‘El electrón libre’ y otros microrrelatos | Manuel Pastrana Lozano

10 microrrelatos, Manuel Pastrana Lozano, historias cortas

Manuel Pastrana Lozano nos deja un buen ramilletes de historias breves, brevísimas, articulas de un solo párrafo. 5 microrrelatos para leer en clase o en talleres literarios 4 microrrelatos de Antonio Toribios 2 microrrelatos de terror de Reinaldo Bernal Cárdenas EL ELECTRÓN LIBRE Mientras giraba en torno al núcleo, el electrón libre iba contando historias … Sigue leyendo

«El tartamudo” y otros minicuentos de Manuel Pastrana Lozano

el ascensor, relatos

El ascensor baja casi completo de pasajeros desde las alturas del rascacielos. Desciende lentamente. Algunos pisos más abajo se detiene y entra una persona que saluda a uno de ellos. Tiempo que no te veía –le dice sonriendo. Al cabo de un rato, le comenta un caso policial reciente, el espantoso crimen, el descuartizamiento de la mujer, las fallidas pesquisas.

‘El tigre que perdió sus rayas’ y otros microrrelatos de Manuel Pastrana Lozano

El tigre que perdió sus rayas, microrrelato

 EL TIGRE QUE PERDIÓ SUS RAYAS (microrrelato) Era ardiente, impulsivo, arriesgado, ansiaba el reconocimiento y el aplauso, le temiesen por su ferocidad, admirasen su velocidad portentosa, la habilidad para cazar su presa, su energía exuberante, apreciar su imponente belleza. Al paso de los años, con mayor experiencia y sabiduría, fue refrenando sus impulsos, a calmar … Sigue leyendo

Dos cuentos muy breves de Manuel Pastrana Lozano

kafka

FE DE ERRORES

Tenía fama por su trabajo ingenioso y divertido para comentar portadas, contraportadas, solapas, agradecimientos, dedicatorias, introducciones, prólogos, epígrafes, citas, notas al pie de página, glosarios, epílogos, anexos, resúmenes, biografías, seudónimos, fe de erratas, incluso las páginas en blanco. Jamás leía los textos completos, escogía sólo algunas hojas al azar, cualesquiera que fuesen su autor o la extensión de la obra. Y cuando escribió su biografía incluyó una fe de errores en la adenda: “En la introducción, donde dice ‘… lo que cuento es verdad pero una parte es mentira’, debe decir: ‘… lo que cuento es mentira pero una parte es verdad’“.

Sigue leyendo

narrativa_newsletterp

5 microrrelatos de Manuel Pastrana Lozano

5 microrrelatos

El visitante extraño observa sin asombro el poderío en las alturas de las élites sombrías, edificios protegidos con la solidez del búnker, suburbios penumbrosos de la miseria continua, viviendas transparentes de la intimidad prohibida, cámaras de vigilancia acechando por doquier, miradas huidizas recelantes del vecino, policías imprevistos preguntando sin cesar, pantallas gigantescas incitando al consumismo, disimulo en los mensajes obligando a obedecer

Dos microrrelatos muy breves de Manuel Pastrana Lozano

dos microrrelatos muy breves

El narrador Manuel Pastrana Lozano,  que colabora habitualmente con sus cuentos y microrrelatos en Narrativa Breve, nos envía dos microrrelatos peculiares, a cuál de ellos más breve: “El ovni y la mosca” y “Trasplante”.

El primer microrrelato escenifica un desencuentro entre un ovni y una mosca (dos –por así llamarlos– “artefactos voladores”) y el segundo narra la circunstancia de un anciano que de repente se da cuenta de que no tiene corazón (en el sentido más literal de la palabra).

Dos microrrelatos que nos plantean situaciones aparentemente irreales, algo –bien mirado– propio de este género tan breve.

Sigue leyendo

narrativa_newsletterp

3 microrrelatos de Manuel Pastrana Lozano

CONTEMPORÁNEO  DEL  FUTURO

Sólo miraba las tandas comerciales y los avisos publicitarios en la tv, decía que le enseñaban lo que no debía comprar. Le interesaban sólo los trailers, pensaba que eran superiores a las películas. Gozaba viendo videoclips, afirmaba que eran muy entretenidos. Sólo escuchaba los bonus tracks de los discos, para él, eran los mejores. No necesitaba internet, ni youtube ni twitters, tampoco el whatsapp, cosas del pasado, afirmaba. Las redes sociales le tenían sin cuidado. Eran intachables su poder de síntesis y su pragmatismo. Había llegado a la quintaesencia de la simplicidad. Y cuando comprendió que era el humanoide perfecto, un día cualquiera, tal vez aburrido de la estupidez humana, haciendo gala de su autonomía y de su poder absoluto, decidió apretar el botón e irse tranquilamente al infierno.

Sigue leyendo

narrativa_newsletterp