Cuento breve recomendado: «La matrona de Éfeso», de Petronio

 

Petronio, cuento, matrona de Éfeso
Estatua de Petronio. Fuente de la imagen

Cayo Petronio Árbitro, (escritor latino nacido a principios del siglo I de la era cristiana y muerto el año 66 d. C) fue una figura del mundo romano sobre la que se ha discutido apasionadamente desde hace largo tiempo. Lo que sabemos de él se debe sobre todo al historiador romano Tácito, que le llamó elegantiae arbiter («árbitro de la elegancia»), y cuenta que fue un aristócrata, gobernador y procónsul en Bitinia, dotado de grandes facultades, de  una extraordinaria inteligencia y sentido del humor, creativo, brillante, cínico y profundo en su pensamiento, pero hedonista en la conducta. Su sentido de la elegancia, del buen gusto y el lujo lo convirtieron en organizador de muchos de los espectáculos que tenían lugar en la corte de Nerón. Acusado de haber participado en una conjura contra el Cesar, se suicidó abriéndose las venas, no sin antes remitirle una relación detallada de todas y cada una de las tropelías que Nerón había cometido desde su subida al poder.

Sigue leyendo

narrativa_newsletterp

Los mejores 1001 cuentos literarios de la Historia: «Casa de muñecas», de Katherine Mansfield

«Salón del Trono de la casa de muñecas de la Reina Isabel II de Inglaterra. Ornamentos, pinturas al óleo, tapicerías, tronos miniatura, todos son productos de hábiles manos con materiales de origen natural».  
Pese a que su corta vida le permitió escribir pocos libros de relatos (murió a los treinta y cinco años), la escritora de origen neozelandés Katherine Mansfield está llamada a ocupar un papel importante en cualquier buena antología de narrativa breve del siglo XX.
 
«La casa de muñecas», o «La casa de las muñecas» escrito en 1921, dos años antes de la muerte de Mansfield, ha sido elegido por la periodista Gabriela Conde para nuestra sección de Los mejores 1001 cuentos literarios de la Historia. Este cuento ha sido publicado recientemente en Cincuenta cuentos breves (Cátedra, 2011), con traducción de María Teresa Díez Taboada. Al final de la narración podemos leer un comentario que lleva la firma de los antólogos, Miguel Díez R. y Paz Díez Taboada, en una versión algo más extendida de la que viene en el libro.
MALEDEN - Cuaderno de viaje/bloc de notas (piel sintética),...
  • 160 páginas en blanco: ideales para escribir, dibujar,...
  • Rellenable: añade o quita hojas con facilidad para...
  • Papel kraft: la opción ideal para escribir y dibujar,...
  • Marca Maleden: se envía en un magnífico paquete de la...
  • Funda de alta calidad: fabricada en piel sintética de...

Sigue leyendo

narrativa_newsletterp

Cuento breve recomendado: «La esquina», de Juan Carlos Ghiano

Estamos de celebraciones: después de mucho tiempo y esfuerzo (lleno de satisfacciones), alcanzamos la cifra de 300 cuentos breves recomendados, sección que dirige el profesor y ensayista Miguel Díez R. El cuento que hoy os ofrecemos, «La esquina», del escritor argentino Juan Carlos Ghiano (poco conocido en España), está introducido por Miguel Díez R. y comentado por Paz Díez Taboada, poeta, ensayista y traductora.

Gracias por acompañarnos en esta travesía literaria.

F.R.C.

 

Con un cuento misterioso y poco conocido, “La esquina” del autor argentino Juan Carlos Ghiano, escogido y comentado por mi mujer Paz Díez Taboada, llegamos a los 300 relatos en esta sección de Cuentos Breves Recomendados (NarrativaBreve.com de Francisco Rodríguez Criado). Como ya he indicado en otras ocasiones, en esta ya larga travesía cuentística  he seleccionado textos narrativos breves universales, populares y literarios,  muy variados, de alta calidad literaria y, en muchos casos, de no fácil acceso para algunos de los posibles lectores. Varios  testimonios personales me confirman que la elección ha sido, en gran parte, acertada, y mi deseo para el futuro es seguir  rastreando en esta línea, pero sin cejar en el empeño de encontrar algún tesoro escondido, es decir, cuentos únicos tan excelentes que respondan a  aquellas certeras palabras de Julio Cortázar: “Quizá el rasgo diferencial más penetrante del buen cuento sea la tensión interna de la trama narrativa. De una manera que ninguna técnica podrá enseñar a proveer, el gran cuento breve condensa la obsesión de la alimaña, es una presencia alucinante que se instala desde las primeras frases para fascinar al lector, hacerle perder contacto con la desvaída realidad que le rodea, arrasarlo a una sumersión más intensa y avasalladora. De un cuento así se sale como de un acto de amor, agotado y fuera del mundo circundante, al que se vuelve poco a poco con una mirada de sorpresa, de lento reconocimiento, muchas veces de alivio y tantas de resignación”.

