Leyenda de América Central: El magüey

“Quetzalcóatl invitó en una oportunidad a Mayahuel, la diosa virgen, a conocer mundo. La diosa aceptó de inmediato y ambos bajaron de los cielos mientras la vieja Tzitzimitl. dormía.

Tzitzimitl era la encargada de custodiar la virtud de Mayahuel, y cuando despertó se sintió burlada. Entonces llamó a todas sus hijas para vengar su orgullo. Madre e hijas partieron en busca de los fugitivos”.