Por qué «Calabacilla» y no «Calabacillas»

Calabacilla, Calabacillas, Velázquez

Días atrás, cuando Miguel Bravo Vadillo me envió el soneto «El bufón Calabacilla», una de las veinte piezas poéticas que le ha dedicado al pintor Cervantes, le pregunté si en vez de Calabacilla (terminado en «a»), no sería «Calabacillas», terminando en «s», que es lo habitual. Miguel me ha envió un largo email explicándome por … Sigue leyendo

Esopo | Soneto de Miguel Bravo Vadillo

soneto, Miguel Bravo Vadillo, Esopo

De oficio pensador y fabulista, nos dedicó relatos proverbiales donde a los hombres torna en animales con estilo ejemplar y realista. Pero don Diego, irónico humorista, lo perfila con líneas faciales de carácter vacuno, tan cabales que parece que rumia pesimista. Viste, además, con rústicos harapos –pesado es el marrón e inmundo el blanco– a … Sigue leyendo

El geógrafo | Soneto de Miguel Bravo Vadillo

el geógrafo, soneto, Velázquez, Miguel Bravo Vadillo

Soneto de Miguel Bravo Vadillo: El geógrafo «E vidiquesto globo tal,  ch’io sorrisi del suo vil sembiante».                                                                           DANTE «Y te sirven de cuna y sepultura».                                                   QUEVEDO Pudiera ser Demócrito risueño, Galileo de júbilo … Sigue leyendo

El triunfo de Baco | Soneto de Miguel Bravo Vadillo

El triunfo de Baco

                                                 «Ora te mire la festiva gente. /(…)/                                                            A ti, de alegres vides coronado».                                                            JUAN DE ARGUIJO Dioniso y los devotos de su vino celebran la liturgia a lo mundano del misterio que para el buen pagano es signo de unidad con lo divino. Si la ausencia del pan demeterino quizás … Sigue leyendo

La túnica de José | Soneto de Miguel Bravo Vadillo

la túnica de José, soneto, Velázquez

   «Vendieron a José a los ismaelitas por veinte                                                             piezas de plata».                               Génesis 37 (28).     «…tiñeron la túnica en sangre, y enviaron la túnica                                                             (…), haciéndola llegar hasta su padre (…). Él la                                                              examinó y dijo: “¡Es la túnica de mi hijo! ¡Algún      animal feroz lo ha devorado!”».                                                                                                                 … Sigue leyendo