Entre  los cuentos ya publicados en esta sección  -y sin tener en cuenta otros títulos de autores más conocidos- recuerdo siete de esos tesoros encontrados : TINIEBLAS, de  Esteban Padrós de Palacios, LA CAPA, de  Dino Buzzati, ESPUMA Y NADA MÁS, de Hernando Téllez, LA IDENTIDAD, de  Elena Poniatowska,  LA MEMORIA DEL MUNDO de Pedro Ugarte,  MATAR UN NIÑO de Stieg Dagerman  y  LA MUERTE VIAJA A CABALLO de Ednodio Quintero

Miguel Díez R.

 

Sigue leyendo

narrativa_newsletterp

Cuento breve recomendado: “La zarevna muerta y los siete guerreros”, de Alexander Pushkin

cuento, pushkin, zarevna muerta
Fuente de la imagen

Cuento breve recomendado: “La zarevna muerta y los siete guerreros”, de Alexander Pushkin

“La zarevna muerta y los siete guerreros” (1833) de Pushkin es una versión de “Blancanieves” (“Schneewittchen”), el famoso cuento de los hermanos Jacob y Wilhelm Grimm, publicado en el primer volumen de sus Cuentos de la infancia y del hogar (Kinder und Hausmärchen) en 1812. El autor ruso poseía un libro en francés titulado Vieux contes pour l’amusement des grands et des petits enfants, editado en 1824, que recogía, además de “Blancanieves”, varios de los más célebres cuentos de los Grimm.

En el cuento de Pushkin, aunque se mantiene en lo esencial la misma historia, hay algunas variantes -una de las más evidentes es el cambio del título y el de los siete enanitos en siete guerreros- pero lo que sí hace el autor ruso es adaptar con sumo cuidado el cuento de los hermanos Grimm al lenguaje, los nombres, las costumbres y los más profundos aspectos del alma rusa, hasta conseguir la apariencia de un cuento maravilloso como aquellos recogidos por Afanásiev del verdadero folklore eslavo.

Sigue leyendo

narrativa_newsletterp

Análisis del cuento «El miedo», de Valle-Inclán

Ramón del Valle-Inclán (1899-1936)

Miguel Díez R., responsable de la sección Cuentos breves recomendados, es asimismo autor del enjundioso ensayo «Ramón del Valle-Inclán, Jardín umbrío y «El miedo», publicado en la revista Espéculo de la Universidad Complutense de Madrid, nº 33del que extraigo un pasaje, el que está dedicado al cuento «El miedo«, que nos recomendó José María Ávila Román, escritor especializado en la Semana Santa Cacereña y autor del sitio comprarmicafetera.com

Sigue leyendo

narrativa_newsletterp

Los mejores 1001 cuentos literarios de la Historia: «El miedo», de Ramón del Valle-Inclán

José María Ávila Román, autor de cuentos y de ensayos sobre la  Semana Santa Cacereña, ha seleccionado el relato corto «El miedo», de Ramón del Valle-Inclán.

 Nota: cuando hayas leído el cuento, te recomendamos leer el análisis que ha hecho sobre él el profesor Miguel Díez R. 

