Cuento breve de Nora Ibarra: Charlie, el primate

charlie, primate
Orangutanes de Sumatra en el zoo de San Diego. Fuente de la imagen

CHARLIE EL PRIMATE

Nora Ibarra

Como un primate, preso en su jaula, lo veía todas las  mañanas  en su escritorio. Con la  mirada perdida, gesticulando, masticando las palabras. Encorvado y ensimismado sobre sus escritos no prestaba atención a nadie.

Después se levantaba, caminaba hacia la puerta, la abría mecánicamente y se marchaba  a un rumbo desconocido. A algún lugar donde su mente astuta pudiese expresar sus demonios sin restricciones.

Yo comencé a llamarlo el primate porque tenía la sagacidad de ellos. Charlie era igual a estos en su  manera de ser. Se las ingeniaba para llamar la atención más allá de sus intenciones.

Sigue leyendo

narrativa_newsletterp