagamente la pared, olvídese. Cante una sola nota, escuche por dentro. Si oye (pero esto ocurrirá mucho después) algo como un paisaje sumido en el miedo, con hogueras entre las piedras, con siluetas semidesnudas en cuclillas, creo que estará bien encaminado, y lo mismo si oye un río por donde bajan barcas pintadas de amarillo y negro, si oye un sabor de pan un tacto de dedos, una sombra de caballo.

Sigue leyendo

narrativa_newsletterp

La importancia de la coma

Un amigo me envía esta frase como ejemplo de doble significado dependiendo de la ubicación de la coma, y me recuerda las palabras que empleó Julio Cortázar para describirla: «La coma, esa puerta giratoria del pensamiento».