Cuento de Ramón del Valle-Inclán: El miedo

Ese largo y angustioso escalofrío que parece mensajero de la muerte, el verdadero escalofrío del miedo, sólo lo he sentido una vez. Fue hace muchos años, en aquel hermoso tiempo de los mayorazgos, cuando se hacía información de nobleza para ser militar. Yo acababa de obtener los cordones de Caballero Cadete. Hubiera preferido entrar en la Guardia de la Real Persona; pero mi madre se oponía, y siguiendo la tradición familiar, fui granadero en el Regimiento del Rey. No recuerdo con certeza los años que hace, pero entonces apenas me apuntaba el bozo y hoy ando cerca de ser un viejo caduco. Antes de entrar en el Regimiento mi madre quiso echarme su bendición. La pobre señora vivía retirada en el fondo de una aldea, donde estaba nuestro pazo solariego, y allá fui sumiso y obediente. La misma tarde que llegué mandó en busca del Prior de Brandeso para que viniese a confesarme en la capilla del Pazo. Mis hermanas María Isabel y María Fernanda, que eran unas niñas, bajaron a coger rosas al jardín, y mi madre llenó con ellas los floreros del altar. Después me llamó en voz baja para darme su devocionario y decirme que hiciese examen de conciencia:

-Vete a la tribuna, hijo mío. Allí estarás mejor…

Sigue leyendo

narrativa_newsletterp

Cuento breve recomendado: «La siesta del martes», de Gabriel García Márquez

Gabriel García Márquez (1928-2014). Fuente de la imagen
“Entonces vimos en la calle desierta a una mujer de luto cerrado con una niña de unos doce años que llevaba un ramo de flores mustias envuelto en un periódico. Se protegían del sol abrasante con un paraguas negro, ajenas por completo a la impertinencia de la gente que las veía pasar. Eran la madre y la hermana menor del ladrón muerto que llevaban flores para su tumba. Aquella visión me persiguió durante muchos años, como un sueño unánime que todo el pueblo vio pasar por las ventanas, hasta que conseguí exorcizarla en un cuento”.
[Este cuento incluye un comentario, al final, de Miguel Díez R.]

Sigue leyendo

narrativa_newsletterp

Cuento breve recomendado: «No oyes ladrar los perros», de Juan Rulfo

chica con perro, Juan Rulfo

«Yo había llegado a México el mismo día en que Ernest Hemingway se dio el tiro de la muerte, el 2 de julio de 1961, y no sólo no había leído los libros de Juan Rulfo, sino que ni siquiera había oído hablar de él. Yo vivía en un apartamento sin ascensor. Teníamos un colchón doble en el suelo del dormitorio grande, una cuna en el otro cuarto y una mesa de comer y escribir en el salón, con dos sillas únicas que servían para todo.

Mi problema grande de novelista era que después de los libros que había publicado me sentía metido en un callejón sin salida y estaba buscando por todos lados una brecha para escapar. Conocí bien a los autores buenos y malos que hubieran podido enseñarme el camino y, sin embargo, me sentía girando en círculos concéntricos, no me consideraba agotado; al contrario, sentía que aún me quedaban muchos libros pendientes pero no concebía un modo convincente y poético de escribirlos. En ésas estaba, cuando Álvaro Mutis subió a grandes zancadas los siete pisos de mi casa con un paquete de libros, separó del montón el más pequeño y corto, y me dijo muerto de risa: “Lea esa vaina, carajo, para que aprenda”; era Pedro Páramo. Aquella noche no pude dormir mientras no terminé la segunda lectura; nunca, desde la noche tremenda en que leí La metamorfosis de Kafka, en una lúgubre pensión de estudiantes de Bogotá, casi 10 años atrás, había sufrido una conmoción semejante. Al día siguiente leí El Llano en llamas y el asombro” permaneció intacto. El resto de aquel año no pude leer a ningún otro autor, porque todos me parecían menores».

Gabriel García Márquez

narrativa_newsletterp

Los mejores 1001 cuentos literarios de la Historia: «La pata de mono», de W.W. Jacobs

Pata de mono

 

 
En Memorias de un viejo profesor. La lectura en el aula, Miguel Díez R. nos recuerda que «La pata de mono», variante de los cuentos de los tres deseos, era uno de los preferidos de Gabriel García Márquez. Tanto es así, que lo consideraba

el cuento perfecto, compacto e intenso, una joya del género, en el que todo cuanto sucede es casual y que tiene como principio articulador un refrán oriental: «Ten cuidado con lo que pides porque tus deseos se pueden hacer realidad».

 

W.W. Jacobs escribió este cuento en 1902, y forma parte del libro The Lady of the Barge (La dama de la barca). Borges también lo eligió como uno de sus cuentos preferidos

 

narrativa_newsletterp