Microrrelato de Manuel Pastrana Lozano: Otras tierras

Cuando despertó, luego de una noche que le pareció más larga que lo habitual, vio que el río cercano ahora era tan sólo un cauce completamente seco, como un río que nunca hubiese existido. Vislumbró apenas lo que pensó era un sol que se mantenía inerte, sin su energía cegadora, una extraña forma desconocida suspendida en el espacio.